Y Ló­pez de Le­to­na con­ven­ció a Ford

La bue­na quí­mi­ca en­tre José Ma­ría Ló­pez de Le­to­na y Henry Ford alla­nó el ca­mino pa­ra que la mul­ti­na­cio­nal nor­te­ame­ri­ca­na en­tra­ra en Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Ra­mon Bal­mes Ma­drid

Fue­ron ne­ce­sa­rios dos via­jes a EE.UU. pa­ra con­ven­cer a Henry Ford II. La ma­yor di­fi­cul­tad fue li­diar con al­gu­nas re­sis­ten­cias den­tro del Go­bierno es­pa­ñol. A Franco ja­más le en­tu­sias­mó el pro­yec­to. Pe­ro José Ma­ría Ló­pez de Le­to­na (Burgos 1922) re­sis­tió los em­ba­tes dea­li­sios ycon­tra­li­sios has­ta con­se­guir la en­tra­da en Es­pa­ña de un fa­bri­can­te de ta­lla mun­dial co­mo Ford Mo­tor Com­pany

Yen­me­dio de las di­fi­cul­ta­des, un ra­yo de luz. El 7 de di­ciem­bre de 1971 al muer za­nFord­yLó­pezd eL eto­na en De­troit en un en­cuen­tro im­pro­vi­sa­do la vís­pe­ra des­de Pit­ts­burg. Es el día que mar­ca­ría el ini­cio del de­sa­rro­llo de lo que es hoy la in­dus­tria del au­to­mó­vil en Es­pa­ña. El se­gun­do fa­bri­can­te eu­ro­peo (2.733.201 co­ches en 2015, con un cre­ci­mien­to de ca­si el 14%, se­gún Anfac), so­lo por de­trás de Ale­ma­nia, y por de­lan­te de Fran­cia, Reino Uni­do e Ita­lia. Cua­tro dé­ca­das de éxi­tos inin­te­rrum­pi­dos con­tem­plan hoy a un ex mi­nis­tro de in­dus­tria que fue an­tes in­ge­nie­ro y em­pre­sa­rio de éxi­to que po­lí­ti­co. Y en el ca­mino, la con­so­li­da­ción de un sec­tor in­dus­trial que es­tá en la ca­be­za de la ex­por­ta­ción es­pa­ñol ay ro­za el 10% del PIB.

Se cum­plen 40 años. En ma­yo de 1976 en­tra­ba en fun­cio­na­mien­to la ca­de­na de pro­duc­ción de Al­mus­sa­fes y el 18 de oc­tu­bre sa­lía el pri­mer Ford Fies­ta. “Sen­tí una enor­me sa­tis­fac­ción per­so­nal”, di­jo el mi­nis­tro re­for­mis­ta. Dos sue­ños he­chos reali­dad: el de Henry Ford de crear el pri­mer mo­de­lo mun­dial de Ford Mo­tor Com­pany y el de Ló­pez de Le­to­na de re­vo­lu­cio­nar la in­dus­tria es­pa­ño­la con la li­be­ra­li­za­ción del sec­tor del mo­tor. Era el año que British Air­ways y Air Fran­ce ini­cia­ron los vue­los del Con­cor­de. El mis­mo año que na­cía en Cu­per­tino Ap­ple Com­pu­ter.

Pe­ro­la en­tra­ña de es­ta his­to­ria si­tú a al lec­tor en 1966, con el trasfondo del are for­ma po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. To­do em­pie­za con la in cor­po­ra­ción de aquel jo­ven em­pre­sa­rio e in­ge­nie­ro de Ca­mi­nos a la Co­mi­sa­ria del Plan de De­sa­rro­llo de la mano de Vi­cen­te Mor­tes y Lau­reano Ló­pez Ro­dó. Allí se habla de economía y de po­lí­ti­ca. El Go­bierno ul­ti­ma­la Ley Or­gá­ni­ca del Es­ta­do y Es­pa­ña cre­ce a un rit­mo del 7% anual.

