El gran subas­ta­dor

De Pury, que fue con­ser­va­dor de la co­lec­ción Thys­sen y di­ri­gió Sot­heby’s Eu­ro­pa, des­nu­da el mun­do del ar­te

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS -

La his­to­ria de El subas­ta­dor, la de Si­mon de Pury, al que han lla­ma­do el Mick Jag­ger de las subas­tas, es una his­to­ria de gran ar­te. Y de egos más que pro­por­cio­na­les. Bas­ta leer el pri­mer ca­pí­tu­lo, ti­tu­la­do Mi re­tra­to des­nu­do, en el que De Pury, que fue­ra con­ser­va­dor de la co­lec­ción Thys­sen en Vi­lla Favorita, lue­go pre­si­den­te de Sot­heby’s Eu­ro­pa y, có­mo no, fun­da­dor de su pro­pia ca­sa de subas­tas, Phi­llips de Pury –ac­tual­men­te en po­der del Mer­cury Group ru­so–, no só­lo cuen­ta có­mo­sees­fu­mó­su­sue­ño­de­rom­pe­rel duo­po­lio de Ch­ris­tie’s y Sot­heby’s de­bi­do a los aten­ta­dos del 11-S , sino tam­bién su se­pa­ra­ción tras dé­ca­das de ma­tri­mo­nio por su ro­man­ce con una mag­na­te, Loui­se Blouin Ma­cBain, “cu­yas do­tes em­pre­sa­ria­les me ha­bían ro­ba­do el co­ra­zón”. Ro­man­ce­tras el cual aca­bó lia­do con la mo­de­lo y pin­to­ra Anh Duong, “que se­gu­ra­men­te –es­cri­be– podría ser con­si­de­ra­da el tro­feo fe­me­nino del mun­do­del ar­te”. Co­ne­lla se hi­zo un pe­cu­liar re­tra­to an­tes de ti­rar­se la va­ji­lla en­te­ra a la ca­be­za: Eric Fis­chl los pin­tó con él sen­ta­do y en tra­je de Ca­ra­ce­ni y ella des­nu­da –ca­si una des­ca­ra­da po­se­sión– so­bre él.

Él mis­mo re­co­no­ce, por­que lu­ci­dez no le fal­ta, que era víc­ti­ma de cier­ta me­ga­lo­ma­nía... pe­ro que su ca­rre­ra vi­tal era co­mo para te­ner­la. En to­do ca­so, sus es­car­ceos amo­ro­sos no son el nú­cleo del li­bro, sino, por su­pues­to, el mer­ca­do del ar­te –ese en el que “el ar­te con­tem­po­rá­neo son los nue­vos vie­jos maes­tros” por­que ya no hay ca­si más vie­jos maes­tros que ven­der, to­dos es­tán en los mu­seos– y, cla­ro es­tá, él mis­mo, que na­rra có­mo con­du­cía las subas­tas de ma­ne­ra muy­tea­tral: cejas ar­quea­das, mi­ra­das sos­te­ni­das, cam­bios de tono y en­tu­sias­mo de pre­di­ca­dor o, más bien, de con­ver­so, ca­paz de crear in­tri­ga, ner­vio­sis­mo, ne­ce­si­dad y ré­cords.

Dé­ca­das del uni­ver­so del ar­te pa­san por el li­bro. Mi­llo­na­rios ára­bes, estrellas de Holly­wood, Larry Ga­go­sian, Char­les Saat­chi, Leo Cas­te­lli, pe­rri­tos he­chos de glo­bos de co­lo­res me­ta­li­za­dos ven­di­dos por de- ce­nas de mi­llo­nes, adi­vi­nas que alien­tan di­vor­cios, las gue­rras de­las ca­sas de subas­tas... y la épo­ca en la que De Pury se con­vir­tió en con­ser­va­dor de la co­lec­ción Thys­sen en Lu­gano, que le cam­bió la vi­da pe­se a la fa­ma de vo­lu­ble del ba­rón. Un­ba­rón po­lié­dri­co, a ve­ces El gran Gatsby, otras Ciu­da­da­noKa­ne, que­be­bía de­ma­sia­do, de­vo­ra­ba vo­raz­men­te ar­te y ma­tri­mo­nios, via­ja­ba sin des­can­so y le con­ta­ba có­mo mien­tras su tío im­pul­só a Hitler al po­der su pa­dre en cam­bio fue an­ti­na­zi. De Pury ana­li­za in­clu­so los di­fe­ren­tes ma­tri­mo­nios del ba­rón has­ta lle­gar a la “tem­pe­ra­men­tal” Ti­ta Cer­ve­ra.

Y por su­pues­to con­clu­ye re­cor­dan­do có­mo tras fra­ca­sar en su en­fren­ta­mien­to con Sot­heby’s y Ch­ris­tie’s rein­ven­tó Phi­llips de Pury para el ar­te ul­tra­mo­derno ro­dean­do­las­su­bas­tas enelChel­sea­neo­yor­quino de fiestas lo­cas, con­cier­tos de rock y hap­pen­nings para ven­de­raGer­har­dRich­te­roTa­kas­hi Mu­ra­ka­mi. Aho­ra­se­de­di­caa­las subas­tas be­né­fi­cas y a ven­der ar­te en in­ter­net. Pe­ro di­ce que lo que le en­tu­sias­ma no es ha­cer di­ne­ro, sino es­tar cer­ca del gran ar­te, por­que siem­pre se ha­vis­to “co­mou­nar­tis­ta dis­fra­za­do de marchante”.

PAS­CAL LE SEGRETAIN/ GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.