Apar­car el co­che y ga­nar tiem­po

El mo­no­pa­tín eléc­tri­co se pos­tu­la co­mo so­lu­ción pa­ra evi­tar las re­ten­cio­nes de trá­fi­co

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Pe­re Prat

El mo­no­pa­tín eléc­tri­co car­ga la ener­gía de su ba­te­ría mien­tras se en­cuen­tra ins­ta­la­do en las en­tra­ñas del co­che

Cual­quier per­so­na que se desen­vuel­va ha­bi­tual­men­te en co­che por el den­so trá­fi­co que sue­le afec­tar a las prin­ci­pa­les ciu­da­des del mun­do se ha­brá sen­ti­do en múl­ti­ples oca­sio­nes co­mo si es­tu­vie­ra pre­so por cier­tos atas­cos des­co­mu­na­les. Con el fin de es­ca­par del ago­bio y los re­tra­sos pro­vo­ca­dos por las re­ten­cio­nes ur­ba­nas, Au­di ha crea­do un in­tere­san­te con­cept car de­no­mi­na­do Con­nec­ted Mo­bi­lity. Es­te in­ge­nio­so pro­to­ti­po pro­po­ne al­ter­nar la con­duc­ción de un co­che por la cal­za­da cuan­do es­tá li­bre, con la li­ber­tad que pro­por­cio­na un mo­no­pa­tín eléc­tri­co deam­bu­lan­do por las ace­ras mien­tras se es­ca­pa de las si­tua­cio­nes de co­lap­so vial.

Desa­rro­lla­do en el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción que tie­ne la mar­ca ale­ma­na en Pe­kín, es­te pro­yec­to ha em­plea­do co­mo ba­se un to­do­ca­mino Q3, pre­ci­sa­men­te uno de los mo­de­los de la ga­ma Au­di que aca­pa­ran ma­yor éxi­to co­mer­cial en el mer­ca­do chino. Los res­pon­sa­bles del pro­yec­to han apos­ta­do por ins­ta­lar un fun­cio­nal re­cep­tácu­lo co­rre­de­ro ba­jo el sue­lo del ma­le­te­ro, des­ti­na­do a trans­por­tar un avan­za­do mo­no­pa­tín. Es­te ca­lle­je­ro sis­te­ma de trans­por­te adi­cio­nal, que se pro­pul­sa me­dian­te un mo­tor eléc­tri­co, car­ga la ener­gía de su ba­te­ría mien­tras se en­cuen­tra ins­ta­la­do y en re­po­so en las pro­pias en­tra­ñas del co­che.

Pa­ra ob­te­ner el má­xi­mo ren­di­mien­to a es­ta com­bi­na­ción de mo­vi­li­dad, el con­duc­tor tie­ne que con­fiar en el cri­te­rio del sis­te­ma de na­ve­ga­ción in­te­li­gen­te del vehícu­lo. Co­nec­ta­do a la in­for­ma­ción del trá­fi­co en tiem­po real, el na­ve­ga­dor cal­cu­la per­ma­nen­te­men­te si es más óp­ti­mo se­guir al vo­lan­te del Con­nec­ted Mo­bi­lity o, por otro la­do, si se­ría más con­ve­nien­te apar­car­lo pa­ra se­guir dis­cu­rrien­do en mo­no­pa­tín.

Da­do que el co­che se en­cuen­tra co­nec­ta­do con el smartphone del con­duc­tor, los da­tos co­rres­pon­dien­tes a la na­ve­ga­ción se car­gan en el pro­pio dis­po­si­ti­vo mó­vil pa­ra se­guir el tra­yec­to des­pués de apar­car. En­tre los tres mo­dos de uso que per­mi­te el van­guar­dis­ta mo­no­pa­tín crea­do por Au­di, el más re­co­men­da­ble es el de­no­mi­na­do es­cú­ter, pues­to que per­mi­te ins­ta­lar el te­lé­fono en el ma­ni­llar pa­ra se­guir vi­sua­li­zan­do la ru­ta y lle­gar al des­tino in­di­ca­do lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble. Asi­mis­mo, pue­de ser­vir tam­bién co­mo sis­te­ma de trans­por­te au­tó­no­mo de equi­pa­je o de las com­pras, pues­to que si se co­nec­ta a un smart­watch va si­guien­do au­to­má­ti­ca­men­te a su due­ño, que ejer­ce en es­te ca­so de pea­tón.

Pe­ro los aman­tes de los mo­no­pa­ti­nes tal vez pre­fe­ri­rán deam­bu­lar úni­ca­men­te con la plan­cha y sin ma­ni­llar, una mo­da­li­dad de uso con­tem­pla­da co­mo sport. En ta­les cir­cuns­tan­cias, la ve­lo­ci­dad se re­gu­la­rá me­dian­te un man­do de con­trol re­mo­to que se lle­va en la mano. Des­ti­na­do a per­so­nas in­tré­pi­das de es­pí­ri­tu ju­ve­nil, es­te inusi­ta­do sis­te­ma de trans­por­te al­ter­na­ti­vo cuen­ta con una au­to­no­mía eléc­tri­ca de fun­cio­na­mien­to que su­pera los 12 km.

Ubi­ca­ción. Al ocu­par el hue­co des­ti­na­do teó­ri­ca­men­te a la rue­da de re­cam­bio, el mo­no­pa­tín no le res­ta es­pa­cio al ma­le­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.