Car­ne, bio­com­bus­ti­bles y Áfri­ca

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Mi­quel Puig Eco­no­mis­ta

NOR­TE-SUR Ha­ce fal­ta un ta­bú que evi­te que los del nor­te de­je­mos es­tó­ma­gos afri­ca­nos va­cíos pa­ra lle­nar el de­pó­si­to del

vehícu­lo

En un libro ex­tra­or­di­na­rio ( Va­cas, cer­dos, gue­rras i brujas), el an­tro­pó­lo­go Mar­vin Ha­rris jus­ti­fi­ca­ba la ra­cio­na­li­dad de mu­chos ras­gos cul­tu­ra­les apa­ren­te­men­te ab­sur­dos. En el ca­so del ta­bú con­tra la car­ne del cer­do ins­tau­ra­do por los ju­díos y he­re­da­do por los mu­sul­ma­nes, lo ha­cía a par­tir de la adap­ta­ción de es­te ani­mal al me­dio se­mi­ári­do de Orien­te Me­dio. En su me­dio na­tu­ral, el bos­que, el cer­do en­cuen­tra ali­men­tos –be­llo­tas, tu­bércu­los– es­ca­sa­men­te atrac­ti­vos pa­ra los hu­ma­nos y en­cuen­tra char­cos don­de le gus­ta re­vol­car­se con fre­cuen­cia. En cau­ti­vi­dad, el cer­do de­be co­mer ve­ge­ta­les cul­ti­va­dos por los hu­ma­nos; en con­se­cuen­cia, pa­ra los pri­me­ros ju­díos y pa­ra los pri­me­ros mu­sul­ma­nes, el cer­do era un ani­mal que, a di­fe­ren­cia del ca­me­llo, la ca­bra o el cor­de­ro, com­pe­tía por los ali­men­tos con los hu­ma­nos.

Sin du­da, con­cluía Ha­rris, el ta­bú con­tra la car­ne del cer­do era una manera efi­caz de pre­ve­nir que, pa­ra dis­fru­tar del ja­món, los ri­cos su­cum­bie­ran a la tentación de pri­var de ali­men­tos a los po­bres. El re­pug­nan­te com­por­ta­mien­to del cer­do en cau­ti­vi­dad re­for­za­ba la prohi­bi­ción: mien­tras que los ru­mian­tes su­dan en abun­dan­cia, el cer­do, que no dis­po­ne de glán­du­las su­do­rí­pa­ras, en au­sen­cia de agua se ve obli­ga­do a com­ba­tir el ca­lor re­vol­cán­do­se en sus pro­pias deyecciones.

El he­cho de que cul­tu­ras muy ale­ja­das que ha­bían dis­fru­ta­do del cer­do de­ci­die­ran co­lec­ti­va­men­te su ex­ter­mi­nio cuan­do la pre­sión de­mo­grá­fi­ca so­bre los ali­men­tos se hi­zo di­fí­cil de ges­tio­nar, re­fuer­za la ra­cio­na­li­dad del ta­bú. Va­cas La va­ca no com­pi­te por los ali­men­tos con los hu­ma­nos, pero una die­ta ba­sa­da en la car­ne sí lo ha­ce, por­que exi­ge unos re­cur­sos –en for­ma de tie­rra ocu­pa­da, agua y ener­gía– muy su­pe­rio­res a los que exi­ge una die­ta que no la con­ten­ga (o que la con­ten­ga con mo­de­ra­ción).

Fi­jé­mo­nos ex­clu­si­va­men­te en los re­que­ri­mien­tos de tie­rra de cul­ti­vo (di­fe­ren­te de la de pas­to y de la ar­bó­rea). Una die­ta ba­sa­da en el con­su­mo de car­ne pue­de exi­gir el con­su­mo (di­rec­to e in­di­rec­to) de 800 kg/año de ce­rea­les; una die­ta ovo­lac­to­ve­ge­ta­ria­na, de 450 kg/año; y una die­ta ve­ge­ta­ria­na, de po­co más de la mi­tad de es­ta úl­ti­ma ci­fra. Es­to es así por­que 1 gr de pro­teí­na de car­ne exi­ge has­ta 6 gr de pro­teí­na ve­ge­tal. Las ci­fras an­te­rio­res se tra­du­cen en 0,5 Hs de tie­rra de cul­ti­vo por ha­bi­tan­te en el pri­mer ca­so, de 0,3 en el se­gun­do y de 0,15 en el ter­ce­ro.

Aes­ca­la pla­ne­ta­ria, que 2.000 mi­llo­nes de asiá­ti­cos pa­sen de una die­ta con po­ca car­ne a una die­ta a la eu­ro­pea exi­ge de­di­car 400 mi­llo­nes de hec­tá­reas adi­cio­na­les. Yen el mundo só­lo hay unos 1.400 mi­llo­nes de ellas. Bio­com­bus­ti­bles Los com­bus­ti­bles de­ri­va­dos de los ve­ge­ta­les tie­nen la enor­me ven­ta­ja de que no ge­ne­ran CO2 por­que el que emi­ten ha­bía si­do pre­via­men­te cap­tu­ra­do por la plan­ta.

