La ges­tión de la úl­ti­ma dé­ca­da es­tu­vo mar­ca­da por in­fluen­cias po­lí­ti­cas lo­ca­les

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL -

ci­pi­tan los acon­te­ci­mien­tos.

En sus­ti­tu­ción de Mus­sa­ri, en 2012 se re­cu­rre a Ales­san­dro Pro­fu­mo, exe­je­cu­ti­vo de Uni­cre­dit, para en­de­re­zar el rum­bo. Pe­ro en 2013, la no­ve­la del Mon­te dei Pas­chi ad­quie­re tin­tes de­dra­ma: Da­vi­dRos­si, el res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción, con­si­de­ra­do co­mo la ca­ja ne­gra de la en­ti­dad, se cae del bal­cón de la ofi­ci­na del pa­la­ce­te. Los fa­mi­lia­res, que­nun­cahan­creí­doe­nel sui­ci­dio, aún lu­chan para que se ha­ga jus­ti­cia. Se ha ex­hu­ma­do in­clu­so el ca­dá­ver para tra­tar de acla­rar las co­sas (sin lo­grar­lo).

“El Mon­te dei Pas­chi ha de­ja­do deserun­pro­ble­ma”, pro­cla­ma Pro­fu­mo en ma­yo del 2015, cuan­do aban­do­na el ban­co al cie­rre de su ges­tión. El pri­mer ministro Mat­teo Ren­zi (flo­ren­tino), en enero de es­te año, ape­nas pue­de con­te­ner su en­tu­sias­mo. “Es un ban­co sa­nea­do, quién in­vier­te en la en­ti­dad ha­ce un gran ne­go­cio”. La reali­dad es que Mon­te dei Pas­chi es­tá al bor­de del abis­mo. Mas­si­mo To­no­ni, el ac­tual pre­si­den­te, cul­pa de la ma­la si­tua­ción a los es­pe­cu­la­do­res y el go­bierno es­tu­dia un plan para sal­var­lo, si Bru­se­las se lo per­mi­te, mien­tras los ti­tu­la­res de obli­ga­cio­nes su­bor­di­na­das pue­den per­der sus aho­rros.

“Sie­na es una ciu­dad don­de hay po­co rea­lis­mo. To­do es­tá fue­ra de es­ca­la. Es una ur­be que no es­tá he­cha a me­di­da del hom­bre, sino de los sue­ños. Una ca­de­na de ilu­sio­nes”, ob­ser­va Alle­gran­ti. En cuan­to a Mus­sa­ri, con­de­na­do por va­rios de­li­tos fi­nan­cie­ros en pri­me­ra ins­tan­cia, los bien in­for­ma­dos ase­gu­ran que acos­tum­bra ca­da día a ma­dru­gar y mon­tar a ca­ba­llo en las co­li­nas de la Tos­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.