La trans­for­ma­ción di­gi­tal no es co­mo la pin­tan

El con­se­je­ro de­le­ga­do de la fi­lial es­pa­ño­la de Prod­wa­re ana­li­za la im­plan­ta­ción de las TI en las em­pre­sas

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL -

Quie­nes pre­go­nan con asi­dui­dad la con­sig­na de la trans­for­ma­ción di­gi­tal ob­vian el he­cho de que só­lo pue­de trans­for­mar­se aque­llo que no ha na­ci­do en un re­po­llo di­gi­tal. La ma­yo­ría de las em­pre­sas lle­van años de ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en el uso de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción (TI) y, por tan­to, de po­co les va­le el bo­bo sam­be­ni­to de la ube­ri­za­ción. Adop­tar los nue­vos pa­ra­dig­mas di­gi­ta­les es para ellas un pro­ce­so de­li­ca­do, una al­qui­mia en­tre lo exis­ten­te y lo nue­vo. El ver­bo trans­for­mar ad­mi­te tan­tas acep­cio­nes co­mo ca­sos con­cre­tos, y no bas­ta con crear en el or­ga­ni­gra­ma una ca­si­lla de chief di­gi­tal of­fi­cer.

Es­tas y otras cues­tio­nes fue­ron ma­te­ria de una ri­ca con­ver­sa­ción de Di­ne­ro con Jo­sé Ma­ría (Che­ma) Sán­chez, con­se­je­ro de­le­ga­do de la fi­lial es­pa­ño­la de Prod­wa­re, quien en los úl­ti­mos 20 años ha ca­bal­ga­do va­rias olas del mer­ca­do de soft­wa­re de ges­tión, y di­ce ha­ber­las vis­to de to­dos los co­lo­res.

“En el mer­ca­do de so­lu­cio­nes de ges­tión los pro­vee­do­res es­tán, con po­cas ex­cep­cio­nes, aso­cia­dos a ERP [pla­ni­fi­ca­ción de re­cur­sos cor­po­ra­ti­vos] o a CRM [ges­tión de re­la­cio­nes con clien­tes] co­mo pro­duc­tos ar­ti­cu­la­dos. Son dos fór­mu­las ma­du­ras, ya im­plan­ta­das en la in­men­sa ma­yo­ría de las em­pre­sas. Es di­fí­cil ven­der­los con sus nom­bres sin aña­dir­les do­sis de in­te­li­gen­cia y de co­nec­to­res para dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Sien­do rea­lis­ta, es­te es el es­ta­do de la trans­for­ma­ción di­gi­tal: el nú­cleo de la ges­tión si­gue sien­do clá­si­co y transac­cio­nal”.

Por el la­do de la ofer­ta, el en­tre­vis­ta­do ex­pli­ca que la in­dus­tria no tie­ne fá­cil se­guir cre­cien­do con nue­vas im­plan­ta­cio­nes, de ahí sur­ge la opor­tu­ni­dad de do­tar a lo exis­ten­te con atri­bu­tos nue­vos: ca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca –si es pre­dic­ti­va, me­jor– y un com­pro­mi­so re­la­cio­nal de los usua­rios [ cus­to­mer ex­pe­rien­ce, en ar­got]. El eje ha pa­sa­do de los pro­duc­tos a las pla­ta­for­mas, y de es­tas a una tercera ola con la lle­ga­da de la nu­be y del big da­ta, que en­ri­que­cen las apli­ca­cio­nes de ERP y CRM: se ges­tio­nan mu­chos más datos, mu­cho más rá­pi­do, el sis­te­ma se ha­ce más in­te­li­gen­te y ca­da día más en­fo­ca­do a la ge­ne­ra­ción de ne­go­cio.

Sin em­bar­go, una acep­ción pe­des­tre de la trans­for­ma­ción di­gi­tal po­ne el acen­to en los cos­tes, co­lo­quial­men­te en ‘qui­tar grasa’. “Ca­da día ve­mos que a mu­cha gen­te le cues­ta amol­dar­se a lo es­tán­dar, sal­vo que des­de las al­tas es­fe­ras le obli­guen. La ten­den­cia ge­ne­ral de las em­pre­sas es­pa­ño­las es to­da­vía muy tri­bu­ta­ria del desa­rro­llo a me­di­da, y es­to fa­vo­re­ce que la op­ción más drás­ti­ca se abra ca­mino: lle­var apli­ca­cio­nes a la nu­be”. En la prác­ti­ca, el mer­ca­do es­tá a ca­ba­llo en­tre la nu­be hí­bri­da y el emer­gen­te con­cep­to de mul­ti­cloud, que exi­ge ha­cer con­vi­vir dis­tin­tos ele­men­tos sin ca­sar­se con un pro­vee­dor en par­ti­cu­lar.

Por su ta­lla –225 em­plea­dos– es­ta em­pre­sa alia­da de Mi­cro­soft se di­ri­ge a clien­tes que fac­tu­ran de me­dia 50 mi­llo­nes de eu­ros, “pe­ro al­gu­nos lle­gan a 200, 300 o 400 mi­llo­nes”. Apun­ta a sec­to­res ver­ti­ca­les, pe­ro Sán­chez pre­fie­re ha­blar de mi­ni­ver­ti­ca­les. “El re­tail es­tá in­vir­tien­do en TI por di­ver­sas ra­zo­nes, pe­ro no es lo mis­mo una em­pre­sa de ali­men­ta­ción que una ca­de­na de mo­da”. Otro mi­ni­ver­ti­cal “que es­tá ti­ran­do mu­cho son los restaurantes, gra­cias al con­ti­nuo au­ge de las fran­qui­cias”. Tam­bién los con­ce­sio­na­rios de au­to­mó­vi­les, “preo­cu­pa­dos por la pos­ven­ta: cuan­do ven­den un co­che, le sa­can po­qui­ta ga­nan­cia, y lue­go tie­nen que ba­ta­llar con la mar­ca para que­dar­se con el man­te­ni­mien­to”. El con­trol del clien­te pa­sa por los datos, que an­tes se com­par­tían y aho­ra son mo­ti­vo de con­fron­ta­ción.

¿Y la ban­ca, que al fin y al ca­bo tam­bién es re­tail? Prod­wa­re tie­ne clien­tes de ban­ca mi­no­ris­ta que Sán­chez no pue­de nom­brar, pe­ro di­ce que su en­tra­da en la ban­ca mi­no­ris­ta se de­be a que los ven­de­do­res ne­ce­si­tan te­ner una vi­sión de 360 gra­dos de su car­te­ra, “por­que aho­ra los clien­tes no van al ban­co a com­prar, es el ban­co el que tie­ne que ir a ven­der­les pro­duc­tos fi­nan­cie­ros” y una de las con­se­cuen­cias es la rein­ven­ción del con­tact cen­ter. En ban­ca pri­va­da, la trans­for­ma­ción es otra co­sa: re­la­cio­nar­se con la clien­te­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.