Re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y ries­gos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fran­cesc Ra­ven­tós

Ha­ce un tiem­po asis­tí a un in­tere­san­te en­cuen­tro so­bre las ex­pec­ta­ti­vas de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y los ries­gos exis­ten­tes. La vi­sión fue re­la­ti­va­men­te op­ti­mis­ta, ba­sán­do­se en pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas de di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes y en es­pe­cial del FMI, que pre­vé un au­men­to de la eco­no­mía mun­dial del 3,2% pa­ra es­te año y del 3,7% pa­ra el 2017.

Se ar­gu­men­ta que las cir­cuns­tan­cias pa­ra ac­ti­var la eco­no­mía son fa­vo­ra­bles da­da la abun­dan­cia de di­ne­ro a cos­te ce­ro, el pre­cio ba­ra­to del pe­tró­leo y de las ma­te­rias pri­mas y, so­bre to­do, la vo­lun­tad de los ban­cos cen­tra­les de ha­cer “to­do lo que sea ne­ce­sa­rio” pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía.

El aná­li­sis de la pre­sen­ta­ción fue ri­gu­ro­so, par­tien­do del cri­te­rio ce­te­ris pa­ri­bus, ex­pre­sión la­ti­na que usan los eco­no­mis­tas pa­ra de­cir “siem­pre y cuan­do no pa­se na­da di­fe­ren­te sig­ni­fi­ca­ti­vo a lo que se ha pre­vis­to”. Co­mo ries­gos exis­ten­tes, se men­cio­na­ron tres que po­drían al­te­rar las pre­vi­sio­nes: una ba­ja­da de la eco­no­mía chi­na, que Es­ta­dos Uni­dos subie­ra el ti­po de in­te­rés y el en­ca­re­ci­mien­to del pe­tró­leo. A es­tos ries­gos men­cio­na­dos po­dría­mos aña­dir unos cuan­tos más, co­mo por ejem­plo: que ga­na­ra las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses Do­nald Trump, que apa­re­cie­ra la te­mi­da de­fla­ción, nue­vas ac­cio­nes te­rro­ris­tas, que los ban­cos cen­tra­les ini­cia­ran la re­ti­ra­da de la li­qui­dez pro­ce­den­te del quan­ti­ta­ti­ve ea­sing o el im­pa­ra­ble au­men­to del en­deu­da­mien­to mun­dial a ni­ve­les que em­pie­zan a ser preo­cu­pan­tes. La deu­da de los paí­ses avan­za­dos es del 250% del PIB, y el de los paí­ses emer­gen­tes del 170% del PIB. ¿Al­guien ima­gi­na los efec­tos que ten­dría una pér­di­da de con­fian­za de los in­ver­so­res so­bre la ca­pa­ci­dad de los deu­do­res de de­vol­ver los prés­ta­mos? Tam­bién pue­den pa­sar fe­nó­me­nos po­si­ti­vos que con­ta­gien el op­ti­mis­mo de los mer­ca­dos. To­do es po­si­ble.

A los eco­no­mis­tas se los cri­ti­ca por no acer­tar las pre­vi­sio­nes que ha­cen. Por ello hay que re­cor­dar que la eco­no­mía no es una ciencia exac­ta y que los eco­no­mis­tas no son adi­vi­nos. Es una ciencia que tie­ne que con­vi­vir con las emo­cio­nes y los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos vo­lu­bles y con arrai­ga­dos vi­cios co­mo el egoís­mo, la co­di­cia o el gre­ga­ris­mo. Si es­tos se pu­die­ran evi­tar apli­can­do la con­di­ción ce­te­ris pa­ri­bus, lo que afor­tu­na­da­men­te no es po­si­ble, las pre­vi­sio­nes de los eco­no­mis­tas se­rían más acer­ta­das.

Los sen­ti­mien­tos y las emo­cio­nes son la par­te más hu­ma­na de nues­tro ser, con ellos te­ne­mos que con­vi­vir, lo que ha­ce que el fu­tu­ro siem­pre sea in­cier­to, a pe­sar del uso de so­fis­ti­ca­das tec­no­lo­gías y de mo­de­los ma­te­má­ti­cos pa­ra me­jo­rar las pre­vi­sio­nes. Re­su­mien­do: se pre­vé que la eco­no­mía mun­dial me­jo­re len­ta­men­te, siem­pre que no apa­rez­can nue­vos ele­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos que cam­bien la si­tua­ción ac­tual.

Sin sor­pre­sas Se pre­vé que la eco­no­mía me­jo­re len­ta­men­te, siem­pre que no apa­rez­can ele­men­tos que cam­bien la si­tua­ción ac­tual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.