Te­mo­res an­te po­si­bles cam­bios fis­ca­les

Los em­pre­sa­rios te­men que un cam­bio en el im­pues­to de so­cie­da­des o de su­ce­sio­nes pon­ga en pe­li­gro la con­ti­nui­dad del ne­go­cio fa­mi­liar

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Ma­riano Guin­dal

El cam­bio ace­le­ra­do que se está pro­du­cien­do en la eco­no­mía a cau­sa de la di­gi­ta­li­za­ción in­quie­ta re­la­ti­va­men­te a las em­pre­sas fa­mi­lia­res. Lo que real­men­te les preocupa es un cam­bio ra­di­cal del mar­co fis­cal y, en con­cre­to, de los im­pues­tos de pa­tri­mo­nio y su­ce­sio­nes. Sería un error por­que las fa­mi­lias em­pren­de­do­ras cons­ti­tu­yen la ma­te­ria pri­ma del te­ji­do em­pre­sa­rial. Co­mo ma­ni­fes­tó el so­cio de Go­bierno, Ries­go y Cum­pli­mien­to de KPMG en Es­pa­ña, Ra­món Pue­yo, “con la cri­sis han de­mos­tra­do que son las que aú­nan lo mejor del ca­pi­ta­lis­mo”. Así se pu­so de ma­ni­fies­to du­ran­te el de­ba­te de Diá­lo­gos de Fu­tu­ro or­ga­ni­za­do por KPMG y Ban­co de Sabadell con la co­la­bo­ra­ción de La Van­guar­dia.

Du­ran­te el en­cuen­tro aflo­ró de for­ma es­pon­tá­nea la preo­cu­pa­ción que exis­te por la situación po­lí­ti­ca crea­daa­raíz­de­laG­ra­nC­ri­sis. Elin­cre­men­to­del­pa­roy­de­las­de­si­gual­da­des han pro­vo­ca­do que la “cla­se po­lí­ti­ca ha­ya caí­do de una u otra manera en el po­pu­lis­mo”, tal y co­mo­su­bra­yó Pau Re­lat, CEO­de Mat Hol­ding.

La pa­ra­do­ja, co­mo di­jo Ri­card Au­bert, miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Gru­poSi­món, es que han si­do las em­pre­sas fa­mi­lia­res quie­nes mejor han re­sis­ti­do la cri­sis: “Nues­tra em­pre­sa tie­ne cien años, en un si­glo en que ha ha­bi­do de to­do: gue­rras, re­vo­lu­cio­nes, ca­tás­tro­fes, cam­bios tec­no­ló­gi­cos de ca­la­do… y siem­pre he­mos­re­sis­ti­do, por al­go se­rá”. En­suo­pi­nión, la cla­ve está en que la em­pre­sa fa­mi­liar no bus­ca el ne­go­cio rá­pi­do o el pe­lo­ta­zo, suob­je­ti­vo se fi­ja alar­go pla­zo, ya que se tra­ta de ga­ran­ti­zar su con­ti­nui­dad y por eso su prio­ri­dad no es tan­to re­par­tir be­ne­fi­cios co­mo for­ta­le­cer su sol­ven­cia: “Si fun­cio­na bien la em­pre­sa fa­mi­liar, fun­cio­na­rá bien el país. Se equi­vo­can quie­nes pre­ten­den re­cau­dar más con mo­ti­vo de una su­ce­sión por­que com­pro­me­te­rán su funcionamiento y ter­mi­na­rán ma­tan­do la ga­lli­na de los hue­vos de oro”.

En la mis­ma lí­nea, Ele­na Mas­sot, CEO de Ver­tix, in­sis­te en la idea de la vi­sión a lar­go pla­zo. “En mi ca­sa ya es­ta­mos pen­san­do en los nie­tos que tie­nen cua­tro años”; pru­den­cia en la fi­nan­cia­ción, “gran par­te de las ga­nan­cias se rein­vier­ten en la propia em­pre­sa”; for­ta­le­ci­mien­to de los re­cur­sos pro­pios, “pa­ra afron­tar nue­vas in­ver­sio­nes, por eso creo que es ne­ce­sa­rio pro­te­ger­las fis­cal­men­te. La ad­mi­nis­tra­ción que pre­ten­da car­gar con im­pues­tos la ca­ja pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma del dé­fi­cit pú­bli­co se equi­vo­ca­rá gra­ve­men­te”.

En cuan­to a la po­si­bi­li­dad de que la re­vo­lu­ción di­gi­tal ace­le­re el cam­bio­ge­ne­ra­cio­nal, Mas­sot­con­si­de­ra que “la su­ce­sión sig­ni­fi­ca con­ti­nui­dad y no rup­tu­ra. La di­gi­ta­li­za­ción hay que in­cor­po­rar­la pa­ra me­jo­rar la ges­tión y no pa­ra ter­mi­nar con el mo­de­lo de ne­go­cio. Si se lle­ga a la con­clu­sión de que un ne­go­cio no es ren­ta­ble, se cie­rra y se crea otro”.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de la Em­pre­sa Fa­mi­liar (As­cef), Jau­me Gre­go, ma­ti­za es­te plan­tea­mien­to. “Cuan­do la em­pre­sa, sea o no fa­mi­liar, ne­ce­si­ta cam­biar su mo­de­lo de ne­go­cio pa­ra pro­gre­sar, si el lí­der no es ca­paz de ha­cer­lo, hay que con­si­de­rar si es ne­ce­sa­rio cam­biar de lí­der. La in­no­va­ción y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción son dos ele­men­tos bá­si­cos pa­ra el fu­tu­ro de las em­pre­sas y el pa­pel de la fa­mi­lia, co­mo em­pre­sa­ria, es apo­yar­los pa­ra re­for­zar la com­pa­ñía y ase­gu­rar su con­ti­nui­dad y su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar va­lor en la em­pre­sa y va­lor pa­ra los ac­cio­nis­tas.”

