Un re­fe­ren­te pa­ra la in­no­va­ción de las em­pre­sas

El fes­ti­val no va –só­lo– de música: ya es un re­fe­ren­te co­mo la­bo­ra­to­rio de in­no­va­ción pa­ra em­pre­sas

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Mar Gal­tés

¿Qué ha­ce un res­pon­sa­ble de cre­ci­mien­to de ne­go­cio de Ga­lli­na Blan­ca, un vier­nes por la ma­ña­na, en el Só­nar? Tra­ba­jar, cla­ro. “Ha­ce cua­tro años, a las em­pre­sas­les po­día re­sul­tar cho­can­te ve­nir al Só­nar, aho­ra ya no”, ex­pli­ca Ven­tu­ra Bar­ba, uno de los eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra de es­te fes­ti­val que na­ció ha­ce 23 años con la música elec­tró­ni­ca y que se ha con­ver­ti­do, en los úl­ti­mos cua­tro, tam­bién en un la­bo­ra­to­rio de crea­ti­vi­dad, tec­no­lo­gía y ne­go­cio. “Ve­ni­mos, so­bre to­do, a des­cu­brir, a re­fres­car­nos”, di­ce Xa­vier Pie­ra, de Ga­lli­na Blan­ca. “Ca­da vez ha­brá me­nos pro­duc­tos que du­ren cin­cuen­ta años en el mer­ca­do sin cam­biar... Ve­nir aquí es una ma­ne­ra de co­nec­tar con los la­bo­ra­to­rios más re­vo­lu­cio­na­rios de la in­no­va­ción, y de ver có­mo atra­par­la y lle­var­la a la em­pre­sa”. En Ga­lli­na Blan­ca ela­bo­ran so­pas y sal­sas, y ya han em­pe­za­do a in­tro­du­cir for­ma­tos de co­crea­ción, de de­sa­rro­llo lean... “Es­ta­mos en un mo­de­lo de in­no­va­ción que que­re­mos que sea dis­rup­ti­vo, y te­ne­mos que sa­ber có­mo se­rá y qué que­rrá al con­su­mi­dor del fu­tu­ro”, di­ce Pie­ra.

Yen­lu­gar­de, oa­de­más­de, leer los es­tu­dios pa­ra en­ten­der a los mi­le­nis­tas (pe­ro no­só­lo a ellos, el con­su­moy­la­crea­ti­vi­dad­so­nin­ter­ge­ne­ra­cio­na­les), qué me­jor que ver­los en su am­bien­te. “A las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes les cues­ta se­pa­rar lo que es ocio y otras ex­pe­rien­cias, co­mo la pro­fe­sio­nal, por eso aquí se mez­cla to­do”, di­ce Ge­nís Ro­ca, so­cio de la con­sul­to­ra de trans­for­ma­ción di­gi­tal Ro­ca Sal­va­te­lla, que ha acom­pa­ña­do a vi­si­tar el Só­nar a un gru­po de em­pre­sas que no se de­di­can pre­ci­sa­men­te a ven­der tec­no­lo­gía ni crea­ti­vi­dad di­gi­tal, co­mo Suez-Ag­bar, La Cai­xa, Banc Sa­ba­dell, RACC, Arag, Seat o Wua­ki.tv.

