Airbnb arran­có ha­ce 9 años con el al­qui­ler de dos col­cho­nes in­fla­bles (‘air bed’) en un pi­so de San Fran­cis­co

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Es el va­lor es­ti­ma­do de es­ta com­pa­ñía que ges­tio­na más de dos mi­llo­nes de alo­ja­mien­tos y es­tá pre­sen­te en 191 paí­ses

Jor­di Torres for­mó par­te del equi­po que acom­pa­ñó a Ba­rak Oba­ma en la pri­me­ra visita a Cu­ba de un pre­si­den­te de EE.UU. tras la Re­vo­lu­ción de 1959. “Me sen­tí par­te de un mo­men­to his­tó­ri­co, en ese via­je anun­cia­mos que Airbnb abría el mer­ca­do cu­bano al res­to del mun­do”, re­me­mo­ra. El cre­ci­mien­to de la pla­ta­for­ma en la is­la –en un año ha pa­sa­do de ges­tio­nar 1.000 pro­pie­da­des a más de 7.000– “no tie­ne pre­ce­den­tes en la em­pre­sa”, des­ta­ca du­ran­te el en­cuen­tro man­te­ni­do en la se­de de Bar­ce­lo­na, un cén­tri­co áti­co de­co­ra­do al es­ti­lo fun­cio­nal y ju­ve­nil de las start-up ca­li­for­nia­nas que mar­can el rum­bo de la nue­va eco­no­mía.

Va­lo­ra­da en 9.000 mi­llo­nes de eu­ros –al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes ele­van la ci­fra a 22.000 mi­llo­nes–, la com­pa­ñía se lo pue­de per­mi­tir. Pre­sen­te en 34.000 ciu­da­des y 191 paí­ses, más de 80 mi­llo­nes de via­je­ros de to­do el pla­ne­ta han uti­li­za­do el ser­vi­cio, que arran­có ha­ce nue­ve años con el al­qui­ler de dos col­cho­nes in­fla­bles ( air bed en in­glés) en un apar­ta­men­to de San Fran­cis­co. Ac­tual­men­te ges­tio­na más de dos mi­llo­nes de alo­ja­mien­tos, cuen­ta con 20 ofi­ci­nas y más de 2.000 em­plea­dos. Des­de su ba­se de Mia­mi, Torres se en­car­ga de una de las áreas geo­grá­fi­cas con ma­yor po­ten­cial, pe­ro tam­bién de­be afron­tar el re­to de la in­se­gu­ri­dad en mu­chos paí­ses de la zo­na. “Tra­ba­ja­mos muy du­ro para que Airbnb sea si­nó­ni­mo de con­fian­za. El bo­ca ore­ja –los via­je­ros va­lo­ran a los pro­pie­ta­rios y vi­ce­ver­sa vía on li­ne– es muy im­por­tan­te y un an­fi­trión que te orien­ta re­sul­ta muy útil”, adu­ce es­te bar­ce­lo­nés de na­ci­mien­to con raí­ces en Lla­nçà (Alt Em­por­dà) y gran afi­cio­na­do al sub­ma­ri­nis­mo.

No es la úni­ca cues­tión es­pi­no­sa con la que de­be li­diar la em­pre­sa, acu­sa­da por los ho­te­le­ros de com­pe­ten­cia des­leal, de no tri­bu­tar –la se­de eu­ro­pea se en­cuen­tra en Ir­lan­da, país de la UE­que ofre­ce más ven­ta­jas fis­ca­les– y aso­cia­da a me­nu­do a la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria y al fo­men­to del tu­ris­mo low cost. Bar­ce­lo­na –con cer­ca de 20.000 anun­cios en la pla­ta­for­ma– es una de las ciu­da­des don­de más po­lé­mi­ca ha ge­ne­ra­do.

“Que­re­mos pa­gar im­pues­tos y res­pe­tar la for­ma de en­ten­der la ciu­dad, que es bas­tan­te po­si­ti­va. Es­ta­mos dis­pues­tos a dia­lo­gar para de­fi­nir las re­glas del jue­go”, pro­cla­ma Torres en alu­sión a la po­lí­ti­ca del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na y la re­gu­la­ción que pre­pa­ra la Ge­ne­ra­li­tat en el ám­bi­to de la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. A su jui­cio, se tra­ta de “fric­cio­nes pro­pias de un mo­de­lo in­no­va­dor, que co­li­sio­na con el sta­tu quo”, pe­ro ase­gu­ra no com­pe­tir “con el sec­tor tra­di­cio­nal de la ho­te­le- ría”. Al con­tra­rio, ar­gu­men­ta que sus usua­rios son via­je­ros –el pro­me­dio de edad se si­túa en 37-38 años– que uti­li­zan sis­te­mas al­ter­na­ti­vos y que de otra ma­ne­ra no vi­si­ta­rían la ciu­dad. “He­mos au­men­ta­do el ta­ma­ño del pas­tel” sos­tie­ne al tiem­po que de­fien­de que los be­ne­fi­cios “re­caen prin­ci­pal­men­te en los pro­pie­ta­rios” ayu­dán­do­les a “man­te­ner su ni­vel de vi­da o a lle­gar a fin de mes”. Es­pe­cial­men­te en tiem­pos de cri­sis, uno de los fac­to­res que ex­pli­can el éxi­to de Airbnb. “El an­fi­trión senior ha cre­ci­do mu­cho. Al­qui­lar una ha­bi­ta­ción re­du­ce el ries­go de ex­clu­sión so­cial en paí­ses don­de el sis­te­ma de pen­sio­nes es in­su­fi­cien­te”, des­ta­ca.

En es­ta lí­nea, sub­ra­ya el ca­rác­ter “me­dioam­bien­tal” y “an­ti­cí­cli­co” de una pla­ta­for­ma que “per­mi­te au­men­tar la ca­pa­ci­dad de alo­ja­mien­to de la ciu­dad en mo­men­tos pun­ta sin ne­ce­si­dad de cons­truir más ho­te­les”. Y po­ne co­mo ejem­plo el World Mo­bi­le Con­gress de Bar­ce­lo­na. En la pa­sa­da edi­ción, un 20% de los vi­si­tan­tes se alo­ja­ron en apar­ta­men­tos de la Airbnb, que se ha abier­to al mer­ca­do del lu­jo y cu­yo ser­vi­cio es apro­ve­cha­do por al­gu­nos ges­to­res de apar­ta­men­tos úni­ca­men­te tu­rís­ti­cos. “Nues­tra ofer­ta es muy va­ria­da, pe­ro el co­ra­zón del mo­de­lo si­gue sien­do el an­fi­trión no pro­fe­sio­na­li­za­do. El 77% tie­ne un so­lo anun­cio y son los me­jo­res evan­ge­li­za­do­res de la pla­ta­for­ma”, de­fien­de Torres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.