La pa­sión tur­ca agi­ta al in­ver­sor ex­tran­je­ro

An­ka­ra quie­re pa­sar pá­gi­na pero el mer­ca­do es­pe­ra se­ña­les cla­ras de con­ti­nui­dad eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Bar­ce­lo­na Pier­gior­gio M. San­dri

En el Bós­fo­ro, hay un puen­te. Pero co­mo ex­pli­can bien los in­ge­nie­ros, un puen­te tie­ne que te­ner vi­bra­cio­nes. Si es rí­gi­do co­moun­blo­que, en­ton­ces se par­te y se rom­pe. Es una me­tá­fo­ra de lo que está ocu­rrien­do en Tur­quía es­tos días. Tay­yip Er­do­gan ha re­ins­tau­ra­do el or­den tras el in­ten­to de gol­pe. Con las pur­gas y las de­ten­cio­nes que abar­can a los mi­li­ta­res, los jue­ces, los fun­cio­na­rios y el mundo aca­dé­mi­co, ha blo­quea­do las vi­bra­cio­nes.

Un pro­fe­sor de una uni­ver­si­dad tur­ca con­tac­ta­do por es­te dia­rio es­tos días con­tes­tó de for­ma la­có­ni­ca en un men­sa­je: “No le pue­do res­pon­der. No pue­do ex­pre­sar pú­bli­ca­men­te mis opi­nio­nes has­ta que no con­si­ga en­ten­der bien el al­can­ce de lo que es­ta­mos vi­vien­do”.

Tur­quía ha re­gis­tra­do un éxi­to eco­nó­mi­co in­du­da­ble des­de la lle­ga­da de Er­do­gan, co­nun­cre­ci­mien­to anual del PIB­del 4,7% en los úl­ti­mos 14 años. Las ins­ti­tu­cio­nes turcas, con es­tos ar­gu­men­tos de pe­so, echan agua so­bre el fue­go. “Los mer­ca­dos su­pe­rarán la ac­tual eta­pa de in­cer­ti­dum­bre y se es­ta­bi­li­za­rán en po­cos días. La de­cla­ra­ción del es­ta­do de emer­gen­cia en Tur­quía no su­po­ne res­tric­cio­nes a mo­vi­mien­tos, reunio­nes o li­ber­ta­des de pren­sa. La vi­da de la gen­te de ne­go­cios no su­fri­rá im­pac­to al­guno”, ase­gu­ra Ar­da Er­mut, pre­si­den­te de la Agencia de Apo­yo y Pro­mo­ción de In­ver­sio­nes de Tur­quía. “En la ac­tua­li­dad te­ne­mos a más de 500 em­pre­sas con ca­pi­tal es­pa­ñol. Cui­da­mos sus in­tere­ses”, agre­ga.

En cuan­to a las opor­tu­ni­da­des, fuen­tes ofi­cia­les turcas re­cuer­dan que tie­nen en mar­cha un pla­nam­bi- cio­so de desa­rro­llo pa­ra el 2023 en el que las em­pre­sas es­pa­ño­las pue­den te­ner op­cio­nes in­tere­san­tes. Apues­tan por un 30% de ener­gías re­no­va­bles, ade­más de in­fra­es­truc­tu­ras, agroa­li­men­ta­rio y red fe­rro­via­ria. Tam­bién pla­nean re­du­cir a la mi­tad los días pa­ra abrir una em­pre­sa, de seis a tres.

El pro­fe­sor turco Akin Un­ver, en un ar­tícu­lo re­cien­te en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta Har­vard Bu­si­ness Re­view, re­afir­ma­ba los pun­tos de fuer­za de la eco­no­mía tur­ca. “Ocho mi­llo­nes de turistas vi­si­ta­ron el país el año pa­sa­do. Somos el oc­ta­vo des­tino del mundo. No ha ha­bi­do da­ños alas in­fra­es­truc­tu­ras tu­rís­ti­cas con el gol­pe ”, dice. Y ci­ta dos da­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos: las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras subie­ron un32% en 2015 y el con­su­mo­pri­va­do, que pe­sa por el 70% del PIB, en los pri­me­ros cua­tro me­ses de es­te año subió un 5%.

Sin em­bar­go, co­mo cuan­do un co­mer­cian­te del Gran Bazar in­ten­ta ven­der una al­fom­bra a los turistas, el mer­ca­do es es­cép­ti­co an­te las pro­me­sas. La agencia Fitch aler­ta de que las pur­gas “tie­nen la ca­pa­ci­dad de de­bi­li­tar la ca­li­dad del cré­di­to, al mi­nar el sis­te­ma de equi­li­brios ins­ti­tu­cio­nal y al re­du­cir el mar­gen pa­ra la re­for­mas eco­nó­mi­cas es­truc­tu­ra­les”. Moody’s, que le asig­na una ca­li­fi­ca­ción al país ape­nas por en­ci­ma del bono ba­su­ra, cree que “la vul­ne­ra­bi­li­dad ex­ter­na está cre­cien­do, lo que in­cre­men­ta los ries­gos deu­na­re­ti­ra­da de­ca­pi­ta­les, una caí­da más rá­pi­da de las re­ser­vas y, en el peor de los ca­sos, una cri­sis en su ba­lan­za de pa­gos”. El bono a diez años ha visto su ren­di­mien­to dis­pa­rar­se al má­xi­mo des­de el 2013.