Ló pez de Le to na to­ma con­cien­cia de dos he­chos: la in­dus­tria del au­to­mó­vil es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te en Es­pa­ña, pe­ro ofre­ce un gran po- ten­cial. Lo es­cri­be en unas me­mo­rias pri­va­das a las que ha te­ni­do ac­ce­so La Vanguardia: “Los años que pa­sé en la Co­mi­sa­ría del Plan de De­sa­rro­llo (1965-1969) fue­ron de­ci­si­vos pa­ra ir fi­jan­do en mi men­te las po­si­bi­li­da­des que ofre­cía el sec­tor del au­to­mó­vil co­mo uno de los mo­to­res de la in­dus­tria­li­za­ción de Es­pa­ña, con el ob­je­ti­vo de lo­grar un rá­pi­do y fuer­te cre­ci­mien­to, una no­ta­ble ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra y una vía de in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías”.

Lain­dus­tria del mo­tor en 1966 es­ta­ba im­preg­na­da de une­le­va­do gra­do de na­cio­na­li­za­ción e in­ter­ven­ción es­ta­tal. Los tres fa­bri­can­tes que ope­ra­ban en Es­pa­ña (Seat, Re­nault y Ci­troën) ha­bían pro­du­ci­do en con­jun­to 145.000 tu­ris­mos el año an­te­rior. La en­tra­da de un gran fa­bri­can­te ex­tran­je­ro era ca­siimp osi ble.Volks­wag en lo in­ten­tó en 1966 y se es­tre­lló con­tra la le­gis­la­ción de Gre­go­rio Ló­pez Bra­vo (Ti­tu­lar de in­dus­tria de 1962 a 1969).

Des­de el cen­tro de po­der que era la Co­mi­sa­ría del Plan y ro­dea­do de co­la­bo­ra­do­res de la ta­lla de Fa­bián Es­ta­pé, Fuen­tes Quin­ta­na o Luis Án­gel Ro­jo, Le­to­na va te­jien­do su plan. La Fe­ria de Mues­tras de Bar­ce­lo­na (an­te­sa­la del Sa­lón In­ter­na­cio­nal del Au­to­mó­vil) es la ata­la­ya per­fec­ta pa­ra de­jar caer al­gu­nas de las per­las del pro­yec­to a la opi­nión pú­bli­ca. Lo inau­gu­ra jun­to a su pre­si­den­te y ami­go, En­ri­queLa­ca­lle, en seis edi­cio­nes (1966-1971), cua­tro co­mo di­rec­tor ge­ne­ral del Plan y dos co­mo mi­nis­tro. En 1970, des­de el Sa­lón de Bar­ce­lo­na, anun­cia que Es­pa­ña po­dría lle­gar a pro­du­cir un mi­llón de co­ches en 1980. Por pri­me­ra vez re­ba­só es­ta ci­fra aquel año: 1.028.813 uni­da­des.

El nom­bra­mien­to de Ló­pez de Le­to­na co­mo mi­nis­tro de In­dus­tria

En abril de 1973 Ló­pez de Le­to­na y Henry Ford II ce­rra­ron el acuer­do en el Pla­za de Nue­va York Es­pa­ña es hoy el se­gun­do pro­duc­tor eu­ro­peo de co­ches so­lo por de­trás de Ale­ma­nia

