El ban­co más an­ti­guo del mun­do tie­ne una his­to­ria tor­men­to­sa

La cri­sis fi­nan­cie­ra del Mon­te dei Pas­chi no se en­tien­de sin co­no­cer la idio­sin­cra­sia de es­ta ciu­dad tos­ca­na

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Mi­les de mi­llo­nes de eu­ros. Es el mon­to de ac­ti­vos tó­xi­cos del ban­co

La his­to­ria tie­ne su pe­so. Cuan­do se tra­ta del Mon­te dei Pas­chi di Sie­na, ha­bla­mos de si­glos. Pe­ro el pa­sa­do, in­clu­so cuan­does­glo­rio­so, tam­bién pue­de su­po­ner un las­tre. Y para en­ten­der la cri­sis que es­tá vi­vien­do la tercera en­ti­dad ita­lia­na es­tos días hay que re­mon­tar­se al pa­sa­do.

El Mon­te­deiPas­chi­na­cióen1472 co­mo mon­te de pie­dad al ser­vi­cio de los más des­fa­vo­re­ci­dos y es el ban­co má­san­ti­guo del mun­do. Pe­ro cuen­tan los li­bros que ya en 1629 tu­vo que en­fren­tar­se a un gran es­cán­da­lo. Ar­me­nio Me­la­ri, el ca­mar­len­go del ins­ti­tu­to, fue acu­sa­do de ha­ber ro­ba­do 40.000 es­cu­dos de la ca­ja y fue con­de­na­do a la hor­ca, aun­que lue­go con­si­guió es­ca­par.

Ma­los pre­sa­gios, por­que la ges­tión en los años más re­cien­tes tam­bién fue desa­cer­ta­da y lle­vó al des­ca­la­bro ac­tual. Las ac­cio­nes del ban­co­co­ti­za­ban es­ta se­ma­naa­po­co más de dos cén­ti­mos, cuan­do en 2007 su­pe­raron los 90 eu­ros. ¿Có- mohe­mos lle­ga­do has­ta aquí?

El fun­cio­na­mien­to del ban­co es pe­cu­liar. A prin­ci­pios de es­te si­glo, el ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio del ban­co era la Fon­da­zio­ne Mon­te­deiPas­chi (en el 2007 te­nía el 56% del ca­pi­tal).

El con­se­jo de la Fun­da­ción, se­gún sus es­ta­tu­tos, es­tá en ma­nos de la cla­se po­lí­ti­ca lo­cal. Sus 16 miem­bros los nom­bran el Ayun­ta­mien­to de Sie­na, la Pro­vin­cia, la Re­gión, la Uni­ver­si­dad­yel Ar­zo­bis­pa­do: to­do el con­trol ope­ra­ti­vo es­tá en ma­nos se­ne­sas. Tal co­mo es­cri­bió Henry Ja­mes, “en Sie­na ca­da co­sa es de Sie­na”. En ba­se a un acuer­do no es­cri­to, los par­ti­dos, li­de­ra­dos por la iz­quier­da, se re­par­tían los car­gos en­tre Fon­da­zio­ne y ban­co.

Me­dian­te es­te sis­te­ma per­ver­so de con­trol, la Fon­da­zio­ne re­dis­tri­buía a la co­mu­ni­dad­lo­cal la ri­que­za al fi­nan­ciar ca­si to­do: des­de co­lec­cio­nes de ar­te (obras maes­tras del si­glo XIII has­ta el XVIII), has­ta el equi­po­de­ba­lon­ces­to­deSie­na. “Era co­mo un sis­te­ma de wel­fa­re per­so­na­li­za­do”, cuen­ta Da­vid Alle­gran­ti, es­cri­tor y au­tor de un li­bro so­bre el ca­so ( Sie­na bru­cia).

Las co­sas se tuer­cen cuan­do en 2001, con tan só­lo 38 años, sube al es­ce­na­rio Giu­sep­pe Mus­sa­ri. Se le nom­bra pre­si­den­te de la fun­da­ción y pos­te­rior­men­te, en 2006, a los 43 años, pre­si­den­te del ins­ti­tu­to. Por su mis­ma mi­sión, es­te abo­ga­do ca­la­brés no te­nía gran­des co­no­ci­mien­tos de fi­nan­zas. “Si al­guien me hi­cie­ra pre­gun­tas técnicas so­bre los de­ri­va­dos yo no sa­bría qué con­tes­tar”, de­cla­ró años des­pués. Cuan­do di­mi­tió de su car­go, ad­mi­tió cán­di­da­men­te: “Vuel­vo a la abo­ga­cía, es lo úni­co que se me­da bien”.

Enel 2007tie­ne lu­gar el acon­te­ci­mien­to cla­ve: Mon­te dei Pas­chi ad­quie­re Ban­ca An­ton­ve­ne­ta al Ban­co San­tan­der­por­más­de­nue­ve­mil­mi­llo­nes de eu­ros (cuan­do tan só­lo unos me­ses an­tes la en­ti­dad de Bo­tín se ha­bía gas­ta­do po­co más de seis mil). Unae­nor­mi­dad. Es el pre­cio para sa­lir del ais­la­mien­to yda­rel sal­to, di­jo en­ton­ces la di­rec­ti­va.

Los de­li­rios de gran­de­za se ex­tien­den y en es­ta épo­ca se im­pul­sa el mo­de­lo de ban­co fas­hion. En cua­tro años de­rro­chan ca­si 300 mi­llo­nes en pu­bli­ci­dad. Has­ta se lan­za una lí­nea de ro­pa con el lo­go “1472” y se em­bo­te­lla acei­te y vino.

Pe­ro el es­ta­lli­do de la cri­sis de Leh­ma­nB­rot­hers y de las hipotecas sub­pri­me­su­po­neun­gol­pe­le­tal­pa­ra la en­ti­dad. Una se­rie de prác­ti­cas du­do­sas, el au­men­to de la deu­da y su­ce­si­vos au­men­tos de ca­pi­tal pre-

GIU­SEP­PE CACACE / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.