“Al Só­nar vie­nen 120.000 per­so­nas. Es tan im­por­tan­te co­mo el Mo­bi­le World Con­gress. Vie­ne la éli­te de la crea­ti­vi­dad mun­dial”, di­ce Ro­ca. El fes­ti­val de música elec­tró­ni­ca lo crea­ron En­ric Pa­lau, Ri­card Ro­bles y Ser­gio Ca­ba­lle­ro en 1994, y ya bus­ca­ba ser un es­pa­cio de re­la­ción en­tre los ar­tis­tas y el pú­bli­co. Cuan­do se tras­la­dó a la Fi­ra de Mont­juïc enel2013, “pen­sa­mo­sen­rein­ven­tar la esen­ciaal­tiem­poac­tual. So­nar+D responde a la in­quie­tud ini­cial de po­ner en con­tac­to las in­dus­trias crea­ti­vas con las tec­no­ló­gi­cas, pe­ro no pa­ra ver el pro­duc­to tec­no­ló­gi­co en sí, sino el uso que se ha­ce”, ex­pli­ca Ro­bles. El re­sul­ta­do es un­la­bo­ra­to­rio vi­vo, un in­ter­cam­bio real de ex­pe­rien­cias, de re­tos, de pro­yec­tos “en to­dos los mo­men­tos de la ca­de­na de va­lor. No vie­nen só­lo los de­par­ta­men­tos de mar­ke­ting o co­mer­cial que quie­ren ven­der un pro­duc­to, sino que em­pe­za­mos por la ins­pi­ra­ción, el con­cep­to, la bús­que­da de ta­len­to di­fe­ren­te pa­ra re­pen­sar pro­ce­sos... y lle­ga­mos has­ta el tes­teo con el usua­rio fi­nal”.

La in­no­va­ción es trans­ver­sal, y por eso va mu­cho más allá de la música. “No hay que te­ner perjuicios. La gra­cia de es­te acon­te­ci­mien­to es que te en­cuen­tras en am­bien­tes que no te es­pe­ras y pue­des in­ter­ac­tuar con gen­te muy­di­ver­sa, es la esen­cia de la in­no­va­ción: po­ner en con­tac­to co­mu­ni­da­des, tri­bus dis­tin­tas,” ex­pli­ca Ele­na Pi­so­ne­ro, pre­si­den­ta de His­pas atyd el con­se­jo ase­sor de Ro­ca Sal­va tell a. Ha par­ti­ci­pa­do en el Só­nar en los en­cuen­tros Meet the ex­pert, don­de em­pren­de­do­res o in­ves­ti­ga­do­res le pi­die­ron con­se­jo. “Hay nue­vas ma­ne­ras de en­fo­car la vi­da, de có­mo com­pa­gi­nar ocio y de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal. Es­tán pa­san­do otras co­sas, te­ne­mos que co­no­cer­las pa­ra po­der in­ter­ac­tuar, pa­ra no crear mun­dos se­pa­ra­dos”.

Por eso la mi­ra­da va más allá: “La in­no­va­ción es ciencia, for­ma­ción, in­ves­ti­ga­ción. ¡In­te­gré­mos­lo!”, di­ce Ri­card Ro­bles. “Ha­ga­mos que la em­pre­sa re­ci­ba el pen­sa­mien­to la­te­ral. Hay que en­fo­car la re­so­lu­ción de con­flic­tos, que es la crea­ti­vi­dad, con una ba­se de co­no­ci­mien­to científico pa­ra in­no­var en el mun­doem­pre­sa­rial. Las so­lu­cio­nes ima­gi­na­ti­vas las en­cuen­tras en te­rri­to­rios que no son tu es­pa­cio na­tu­ral”.

Bue­na par­te del pú­bli­co atraí­do por los con­cier­tos tam­bién se pa­sa por las­char­las ylas con­fe­ren­cias del Só­nar+D. Es­te año se han ex­ten­di­do 4.500 acre­di­ta­cio­nes pro­fe­sio­na­les, el 60% ex­tran­je­ros de más de 500 ciu­da­des, di­ce Ro­bles. El año pa­sa­do par­ti­ci­pa­ron en el Só­nar+D 1.900 em­pre­sas, ca­si 500 ca­ta­la­nas. Y hay uni­ver­si­da­des y gran­des em­pre­sas y ca­pi­tal ries­go. Yhan me­di­do el im­pac­to: só­lo el fes­ti­val ,72 mi­llo­nes de eu­ros en el PIB de Ca­ta­lun­ya.

Las so­lu­cio­nes más ima­gi­na­ti­vas sur­gen fue­ra del es­pa­cio na­tu­ral

LLIBERT TEIXIDÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.