en la cri­sis de Go­bierno de oc­tu­bre de 1969 im­pri­me ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro al pro­yec­to mo­der­ni­za­dor del sec­tor del au­to­mó­vil. La vir­tud del mi­nis­tro es ro­dear­se de una gran equi­po: Fer­nan­do Ben­zo, Vi­cen­te Mor­tes, Ma­nuel Az­pi­li­cue­ta, José Lla­dó, Fer­nan­do Li­ñán, To­más Allen­de, En­ri­queDu­puy, Car­lo­sPé­rez de Bri­cio y Clau­di Boa­da (INI). Ocho ami­gos cu­yas vi­das, en al­gu­nos ca­sos, es­ta­ban en­tre­la­za­das des­de la ju­ven­tud, la uni­ver­si­dad, la em­pre­sa pri­va­da. Aho­ra es­ta­ban des­ti­na­dos a pro­ta­go­ni­zar la trans­for­ma­ción de la po­lí­ti­ca in­dus­trial es­pa­ño­la. “La Es­pa­ña de hoy es lo que es gra­cias a aque­lla ge­ne­ra­ción. Tra­ba­ja­ban con un ni­vel de pre­pa­ra­ción in­te­lec­tual y téc­ni­co ad­mi­ra­bles”, apun­ta el vi­ce­pre­si­den­te del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios de Ma­drid, Jo sé Ma­ríaLó pez de Le ton aOl arra, hi­jo del ex mi­nis­tro. Co­mo en una no­ve­la de mis­te­rio, el se­cre­to del éxi­to de la nue­va po­lí­ti­ca in­dus­trial de Ló­pez de Le­to­na vino acom­pa­ña­da de la mano de la for­tu­na. Being in the right pla­ce at the right ti­me, co­mo re­cuer­da el pro­pio ex mi­nis­tro de In­dus­tria. El 6 de di­ciem­bre de 1971 via­jó a Pit­ts­burg acom­pa­ña­do de Car­los Pé­rez de B ri­cio, di­rec­tor ge­ne­ral de In­dus­trias Si de ro me­ta­lúr­gi­cas, hom­bre cla­ve y fu­tu­ro mi­nis­tro de In­dus­tria con Suá­rez. El ob­je­ti­vo era un al­muer­zo con Ed Gott, pre­si­den­te de USS­teel Corporation, pri­mer fa­bri­can­te de ace­ro de Amé­ri­ca, pa­ra ha­blar de su po­si­ble par­ti­ci­pa­ción en Al­tos Hor­nos del Me­di­te­rrá­neo.

Al fi­nal del al­muer­zo y en me­dio de una con­ver­sa­ción in­for­mal Ló­pez de Le­to­na y Pé­rez de Bri­cio ex­pli­ca­ron a Gott el cam­bio­de­po­lí­ti­ca in­dus­trial que se ges­ta­ba en Ma­drid. La aten­ción del pre­si­den­te de US Steel fue ma­yús­cu­la por la im- por­tan­cia que tie­nen los su­mi­nis­tros de la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca al sec­tor del mo­tor.

Ed Gott y Henry Ford eran ami­gos. So­lo bas­tó una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca. Al día si­guien­te el avión pri­va­do de Henry Ford re­co­gía en Pit­ts­burg al mi­nis­tro es­pa­ñol y a su di­rec­tor ge­ne­ral pa­ra ce­le­brar un al­muer­zo en De­troit. Henry Ford com­pa­re­ció con su pla­na ma­yor: Lee Ia­coc­ca, a la sa­zón con­se­je­ro de­le­ga­do de­la com­pa­ñía (más­tar­de re­su­ci­tó a Chrys­ler) y Phil Cald­well, res­pon­sa­ble de ope­ra­cio­nes de Ford en Eu­ro­pa y des­pués su­ce­sor de Henry Ford en la pre­si­den­cia de la com­pa­ñía.

“Tu­ve que ha­cer un es­fuer­zo de con­ci­sión y bre­ve­dad”, ex­pli­ca Ló­pez de Le­to­na. Ypu­so so­bre la me­sa el pro­yec­to: “Es­ta­mos dis­pues­tos a dar en­tra­da en Es­pa­ña a al­gún gran fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les del mun­do pa­ra in­cre­men­tar nues­tra pro­duc­ción, sa­lir al mer­ca­do ex­te­rior y es­ti­mu­lar la com­pe­ten­cia”. El mi­nis­tro se com­pro­me­tió a cam­biar la le­gis­la­ción y ofre­cer to­do ti­po de fa­ci­li­da­des pa­ra ha­cer la in­ver­sión atrac­ti­va. Y de­jó muy cla­ro que no era po­si­ble cam­biar las nor­mas la­bo­ra­les. “Car­los y yo aban­do­na­mos De­troit con la im­pre­sión de que el acuer­do con Ford era fac­ti­ble”.

