La ban­ca ita­lia­na po­ne con­tra las cuer­das a la unión ban­ca­ria

Ita­lia se re­sis­te a que los acree­do­res asu­man las pér­di­das, co­mo es­ta­ble­ce la UE, y so­li­ci­ta ayu­das pú­bli­cas

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Joa­quin Mau­dos

La ra­tio de mo­ro­si­dad de la ban­ca ita­lia­na, del 16,6%, tri­pli­ca la me­dia de la UE y es la quin­ta más ele­va­da El sec­tor ne­ce­si­ta una rees­truc­tu­ra­ción y un pro­fun­do sa­nea­mien­to que pa­sa por in­yec­tar ca­pi­tal

La Unión Eco­nó­mi­ca y Mo­ne­ta­ria es­tá en­tra la es­pa­da y la pa­red. La es­pa­da de los gra­ves pro­ble­mas de la ban­ca ita­lia­na que pi­de ayu­das pú­bli­cas pa­ra ha­cer fren­te a un cla­ro pro­ble­ma de sol­ven­cia. Y la pa­red de la unión ban­ca­ria, cu­yas re­glas apro­ba­das exi­gen que sean los acree­do­res de la ban­ca ita­lia­na, y no los con­tri­bu­yen­tes, los que asu­man las pér­di­das.

La úl­ti­ma fo­to de la ban­ca eu­ro­pea que aca­ba de ha­cer la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea (EBA) no de­ja lu­gar a du­das de los gra­ves pro­ble­mas de la ban­ca ita­lia­na: una ra­tio de mo­ro­si­dad del 16,6% que tri­pli­ca la me­dia eu­ro­pea y que es la quin­ta más ele­va­da de to­dos los paí­ses de la UE, con 360.000 mi­llo­nes de eu­ros en ac­ti­vos tó­xi­cos; una ren­ta­bi­li­dad so­bre re­cur­sos pro­pios del 3,3%, 2,5 pun­tos por­cen­tua­les por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea; una ba­ja efi­cien­cia en la ges­tión, ya que sus gas­tos ope­ra­ti­vos ab­sor­ben el 70% del mar­gen bru­to, fren­te al 65% de la me­dia de la UE; y la peor ra­tio de sol­ven­cia (en tér­mi­nos del ca­pi­tal de me­jor ca­li­dad) de to­da la UE. Con es­ta evi­den­cia, es ob­vio que la ban­ca ita­lia­na ne­ce­si­ta una rees­truc­tu­ra­ción y un pro­fun­do sa­nea­mien­to que pa­sa por in­yec­tar ca­pi­tal.

El pro­ble­ma que se pre­sen­ta es quién asu­me las pér­di­das y por tan­to quién in­yec­ta el ca­pi­tal. Des­de el 1 de enero del 2016 es­tá en vi­gor la lla­ma­da re­gla del bail

in, co­mo par­te in­te­gran­te de la unión ban­ca­ria eu­ro­pea. Es­ta re­gla exi­ge que sean en pri­mer lu­gar los acree­do­res del ban­co quie­nes asu­man las pér­di­das y en se­gun­do lu­gar un fon­do de re­so­lu­ción que se nu­tre de apor­ta­cio­nes de los ban­cos. Pe­ro an­tes de que ac­túe ese fon­do, los acree­do­res del ban­co de­ben so­por­tar pér­di­das equi­va­len­tes al 8% del pasivo del ban­co. Con es­ta re­gla, el con­tri­bu­yen­te no po­ne ni un so­lo eu­ro de su bol­si­llo.

Apli­car la re­gla con­lle­va mi­llo­na­rias pér­di­das pa­ra los acree­do­res de los ban­cos ita­lia­nos, en­tre los que se en­cuen­tran no só­lo los ac­cio­nis­tas, sino tam­bién los in­ver­so­res que han com­pra­do deu­da ban­ca­ria y los de­po­si­tan­tes de más de 100.000 eu­ros (los de me­nor im­por­te es­tán pro­te­gi­dos por el fon­do de ga­ran­tía de de­pó­si­tos). Da­da la po­ten­cial mag­ni­tud de esas pér­di­das y la ne­ce­si­dad que bo­nis­tas e in­clu­so de­po­si­tan­tes so­por­ten pér­di­das, Ita­lia se re­sis­te a apli­car la re­gla in­vo­can­do un po­ten­cial ries­go sis­té­mi­co y ge­ne­ra­ción de ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra.

Es­te pul­so que plan­tea Ita­lia so­li­ci­tan­do ayu­das pú­bli­cas en­tra en cla­ro con­flic­to con la unión ban­ca­ria y con el prin­ci­pio bá­si­co que jus­ti­fi­ca to­dos los cam­bios que se han pro­du­ci­do en la re­gu­la­ción ban­ca­ria: “Sin cos­te pa­ra el con­tri­bu­yen­te”. Lo que es­tá cla­ro es que si el pul­so lo ga­na Ita­lia, su­pon­drá un va­ra­pa­lo pa­ra la cre­di­bi­li­dad del pro­yec­to de la unión ban­ca­ria eu­ro­pea.

No va­le in­vo­car a que los pro­ble­mas vie­nen del Bre­xit, ya que los pro­ble­mas de la ban­ca ita­lia­na vie­nen de más atrás.

Joa­quín Mau­dos, Ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia-Ivie-CUNEF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.