Tex­tu­ras y to­nos is­le­ños

En es­ta re­for­ma en Deià, Ma­llor­ca, los re­lie­ves se adue­ñan del in­te­rior

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Mar­ta Ro­drí­guez Bosch

Deià es un nom­bre en­se­ña en Ma­llor­ca. Pe­que­ña lo­ca­li­dad al no­roes­te de la is­la, en la sie­rra de Tra­mon­ta­na, tie­ne el pri­vi­le­gio de dis­fru­tar de va­rias ca­las pro­pias. Es­ta ca­sa uni­fa­mi­liar se en­cuen­tra en es­te pue­blo, cu­ya so­la men­ción ya trae im­plí­ci­to ser uno de los en­cla­ves más be­llos de las Ba­lea­res, y no­ta­ble po­lo de atrac­ción de es­cri­to­res, mú­si­cos y ar­tis­tas. En­tre los mí­ti­cos, el li­te­ra­to Ro­bert Gra­ves, cu­ya vi­vien­da, por cier­to, es vi­si­ta­ble.

Cons­trui­da en la dé­ca­da de los 60 del si­glo XX, la ca­sa de es­te re­por­ta­je ha si­do re­no­va­da por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra e in­te­rio­ris­mo Mo­re, al fren­te del cual es­tán el ar­qui­tec­to Ma­nuel Vi­lla­nue­va y el in­terio­ris­ta, for­ma­do en Be­llas Ar­tes, Oro del Ne­gro. Con des­pa­cho en Deià des­de el año 2012, don­de tam­bién re­si­den am­bos, co­no­cen a fon­do la idio­sin­cra­sia del lu­gar. Un fac­tor fun­da­men­tal pa­ra su mo­do de ac­tuar, siem­pre en co­la­bo­ra­ción con maes­tros de obra y ar­te­sa­nos que do­mi­nan los dis­tin­tos ofi­cios y las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les de cons­truc­ción lo­cal.

Uno de los pro­pó­si­tos de la re­for­ma de es­ta ca­sa, con 250 m2 de su­per­fi­cie, fue su aper­tu­ra ha­cia el ex­te­rior. Las vis­tas del cam­po ma­llor­quín, con ban­ca­les de pie- dra y oli­vos y las co­li­nas cir­cun­dan­tes, bien lo me­re­cían. Enel ex­te­rior, la in­ter­ven­ción cum­ple con la res­tric­ti­va nor­ma­ti­va del mu­ni­ci­pio, que ve­la por pre­ser­var su ca­rác­ter, con la pie­dra co­mo se­ña de iden­ti­dad. Es en el mi­nu­cio­so pro­yec­to de in­te­rio­ris­mo don­de los au­to­res des­plie­gan su per­so­nal pun­to de vis­ta, que per­si­gue en­rai­zar­se en el lu­gar des­de una pers­pec­ti­va con­tem­po­rá­nea.

“A me­nu­do en­ten­de­mos el tér- mino in­te­rior co­mo ‘in­tro­ver­sión’ –ex­pli­can los com­po­nen­tes del es­tu­dio Mo­re–. Nos re­cuer­da los sentimientos eté­reos, sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes de las per­so­nas. Qui­zás el di­se­ño in­te­rior sea si­nó­ni­mo de respuesta emo­cio­nal al di­se­ño. Las tex­tu­ras in­ci­den en la per­cep­ción, ca­da co­sa que tu to­cas o ves, los pe­que­ños de­ta­lles en un es­pa­cio, su­man ha­cia una ex­pe­rien­cia única”.

El sue­lo de cantos ro­da­dos del por­che acris­ta­la­do, que alo­ja el co­me­dor, ilus­tra bien có­mo­lo tác­til y el re­lie­ve son una cons­tan­te en la ca­sa. O la me­sa y los ban­cos de ma­de­ra que lo amue­blan, en su es­ta­dio más pri­mi­ti­vo, que re­cuer­da el tron­co de don­de pro­ce­de. Los to­nos tie­rra, en el con­jun­to de pa­vi­men­tos, son pro­ta­go­nis­tas y des­ta­can jun­to al blan­co de las pa­re­des. Igual que los te­chos, don­de las vi­gas de ma­de­ra han si­do blan­quea­das con cal, tras un ce­pi­lla­do que hi­zo emer­ger la ve­ta. Su fun­cio­nal tra­za­do es­truc­tu­ral ge­ne­ra un rit­mo pro­pio.

Las pie­zas ele­gi­das pa­ra equi­par la ca­sa son par­te fun­da­men­tal del pro­yec­to. Con ellas Vi­lla­nue­va y Del Ne­gro com­po­nen una at­mós­fe­ra a la vez so­fis­ti­ca­da y rús­ti­ca. Las só­li­das pi­las de pie­dra de su­per­fi­cie ru­go­sa, en la co­ci­na y el cuar­to de ba­ño, han si­do cin­ce­la­das a par­tir de un so­lo blo­que por el maes­tro pi­ca­pe­dre­ro Juan Cam­po­sol. Las puer­tas en­sam­bla­das con ta­blo­nes re­ci­cla­dos de ro­ble se de­ben al ar­te­sano car­pin­te­ro Pe­dro Ca­sa­no­vas. Unaes­pec­ta­cu­lar bañera de co­bre de­vie­ne el fo­co de aten­ción del cuar­to de ba­ño prin­ci­pal.

Des­de que el es­tu­dio Mo­re se es­ta­ble­ció en Deià ha rea­li­za­do un buen nú­me­ro de re­for­mas en la lo­ca­li­dad. “Nues­tro tra­ba­jo –se­ña­lan– es el re­sul­ta­do de una bús­que­da per­ma­nen­te de equi­li­brio en­tre lo tra­di­cio­nal y lo con­tem­po­rá­neo, la sim­pli­ci­dad y la com­ple­ji­dad, el pai­sa­je y el mundo in­te­rior, la rec­ta y la cur­va”. El uso re­cu­rren­te de ma­te­ria­les, de es­truc­tu­ras in­te­gra­das y con­ti­nuas, son al­gu­nos de los ras­gos que de­fi­nen su queha­cer. “No só­lo aña­den fun­cio­na­li­dad –es­pe­ci­fi­can–, tam­bién mi­ni­mi­zan los ob­je­tos en el es­pa­cio”.

FO­TOS: FTONIK LTD Por­che acris­ta­la­do Con pa­vi­men­to de cantos ro­da­dos. Alo­ja el co­me­dor prin­ci­pal de la ca­sa

Pi­la de pie­dra En la co­ci­na. Blo­que cor­ta­do en bru­to y va­cia­do, pe­sa unos 200 k

Pis­ci­na des­bor­dan­te Con vis­tas a la sie­rra de Tra­mon­ta­na. Ca­mas de día, di­se­ño de Mo­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.