Hai­zam Ami­rah Fer­nán­dez, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal de Me­di­te­rrá­neo y Orien­te Me­dio en el Real Ins­ti­tu­to El­cano, du­da de que tras el fa- lli­do gol­peelm ar­co pa­sa­rá a ser más se­gu­ro. “La ex­pe­rien­cia nos dice que cuan­do hay de­ri­vas au­to­ri­ta­rias en las so­cie­da­des com­ple­jas es­to no es nin­gu­na ga­ran­tía de es­ta­bi­li­dad”. El pro­ble­ma pa­ra los ne­go­cios, aña­dees­te ex­per­to, es que“se pue­de­nir ero­sio­nan­do las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. La de­ten­ción de fis­ca­les y fun­cio­na­rios pú­bli­cos ha­ce que las ins­ti­tu­cio­nes no pue­dan te­ner un es­ta­do ope­ra­ti­vo nor­mal”.

“A par­tir de aho­ra ha­brá la ne­ce­si­dad de en­con­trar per­so­nal ex­per­to y en­tre­na­do en la bu­ro­cra­cia, la de­fen­sa, el sis­te­ma ju­di­cial y otras ins­ti­tu­cio­nes”, re­co­no­ce des­de Es­tam­bul Cig­dem Nas, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la ins­ti­tu­ción Eco­no­mic De­ve­lop­ment Foun­da­tion (IKV). Es­ta ex­per­ta aler­ta de que en el país aho­ra hay “am­bi­güe­dad”, lo que pue­de “in­cre­men­tar la vo­la­ti­li­dad, cuan­do y ya somos tes­ti­gos del de­te­rio­ro del cré­di­to y del des­plo­me de la li­ra”.

Los ban­cos tur­cos de­ben 120.000 mi­llo­nes de dólares a ins­ti­tu­cio­nes fue­ra del país Exis­te el te­mor de que la res­tau­ra­ción des­pués del gol­pe aca­be de­ri­van­do ha­cia el pro­tec­cio­nis­mo

Pa­ra Ami­rah Fer­nán­dez, el otro ries­go es que con el tiem­po se aca­ben lle­van­do a ca­bo po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas. “El país pue­de re­ple­gar­se ha­cia sí mis­mo, con me­nos aper­tu­ra y ac­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal que en los úl­ti­mos años. Ya se han visto las re­pre­sa­lias con EE.UU. y el pul­so y las ten­sio­nes con la UE”. En el te­rreno eco­nó­mi­co es­to tie­ne todos los nú­me­ros pa­ra tra­du­cir­se en un me­nor im­pul­so li­be­ra li­za dor .“Si en el go­bierno pre­va­le­cen los ras­gos pa­ra­noi­cos, don­de to­do se re­du­ce a leal­tad o des­leal­tad a la cau­sa, es­to no es un cli­ma pro­pi­cio a las in­ver­sio­nes”, con­clu­ye.

Tur­quía, ade­más, no es un país cual­quie­ra por su po­si­ción geo­es­tra­té­gi­ca en el me­di­te­rrá­neo. El ca­te­drá­ti­co de Re­cur­sos Ener­gé­ti­cos de la UB, Ma­riano Mar­zo, ex­pre­sa to­da su ex­tra­ñe­za “en que se pa­sa ca­si de pun­ti­llas so­bre el te­ma de las co­ne­xio­nes ener­gé­ti­cas que cir­cu­lan por te­rri­to­rio turco”. En efec­to, no hay que ol­vi­dar que por es­te te­rri­to­rio se pre­vé la cons­truc­ción del ga­so­duc­to Trans Ana­to­lia, que de­be­rá su­mi­nis­trar gas a paí­ses co­mo Bul­ga­ria, Grecia o Ita­lia.

“Me pre­gun­to si los in­tere­ses de la Unión Eu­ro­pea( y tam­bién de Ru­sia) li­ga­dos a es­te pro­yec­to tie­nen al­go que ver, ade­más del con­flic­to co­nel EI, co­nel ba­jo per­fil que­la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, y muy par- ti­cu­lar­men­te la Unión Eu­ro­pea, es­ta mos­tran­do fren­te a las ul­ti­mas de­ci­sio­nes de Er­do­gan”.

Preo­cu­pan tam­bién los ban­cos. De­ben 120.000 mi­llo­nes de dólares a ins­ti­tu­cio­nes de fue­ra del país, se­gún el Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos .“Creo que si pi­des pres­ta­do más de 100.000 mi­llo­nes de dólares a ban­cos ex­tran­je­ros en un país que se en­ca­mi­na a con­ver­tir­se en una re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra, co­mo in­ver­sio­nis­ta vas a te­ner que man­te­ner un ojo en la puer­ta de sa­li­da”, di­jo Paul McNa­ma­ra, ad­mi­nis­tra­dor del fon­do de in­ver­sión GAM.

Las ins­ti­tu­cio­nes Ya­pi Kre­di Ban­ka­si y el Se­ker­bank han can­ce­la­do emi­sio­nes de 800 mi­llo­nes de dólares de deuda a raíz del gol­pe. El año pa­sa­do Ci­ti­group per­dió 800 mi­llo­nes de dólares sa­lir de Ak­bank des­pués de que en­tra­ra en el 2007. El BBVA­de­pre­ció el año pa­sa­do su in­ver­sión en G aran ti en cer­ca de 1.800 mi­llo­nes de eu­ros de­bi­do a la caí­da de la li­ra y el ita­liano Uni­cre­dit no des­car­ta sa­lir del ban­co Ya­piC­re­dit. Pa­ra Nas, “Tur­quía está en un pun­to crí­ti­co. O regresa a la de­mo­cra­ti­za­ción o el au­to­ri­ta­ris­mo da­ña­rá a su po­si­bi­li­dad deé­xi­to co­moe­co­no­mía emer­gen­te y lí­der re­gio­nal”.

KEREM UZEL / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.