Vo­tan­tes de Trump y del ‘Bre­xit’

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Tra­duc­ción: Juan Ga­briel López Guix Mi­chael Pet­tis Pro­fe­sor de fi­nan­zas en la Uni­ver­si­dad de Pe­kín

Al es­ta­blish­ment po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se, a la pren­sa y a la ma­yo­ría del vas­to nú­me­ro de de­trac­to­res les en­can­ta el ba­ru­llo que ro­dea la cam­pa­ña del can­di­da­to re­pu­bli­cano a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Di­cho personaje pro­por­cio­na a Es­ta­dos Uni­dos –y a bue­na par­te del mun­do– un ma­ra­vi­llo­so re­ga­lo cu­yo va­lor nos in­co­mo­da de­ma­sia­do re­co­no­cer en to­da su pro­fun­di­dad. Nos per­mi­te sen­tir aque­llo que más in­ten­sa­men­te de­sea­mos sen­tir: la co­mu­nión de una in­dig­na­ción jus­ti­fi­ca­da.

Na­da pa­re­ce ha­cer­nos más fe­li­ces que unir­nos para dar jun­tos un res­pin­go de in­dig­na­ción an­te al­go que es in­dis­cu­ti­ble­men­te de­tes­ta­ble. Los ra­cis­tas que acu­den a los mí­ti­nes de la cam­pa­ña de Do­nald Trump ali­men­tan nues­tra in­dig­na­ción. Nos es­tre­me­ce­mos pre­sos de una fu­ria ca­si de­li­cio­sa an­te to­dos esos red­necks ( es­te­reo­ti­po de un hom­bre blan­co que vi­ve en el in­te­rior de aquel país y tie­ne una ba­ja ren­ta) dis­pues­tos a dar rien­da suel­ta a su odio a los mu­sul­ma­nes. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que los par­ti­da­rios de Trump son lo peor que pue­de en­con­trar­se en Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, los se­gui­do­res de Do­nald Trump no son tan es­tú­pi­dos co­mo que­re­mos creer. Y el he­cho de que al­gu­nos de los es­ta­dou­ni­den­ses más ler­dos y ra­cis­tas acu­dan a sus dis­cur­sos, no jus­ti­fi­ca que ha­ya que des­pre­ciar a los se­gui­do­res del can­di­da­to re­pu­bli­cano co­mo si to­dos fue­ran igua­les. Mu­chos de ellos son per­so­nas bue­nas, hon­ra­das y tra­ba­ja­do­ras; pue­de que no ten­gan una gran for­ma­ción aca­dé­mi­ca, pe­ro a me­nu­do cons­ti­tu­yen el pi­lar de sus co­mu­ni­da­des y de su país.

¿Se sien­ten per­ju­di­ca­dos por la in­mi­gra­ción? Sí, y aun­que creo que la in­mi­gra­ción siem­pre ha si­do una de las ma­yo­res fuen­tes del éxi­to es­ta­dou­ni­den­se, tam­bién en­tien­do per­fec­ta­men­te que ha­ce fal­ta te­ner mu­cha educación y mu­chos pri­vi­le­gios para en­ten­der que las ven­ta­jas son ma­yo­res que los cos­tes a cor­to pla­zo. Los se­gui­do­res de Do­nald Trump sa­ben per­fec­ta­men­te que al­gu­nos de ellos pue­den aca­bar pa­gan­do es­tos cos­tes y que no es al­go que pue­dan per­mi­tir­se con sus in­gre­sos y aho­rros.

¿Y qué hay de su fu­ria an­te lo que con­si­de­ran un co­mer­cio in­ter­na­cio­nal in­jus­to? El li­bre co­mer­cio pue­de te­ner be­ne­fi­cios glo­ba­les (y ca­si con seguridad los tie­ne), pe­ro tam­po­co es muy di­fí­cil re­co­no­cer que el en­torno de co­mer­cio glo­bal es ob­je­to sis­te­má­ti­co de tram­pas por par­te de mu­chos paí­ses (sí, a ve­ces tam­bién de Es­ta­dos Uni­dos), que obran de tal mo­do por­que hay ga­nan­cias que ob­te­ner a cos­ta de los de­más. No ca­be du­da de que el ré­gi­men de co­mer­cio glo­bal ha be­ne­fi­cia­do a cier­tos dis­tri­tos elec­to­ra­les es­ta­dou­ni­den­ses; sin em­bar­go, tam­bién ha crea­do im­por­tan­tes cos­tes para el país y, de mo­do más im­por­tan­te, ha da­do lu­gar a una re­dis­tri­bu­ción ex­tre­ma­da­men­te de­sigual de los in­gre­sos.