El 2 de fe­bre­ro de 1972 Henry Ford se reunió co­nLó pez de Le to na en In­dus­tria, en la ca­lle Se­rrano. Co­men­za­ba la ver­da­de­ra ne­go­cia­ción. El mi­nis­tro de­sig­nó a Pe­rez de Bri­cio co­mo in­ter­lo­cu­tor. Por par­te de Ford ofi­cia­ron Dick Hol­mes y An­to­nio Ga­rri­gues Wal­ker. “Sin per­jui­cio de de­fen­der los in­tere­ses de su clien­te, le hi­zo com­pren­der muy bien la si­tua­ción es­pa­ño­la y las ca­rac­te­rís­ti­cas de­la nor­ma­ti­va­le­gal vi­gen­te”, ex­pli­ca Ló­pez de Le­to­na.

Am­bos equi­pos ne­go­cia­do­res li- ma­ron las di­fi­cul­ta­des de un acuer­do que se plas­mó en un cam­bio le­gis­la­ti­vo re­co­gi­do en el BOE el 7 de di­ciem­bre de 1972. Bá­si­ca­men­te se re­du­cía el gra­do de na­cio­na­li­za­ción del 90% al 50%, se pe­día una in­ver­sión mí­ni­ma de 10.000 mi­llo­nes de pe­se­tas y se re­que­ría el com­pro­mi­so de ex­por­tar dos ter­cios de las uni­da­des pro­du­ci­das. El sec­tor del au­to­mó­vil era de­cla­ra­do de in­te­rés pre­fe­ren­te y se mo­di­fi­ca­ba la po­lí­ti­ca aran­ce­la­ria que per­mi­tía la im­por­ta­ción de com­po­nen­tes en fun­ción de las ex­por­ta­cio­nes.

El 18 dea­bril de1973 Ló­pez de Le­to­na y Henry Ford cie­rran el acuer­do en el Ho­tel Pla­za de Nue­va York, en el mar­co de un viaje de 11 días del mi­nis­tro por EE.UU. y Ca­na­dá. “Henry Ford se tras­la­dó des­de De­troit a Nue­va York y se ins­ta­ló en mi ho­tel, el Pla­za. Así, dis­cre­ta­men­te, en la sui­te que él ocu­pa­ba, man­tu­vi­mos una con­ver­sa­ción en la que me con­fir­mó el lu­gar ele­gi­do por la com­pa­ñía: Al­mus­sa­fes, cer­ca de Va­len­cia”, re­cuer­da Ló­pez de Le­to­na. Am­bos acor­da­ron man­te­ner en re­ser­va la no­ti­cia pa­ra evi­tar la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria, pe­ro com­pa­re­cie­ron en pú­bli­co a raíz de la in­ter­ven­ción del mi­nis­tro en la Cá­ma­ra de Co­mer­cio His­pa­noa­me­ri­ca­na de Nue­va York.

De re­gre­so a Ma­drid, Ló­pez de Le­to­na ha­cía pú­bli­co el acuer­do de­fi­ni­ti­vo en TVE. Ford cons­trui­ría una plan­ta en Es­pa­ña, fa­bri­ca­ría 240.000 co­ches al año, de los que ex­por­ta­ría 160.000 y ven­de­ría en el mer­ca­do in­terno 80.000. Ford in­ver­ti­ría 350 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 20.000 mi­llo­nes de pe­se­tas, el do­ble fi­ja­do por el Go­bierno). Con ello crea­ría 8.000 pues­tos de tra­ba­jo. La­par­ti­cu­lar re­vo­lu­ción in­dus­trial de José Ma­ría Ló­pez­deLe­to­na ya da­ba fru­tos.

EFE

FORD MO­TOR COM­PANY

AR­CHI­VO FA­MI­LIA LO­PEZ DE LE­TO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.