El con­su­mo anual de pe­tró­leo es de unos 4.200 mi­llo­nes de to­ne­la­das/año, con una me­dia de 0,6 por ha­bi­tan­te y año. Que 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas pa­sen no a la me­dia ame­ri­ca­na (2,8), sino só­lo a la eu­ro­pea (2,2) exi­gi­ría un con­su­mo adi­cio­nal de pe­tró­leo de 3.200 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Co­mo es­te pe­tró­leo no exis­te, po­de­mos su­po­ner que una de las ma­ne­ras de ha­cer fren­te a es­te au­men­to pue­da ser que un mo­des­to 5% del to­tal ten­ga ori­gen ve­ge­tal; des­pués de to­do, la Unión Eu­ro­pea ha es­ta­ble­ci­do que en el 2020 un 10% del com­bus­ti­ble uti­li­za­do en el trans­por­te de­be ser re­no­va­ble.

Los bio­com­bus­ti­bles pue­den ob­te­ner­se de un va­rie­dad de ve­ge­ta­les, de los cua­les la ma­yo­ría son co­mes­ti­bles (so­ja, col­za, ca­cahue­te...) y otros no (al­gas). En el ca­so de los pri­me­ros, la ne­ce­si­dad de tie­rra es im­por­tan­te, por lo que las 370 mi­llo­nes de to­ne­la­das adi­cio­na­les de bio­com­bus­ti­ble exi­gi­rían de­di­car del or­den de 310 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

Áfri­ca

En lo que va de si­glo, la eco­no­mía del Áfri­ca sub­saha­ria­na ha es­ta­do cre­cien­do a un im­pre­sio­nan­te 5,5% anual, lo que ha ge­ne­ra­do un enor­me en­tu­sias­mo en­tre los eco­no­mis­tas y los in­ver­so­res. Do­ce de las vein­ti­dós eco­no­mías del mundo que han cre­ci­do más rá­pi­da­men­te es­tán si­tua­das en es­ta re­gión. El nú­me­ro de fa­mi­lias con in­gre­sos por en­ci­ma de la sub­sis­ten­cia, y, por tan­to, con ca­pa­ci­dad de com­prar pro­duc­tos no ali­men­ti­cios, está cre­cien­do más que en nin­gu­na par­te. La ur­ba­ni­za­ción ha au­men­ta­do tam­bién ex­tra­or­di­na­ria­men­te, abar­can­do ya la mi­tad de po­bla­ción, con el co­rres­pon­dien­te au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

Aho­ra bien, mu­cha de la po­bla­ción ur­ba­ni­za­da no ha si­do atraí­da por la ciu­dad, sino ex­pul­sa­da del cam­po. El Áfri­ca sub­saha­ria­na tie­ne una su­per­fi­cie que es equi­va­len­te a la su­ma de las de la UE, EE.UU. y Ca­na­dá, pero só­lo cuen­ta con 200 mi­llo­nes de hec­tá­reas en cul­ti­vo, con­tra 300 en aque­llos tres paí­ses. Su po­bla­ción (800 mi­llo­nes) es al­go in­fe­rior a la de los tres paí­ses (870), pero cre­ce muy, muy rá­pi­da­men­te.

Tie­ne, cier­ta­men­te, mu­cha tie­rra sus­cep­ti­ble de ser trans­for­ma­da de pas­to a cul­ti­vo: más de la mi­tad de la que hay en el mundo. Pero el mundo está com­pran­do tie­rra afri­ca­na. En lo que va de si­glo se es­ti­ma que unos 124 mi­llo­nes de hec­tá­reas han si­do com­pra­das, en bue­na par­te por ex­tran­je­ros. Se tra­ta de una su­per­fi­cie equi­va­len­te a la su­ma de las de Fran­cia, Ale­ma­nia y el Reino Uni­do.

Es po­si­ble que Áfri­ca ha­ya en­tra­do en una es­pi­ral vir­tuo­sa de es­ta­bi­li­dad, buen go­bierno y cre­ci­mien­to. Pero tam­bién es po­si­ble que, co­mo en los 70s y co­mo su­ce­de re­cu­rren­te­men­te en La­ti­noa­mé­ri­ca, lo que es­te­mos vien­do sea, en bue­na par­te, una con­se­cuen­cia del boom de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas. En es­te se­gun­do ca­so, sería bueno dis­po­ner de al­gún ta­bú que evi­ta­ra que los del nor­te de­je­mos es­tó­ma­gos afri­ca­nos va­cíos pa­ra po­der lle­nar el de­pó­si­to del vehícu­lo y po­ner una cos­ti­lla de buey en el pla­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.