Pue­de que los mi­llo­nes de per­so­nas, tra­ba­ja­do­ras pe­ro con es­ca­sa for­ma­ción que res­pal­dan a Trump no sean ca­pa­ces de ex­pli­car­se esos cos­tes con tan­ta sen­ci­llez y seguridad co­mo los ban­que­ros y otros ga­na­do­res del li­bre co­mer­cio, que de­fien­den los tra­ta­dos de li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial. Pe­ro tie­nen de­re­cho a que­jar­se. El co­mer­cio es, sin du­da, un asun­to com­ple­jo; no obs­tan­te, hay ra­zo­nes reales para cri­ti­car el ac­tual sis­te­ma de li­bre co­mer­cio, que de­be abor­dar­se de una for­ma que ten­ga sen­ti­do para los par­ti­da­rios de Trump.

Y, por úl­ti­mo, los se­gui­do­res de Trump es­tán exas­pe­ra­dos por el inexo­ra­ble au­men­to de la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca. La úni­ca res­pues­ta que se les ofre­ce es que ese au­men­to es na­tu­ral, pro­ba­ble­men­te fru­to de la tec­no­lo­gía, y que en mo­do al­guno pue­de re­ver­tir­se, así que lo me­jor es que nos va­ya­mos acos­tum­bran­do a él y, cuan­to an­tes, me­jor.

Se­me­jan­te res­pues­ta es tan fal­sa que só­lo pue­de ser pro­pues­ta se­ria­men­te por al­guien para quien la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se cons­ti­tu­ye un ab­so­lu­to mis­te­rio. Ya he­mos te­ni­do en el pa­sa­do pe­río­dos de cre­cien­te de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, y se han re­ver­ti­do siem­pre que exis­tía su­fi­cien­te vo­lun­tad po­lí­ti­ca para ello. Los se­gui­do­res de Trump tie­nen to­do el de­re­cho a en­fu­re­cer­se con las úl­ti­mas tres dé­ca­das de cre­cien­te de­sigual­dad eco­nó­mi­ca.

El vo­to a fa­vor del ‘Bre­xit’

El 23 de ju­nio des­cu­bri­mos que si Trump tie­ne po­cas po­si­bi­li­da­des de ga­nar en Es­ta­dos Uni­dos ya ha ga­na­do en el Reino Uni­do y va a ga­nar re­pe­ti­da­men­te en el res­to de Eu­ro­pa. Lo que ha im­pul­sa­do el vo­to en fa­vor del Bre

xit, las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Aus­tria y el au­ge de na­cio­na­lis­tas de de­re­chas en Eu­ro­pa, en ge­ne­ral, no de­be­ría ser mi­ni­mi­za­do co­mo si fue­ra só­lo la reac­ción de los es­tú­pi­dos y los in­cul­tos.

Las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y me­dias en Eu­ro­pa no se han be­ne­fi­cia­do de la Unión Eu­ro­pea tan­to co­mo las cla­ses con educación su­pe­rior o las éli­tes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. De he­cho, la in­se­gu­ri­dad so­cial y eco­nó­mi­ca de gran par­te de la po­bla­ción eu­ro­pea ha ido en au­men­to en los úl­ti­mos años. El pun­to fuer­te de la de­mo­cra­cia es que crea una vál­vu­la me­dian­te la cual es­tos gru­pos per­ju­di­ca­dos pue­den ex­pre­sar su ra­bia. Por eso el Bre­xit no es un fa­llo de la de­mo­cra­cia sino to­do lo con­tra­rio.

Los ar­qui­tec­tos del eu­ro se ne­ga­ron a fiar­se de la de­mo­cra­cia a la ho­ra de di­se­ñar qué cla­se de Eu­ro­pa y qué cla­se de eu­ro que­rían los eu­ro­peos. Pen­sa­ban que ellos eran más in­te­li­gen­tes que sus con­ciu­da­da­nos. Y han co­me­ti­do un error ga­rra­fal.

De­trás del éxi­to Do­nald Trump nos per­mi­te sen­tir aque­llo

que más in­ten­sa­men­te de­sea­mos sen­tir: la co­mu­nión de una in­dig­na­ción

jus­ti­fi­ca­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.