Ca­mino ha­cia la li­ber­tad

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - So­nia Mo­reno

Ha­ce po­co más de una dé­ca­da, la pe­rio­dis­ta y di­rec­to­ra de tea­tro Eli­sen­da Ro­ca se de­ter­mi­nó a apren­der a con­du­cir no so­lo su vi­da per­so­nal sino tam­bién un au­to­mó­vil. Ron­da ba­la cua­ren­te­na y es­ta­ba pa­san­do por un mo­men­to vi­tal com­pli­ca­do. Apun­tar se en la au­to­es­cue­la fue unas de las de­ci­sio­nes que to­mó pa­ra con­se­guir una li­ber­tad de mo­vi­mien­tos ab­so­lu­ta, sin de­pen­der de na­die, ni tan si­quie­ra de los ta­xis­tas que tan­tas ve­ces la ha­bían­lle­va­do. “Las­cla­ses prác­ti­cas eran co­mo una te­ra­pia pa­ra mí, pues al po­ner­me al vo­lan­te me con­cen­tra­ba en la ca­rre­te­ra y me ol­vi­da­ba de to­do”, ad­mi­te la tam­bién es­cri­to­ra, que a fi­na­les de es­te año lan­za­rá al mer­ca­do dos nue­vos tí­tu­los, una no­ve­la de in­tri­ga pa­ra jó­ve­nes y un li­bro pop up.

Des­de que ob­tu­vo el car­net, Eli­sen­da –só­lo le per­mi­te a su her­ma­na, Cla­ra, lla­mar­la Eli– viaja a bor- do de un Mer­ce­des-Benz Cla­se A. En­tre otros des­pla­za­mien­tos, lo uti­li­za pa­ra ir a ver a sus pa­dres en el be­llo pue­blo me­die­val de Mon­tso­nís, ubi­ca­do en la No­gue­ra. Cuan­do con­du­ce po­ne la ra­dio, a no ser que la acom­pa­ñe su hi­jo, Adrià; en tal ca­so, es­cu­chan los gru­pos pre­fe­ri­dos de rock del jo­ven mú­si­co (to­ca la gui­ta­rra y can­ta en el con­jun­to Sto­ne Iron Ra­ces). Ysue­nan en for­ma­to CD­por­que el uti­li­ta­rio ca­re­ce de un sis­te­ma mul ti me­dia mo­derno pa­ra co­nec­tar lis­tas de Spo­tify.

De via­je con el 600

Su co­che, al que de­no­mi­na “ca­mion­ci­to”, la ha lle­va­do por lu­ga­res im­pen­sa­bles. El ve­rano pa­sa­do, por ejem­plo, re­co­rrió Na­va­rra, en­tran­do por las Bar­de­nas Reales, du­ran­te uno de los via­jes que ca­da año rea­li­za en co­che con sus dos her­ma­nos. Du­ran­te una se­ma­na de­jan a sus se­res que­ri­dos en­ca­sa y los tres dis­fru­tan de una ru­ta te­má­ti­ca( gas­tro­nó­mi­ca, li­te­ra­ria, en oló­gi­ca ...). Siem­pre que pue­de, evi­ta sen­tar­se enel asien­to pos­te­rior. Lo de­tes­ta, al igual que los co­ches de 3 puer­tas en los que hay que con­tor­sio­nar­se pa­ra ac­ce­der a la par­te tra­se­ra.

De to­dos mo­dos, no le que­da­ba otro re­me­dio que via­jar atrás cuan­do iba de va­ca­cio­nes en fa­mi­lia en un Seat 600 “acei­tu­na” o un Su­per­mi­ra­fio­re. Siem­pre se co­lo­ca­ban en el mis­mo si­tio: los pa­dres de­lan­te, ella jus­to de­trás del con­duc­tor, Carles en el me­dio y Cla­ra en el otro ex­tre­mo. “Éra­mos nó­ma­das ve­ra­nie­gos, pues ha­cía­mos ru­tas muy lar­gas por Es­pa­ña; re­cuer­do pa­sar mu­cho ca­lor, ma­rear­me y, so­bre to­do, ju­gar”, re­me­mo­ra la ga­lar­do­na­da co­mu­ni­ca­do­ra, quien con­si­de­ra el co­che co­mo un es­pa­cio idó­neo pa­ra char­lar y com­par­tir mo­men­tos, sin que las pan­ta­llas de DVD u otros dis­po­si­ti­vos cap­ten to­da la aten­ción de los ocu­pan­tes.

Al vo­lan­te, Eli­sen­da Ro­ca in­ten­ta no­per­der el sen­ti­do del hu­mory se es­me­ra en ser una bue­na con­duc­to­ra. A ni­vel la­bo­ral, ade­más de su mag­ní­fi­ca ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal, sa­be ro­dear­se de ta­len­to. “Sin un­bue­ne­qui­po de­trás no eres na­da”, con­clu­ye.

MAI­TE CRUZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.