In­ver­sio­nes li­bres de sos­pe­cha

El di­ne­ro re­fuer­za sus com­pras más de­fen­si­vas sin te­mor a co­lo­car en ti­pos ne­ga­ti­vos el bono ale­mán

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - Pri­mo Gon­zá­lez

Ape­nas una se­ma­na más y las dos gran­des in­cer­ti­dum­bres po­lí­ti­cas del mo­men­to que­da­rán en par­te re­suel­tas. Só­lo en par­te por­que lo que sal­ga de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas es­pa­ño­las del pró­xi­mo do­min­go es al día de la fe­cha un mis­te­rio que pue­de te­ner de­ri­va­cio­nes muy dis­pa­res pa­ra la eco­no­mía y pa­ra los mer­ca­dos, se­gún cuál sea el ses­go do­mi­nan­te del nue­vo Go­bierno que sal­ga de las di­ver­sas com­bi­na­cio­nes po­si­bles.

Al me­nos, lo que pa­ra la se­ma­na si­guien­te es­ta­rá cla­ro es el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co, del que si­gue ha­bien­do gran­des in­cóg­ni­tas aun­que la op­ción de la per­ma­nen­cia es la que cuen­ta en prin­ci­pio con más adep­tos. Si se con­fir­ma, los in­ver­so­res po­drían en­con­trar­se con una se­ma­na lle­na de se­ña­les sus­cep­ti­bles de in­ter­pre­ta­cio­nes opues­tas, ya que la reac­ción po­si­ti­va de los mer­ca­dos tras un vo­to afir­ma­ti­vo bri­tá­ni­co po­dría de­jar en un se­gun­do plano un re­sul­ta­do en las elec­cio­nes es­pa­ño­las que pu­die­ra in­ter­pre­tar­se co­mo fuen­te de pro­ble­mas pa­ra el di­ne­ro y el aho­rro.

El abanico, en su­ma, es­tá bas- tan­te abier­to, aun­que du­ran­te la se­ma­na que aca­ba de trans­cu­rrir se ha pro­du­ci­do un im­por­tan­te au­men­to de las pri­mas de ries­go. El he­cho más sig­ni­fi­ca­ti­vo ha si­do la en­tra­da en ne­ga­ti­vo de la ren­ta­bi­li­dad del bund ale­mán. El bono a 10 años de es­te país, con­si­de­ra­do co­mo el ter­mó­me­tro más fia­ble de la Unión Eu­ro­pea, nun­ca ha­bía re­ci­bi­do tal pre­sión com­pra­do­ra, tan­to di­ne­ro bus­can­do re­fu­gio ba­jo su am­pa­ro, en de­tri­men­to de otros ac­ti­vos me­nos fia­bles, co­mo la deu­da pe­ri­fé­ri­ca eu­ro­pea. La pri­ma de ries­go es­pa­ño­la no co­no­cía ni­ve­les tan alar­man­tes des­de ha­cía más de dos años.

La ter­ce­ra se­ma­na del mes de ju­nio ha per­mi­ti­do atis­bar, en to­do ca­so, se­ña­les me­nos trau­má­ti­cas, en es­pe­cial tras la de­ci­sión de la Re­ser­va Fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se de qui­tar­se de en­ci­ma la pre- sión de los ti­pos de in­te­rés, apla­zan­do una vez más cual­quier ten­ta­ción de subida y de re­torno a la nor­ma­li­dad. Los mer­ca­dos si­guen, des­pués de to­do, en pie de gue­rra ya que las agre­si­vas medidas mo­ne­ta­rias de los ban­cos cen­tra­les du­ran­te es­tos úl­ti­mos me­ses han crea­do un en­torno bas­tan­te di­fí­cil de ges­tio­nar por par­te de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y di­fí­cil de en­ten­der pa­ra los in­ver­so­res.

Tras las vo­ta­cio­nes del 23 y 26 de ju­nio, el mer­ca­do pue­de en­con­trar­se con ten­sio­nes en­fren­ta­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.