Un go­bierno en mi­no­ría del PP ten­dría la opor­tu­ni­dad de man­te­ner una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca or­to­do­xa

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

Los em­pre­sa­rios te­men que la in­ca­pa­ci­dad del PP para en­con­trar alia­dos obli­gue a unas nue­vas elec­cio­nes o lo que se­ría peor, a una re­edi­ción del pac­to del PSOE con Ciu­da­da­nos con el vo­to fa­vo­ra­ble de Uni­dos Po­de­mos. Arit­mé­ti­ca­men­te es una op­ción po­si­ble. Su­ma­rían 188 es­ca­ños y es más que de so­bra para lo­grar la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Sin du­da se­ría un es­cán­da­lo de­mo­crá­ti­co, pe­ro to­tal­men­te le­gal, co­mo se ha en­car­ga­do en re­cor­dar el ex­di­ri­gen­te de CC.OO. y ex­dipu­tado so­cia­lis­ta Antonio Gutiérrez.

La otra va­ria­ble pro­pues­ta por Pa­blo Igle­sias a Pe­dro Sán­chez aún pro­vo­ca más mie­do. Un Go­bierno so­cia­lis­ta con el apo­yo de Uni­dos Po­de­mos y de las fuer­zas na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nas (ERC y CDC) y vas­cas (PNV y Bil­du). Va­mos, lo que se ha ve­ni­do en lla­mar un go­bierno a la va­len­cia­na, y que tam­bién re­sul­ta via­ble arit­mé­ti­ca­men­te por­que su­pera con am­plio margen los 176 es­ca­ños que su­po­nen la ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

El te­mor del mun­do em­pre­sa­rial no pro­vie­ne tan­to del he­cho que la iz­quier­da go­bier­ne co­mo­de la po­si­bi­li­dad de que se for­me un go­bierno sin una ma­yo­ría su­fi­cien­te­men­te cohe­ren­te y que aca­ba­ría por ani­qui­lar al PSOE.

Es­ta es la ra­zón por la que las re­fle­xio­nes de Fe­li­pe González han si­do re­ci­bi­das co­mo un so­plo de ai­re fres­co. El PSOE, en opi­nión del lí­der his­tó­ri­co so­cia­lis­ta, de­be­ría abs­te­ner­se para fa­ci­li­tar un go­bierno en mi­no­ría del PP y ha­cer una opo­si­ción ri­gu­ro­sa y cons­truc­ti­va. Una es­pe­cie de pac­to de Le­gis­la­tu­ra, co­moa­con­se­ja el sen­ti­do co­mún, que per­mi­ti­ría al Go- bierno de Ma­riano Ra­joy cum­plir con los compromisos que tie­ne Es­pa­ña con sus so­cios eu­ro­peos y avan­zar en una au­tén­ti­ca re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que re­suel­va de una vez por to­das el com­ple­jo en- ca­je de Ca­ta­lun­ya en Es­pa­ña.

Ese go­bierno en mi­no­ría del PP, que ten­dría que bus­car apo­yo en Ciu­da­da­nos, ten­dría la opor­tu­ni­dad de man­te­ner una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca or­to­do­xa que ga­ran­ti­za­ría el cre­ci­mien­to y la crea­ción de em­pleo, pe­ro ma­ti­za­da por una ma­yor dis­tri­bu­ción de la ri­que­za. Es de­cir, una sa­li­da más equi­li­bra­da de la cri­sis.

Sin em­bar­go, a Pe­dro Sán­chez y a la ac­tual cú­pu­la so­cia­lis­ta no le re­sul­ta tan fá­cil acep­tar lo ob­vio, co­mo se ha pues­to de ma­ni­fies­to en el úl­ti­mo co­mi­té fe­de­ral del PSOE. La ra­zón de es­ta di­fi­cul­tad es­tri­ba en­que­des­deel­pri­mer­mo­men­to la idea fuer­za de su ac­ción po­lí­ti­ca ha si­do sa­car a Ma­riano Ra­joy de­la Mon­cloa“por­que el PP ha he­cho un da­ño te­rri­ble a Es­pa­ña”. Una opi­nión que com­par­ten Pa­blo Igle­sias y el res­to de los di­ri­gen­tes po­de­mi­tas.

Al­bert Ri­ve­ra ha he­cho de la sa­li­da de Ra­joy su ban­de­ra elec­to­ral, con el ar­gu­men­to de que “se­ría la úni­ca for­ma de ini­ciar una nue­va eta­pa de cam­bios y re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca”. Y qué de­cir de la pos­tu­ra de Ar­tur Mas y de to­da la di­rec­ción de CDC, que aún se es­tá la­mien­do las he­ri­das pro­du­ci­das por el ministro del In­te­rior Jor­ge Fer­nán­dez Díaz des­de las cloa­cas del Es­ta­do. Por no ha­blar del di­ri­gen­te de ERC, Oriol Jun­que­ras, quien ar­gu­men­ta que “el PP re­pre­sen­ta a la de­re­cha más­reac­cio- na­ria que hay en Eu­ro­pa”.

El PP ha te­ni­do la ra­ra ha­bi­li­dad de­po­ner­se al res­to de­gru­po­sen­su con­tra. Has­ta un lí­der tan con­ci­lia­dor co­moI­ñi­go Ur­ku­llu no­pue­de evi­tar que el PNVen pleno des­con­fíe pro­fun­da­men­te de la de­re­cha es­pa­ño­la. En­re­su­men, a Ra­joy no le quie­re na­die. Los su­yos le han vo­ta­do con la na­riz ta­pa­da por la co­rrup­ción; tie­ne a to­do el ar­co par­la­men­ta­rio en su con­tra y a pe­sar de la remontada elec­to­ral, aún le fal­tan 29 es­ca­ños para al­can­zar la ma­yo­ría para go­ber­nar.

Enes­tas cir­cuns­tan­cias es le­gí­ti­mo que una par­te am­plia ma­yo­ría de la iz­quier­da se pre­gun­te: “Si to­dos que­ría­mos echar a Ra­joy ¿a qué es­pe­ra­mos?”.

EMI­LIA GUTIÉRREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.