Ges­tio­nar el mie­do

In­no­va­ción Ca­si na­die va a arries­gar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal por apor­tar ideas y cam­bios que le pue­den su­po­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Es­cri­tor y eco­no­mis­ta. Pro­fe­sor aso­cia­do de Esa­de

En los úl­ti­mos me­ses he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de re­unir­me con equi­pos di­rec­ti­vos de di­fe­ren­tes sec­to­res a los que se ha­bía en­co­men­da­do ace­le­rar la in­no­va­ción en sus em­pre­sas. Apri­me­ra vis­ta pa­re­cía una cues­tión téc­ni­ca o me­to­do­ló­gi­ca, im­plan­tar una efec­ti­va ges­tión de la in­no­va­ción. Pe­ro en ca­si to­dos los ca­sos, cuan­do se pu­sie­ron ma­nos a la obra, des­cu­brie­ron al­go bien dis­tin­to: si que­rían in­no­va­ción de­bían ges­tio­nar el mie­do. Re­sul­ta cho­can­te que la prin­ci­pal ba­rre­ra a la in­no­va­ción em­pre­sa­rial sea la cul­tu­ra em­pre­sa­rial.

No ha si­do has­ta que las em­pre­sas se han vis­to an­te la ne­ce­si­dad acu­cian­te de in­no­var que han des­cu­bier­to que el mie­do rei­na­ba en sus or­ga­ni­za­cio­nes con ma­yor pe­so del que sos­pe­cha­ban.

Del mie­do se habla po­co en las em­pre­sas por­que es un tema ta­bú. Re­co­no­cer que uno sien­te mie­do equi­va­le a po­ner de ma­ni­fies­to dos ca­ren­cias ver­gon­zan­tes pa­ra sus su­pe­rio­res. Una, que no con­fía en sus je­fes o, pa­ra ser pre­ci­sos, en sus po­si­bles reac­cio­nes. Dos, una ca­ren­cia de re­glas de jue­go cla­ras, ex­plí­ci­tas, jus­tas, com­par­ti­das y res­pe­ta­das. Sin re­glas de jue­go es im­po­si­ble la asun­ción de ries­gos ni la ini­cia­ti­va in­di­vi­dual.

Te­ner re­glas de jue­go con­sis­te, por ejem­plo, en cla­ri­fi­car a qué ni­vel je­rár­qui­co van a re­si­dir las res­pon­sa­bi­li­da­des de los cos­tes que se de­ri­ven del error que to­da ac­ti­vi­dad in­no­va­do­ra lle­va aso­cia­da. Si eso no es­tá cla­ro, la gen­te no in­no­va por­que ca­si na­die va a arries­gar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal por apor­tar ideas y cam­bios que le pue­den re­por­tar con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas.

Pa­re­ce in­creí­ble que los man­dos no sean cons­cien­tes del mie­do que a me­nu­do rei­na en sus or­ga­ni­za­cio­nes. Con­fun­den mie­do y res­pe­to. Se creen res­pe­ta­dos pe­ro en reali­dad son te­mi­dos, no se con­fía en ellos. Ese mie­do es apa­ren­te­men­te ren­ta­ble. Sir­ve por­que es un ins­tru­men­to de con­trol y po­der so­bre los in­fe­rio­res, pe­ro es un po­der só­lo eje­cu­ti­vo, no di­rec­ti­vo. Es de­cir, fa­vo­re­ce que la gen­te eje­cu­te lo or­de­na­do pe­ro no que in­no­ven. Sir­ve pa­ra que ha­gan pe­ro no pa­ra que pien­sen y, me­nos to­da­vía, que arries­guen.

Ges­tio­nar el mie­do, es de­cir, erra­di­car­lo o mi­ni­mi­zar­lo, pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por dos ta­reas. Uno, re­co­no­ci­mien­to ex­plí­ci­to de la pre­sen­cia del mie­do en la em­pre­sa. Es di­fí­cil pe­ro es­to de­be aflo­rar y al­guien ha de ha­cer lle­gar a la di­rec­ción que el es­ti­lo de li­de­raz­go es­tá ba­sa­do en el te­mor y no en la con­fian­za. Se­sen­ta tra­ba­ja­do­res de Fran­ce Te­le­com se sui­ci­da­ron en un pe­rio­do de tres años, pre­sun­ta­men­te fru­to del aco­so mo­ral de un es­ti­lo de li­de­raz­go ba­sa­do en el mie­do. ¿Quién le po­ne el cas­ca­bel al ga­to? La or­ques­ta al com­ple­to de la Sca­la de Mi­lán so­li­ci­tó por es­cri­to la di­mi­sión de su di­rec­tor por­que su es­ti­lo de con­duc­ción es­ta­ba ba­sa­do en el mie­do. Y, dos, mu­cha co­mu­ni­ca­ción. Por­que la pri­me­ra reac­ción va a ser la ne­ga­ción, to­tal o par­cial, la ma­ti­za­ción, la ex­cu­sa de los di­rec­ti­vos que ad­mi­nis­tran des­de el mie­do. Quien trans­mi­te mie­do es por­que sien­te mie­do. El cam­bio cul­tu­ral obli­ga­rá a una mo­di­fi­ca­ción del es­ti­lo de li­de­raz­go y el di­rec­ti­vo va a te­ner que tra­ba­jar­se, re­ci­clar­se, ges­tio­nar sus pro­pios mie­dos.

Se­rá ne­ce­sa­rio un sis­te­ma al­ter­na­ti­vo de ges­tión y di­rec­ción. Nin­gu­na or­ga­ni­za­ción es­tá exen­ta de una de­ter­mi­na­da cul­tu­ra em­pre­sa­rial. De­be­rán bus­car­se otros va­lo­res: la con­fian­za, el re­co­no­ci­mien­to, la ilu­sión… No im­por­ta. Va­lo­res po­si­ti­vos, va­lo­res que im­pul­sen ha­cia nue­vos pro­yec­tos y no ha­cia la anu­la­ción del in­di­vi­duo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.