En cuan­to a la fis­ca­li­dad, Gre­go ad­vier­te que “es una preo­cu­pa­ción per­ma­nen­te pa­ra ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de la fa­mi­lia co­mo em­pre­sa­ria.”

Jo­sé Luis Por­té, pre­si­den­te de Me­roil, no tie­ne pe­los en la len­gua: “Los pró­xi­mos diez años serán fun­da­men­ta­les; Es­pa­ña, y tam­bién Ca­ta­lun­ya, de­ben aco­me­ter un am­bi­cio­so pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción. La in­dus­tria es la esen­cia del desa­rro­llo y del pro­gre­so, y no es­ta­mos bien en re­la­ción a las so­cie­da­des con las que nos que­re­mos com­pa­rar”.

En opi­nión de Por­té, el pro­ble­ma que exis­te en Ca­ta­lun­ya es que los em­pre­sa­rios “no somos ca­pa­ces de ma­ni­fes­tar con cla­ri­dad a la so­cie­dad y a los po­lí­ti­cos có­mo ve­mos de ver­dad la situación. Los em­pre­sa­rios ca­ta­la­nes ado­le­ce­mos tam­bién de la ca­pa­ci­dad aso­cia­ti­va ne­ce­sa­ria pa­ra aco­me­ter pro­yec­tos in­dus­tria­les de gran en­ver­ga­du­ra”.

En cuan­to a la di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía, Por­té ar­gu­men­ta que no de­be­mos so­bre­va­lo­rar­la. Mu­chas em­pre­sas fa­mi­lia­res vi­vie­ron la

Las mu­je­res lle­gan con más

fa­ci­li­dad a los car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad, dice Ele­na Mas­sot, por­que el fun­da­dor pre­pa­ra a sus su­ce­so­res pa­ra di­ri­gir­la sin im­por­tar que sean hom­bres o mu­je­res

La sa­li­da a bol­sa es una op­ción, pero nun­ca pue­de con­ver­tir­se en una ob­se­sión, afir­ma Mi­quel Mar­tí, quien de­fien­de que se de­be bus­car la mejor al­ter­na­ti­va fi­nan­cie­ra po­si­ble

elec­tri­fi­ca­ción, que cam­bió la vi­da de las per­so­nas y pro­por­cio­nó una nueva di­men­sión a la eco­no­mía y a la pro­duc­ción. “La di­gi­ta­li­za­ción es ins­tru­men­tal, una par­te esen­cial del pro­gre­so, pero no es el pro­gre­so en sí mis­mo”.

El di­rec­tor Re­gio­nal de Ca­ta­lun­ya de Sabadell Ur­qui­jo Ban­ca Pri­va­da, Xa­vier Castells, afir­ma que las fa­mi­lias em­pre­sa­rias son un ejem­plo de acier­to en la ges­tión. Sus plan­tea­mien­tos son fac­to­res de éxi­to, por­lo­que­se­de­be­man­te­nery po­ten­ciar su cul­tu­ra. Tal co­mo ar­gu­men­ta, es­ta es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que el ban­co siem­pre ha fi­nan­cia­do es­tas em­pre­sas, da­do que con­si­de­ra que son di­ná­mi­cas y ca­pa­ces de adap­tar­se a los cam­bios. Aña­de que la cla­ve pa­ra que una em­pre­sa dé el sal­to ade­lan­te es que apor­te va­lor aña­di­do a su ne­go­cio, co­mo han he­cho al­gu­nas em­pre­sas em­ble­má­ti­cas en el sec­tor tex­til, que se han con­ver­ti­do en gran­des mul­ti­na­cio­na­les. Se­gún afir­ma, tam­bién ha cam­bia­do la ban­ca en su mo­de­lo de ne­go­cio. En un en­torno con los ti­pos de in­te­rés en­ce­ro, el pa­pel de­la ban­ca pri­va­da ya no con­sis­te só­lo en dar cré­di­tos, sino ca­da vez más en dar un ser­vi­cio fi­nan­cie­ro acom­pa­ñan­do a las em­pre­sas y ase­so­rán­do­las en su pro­yec­to, tan­to a la ho­ra de in­no­var tecnológicamente co­mo en el mo­men­to de in­ter­na­cio­na­li­zar­se, adap­tán­do­se, en de­fi­ni­ti­va, a sus necesidades. Y en cuan­to a ban­ca pri­va­da, todos esos atri­bu­tos es­tán muy pre­sen­tes con el fin de que la ex­pe­rien­cia del clien­te sea la mejor po­si­ble.

Fer­nan­do Se­rra­te, so­cio res­pon­sa­ble de KPMG en Ca­ta­lun­ya, hi­zo una re­fle­xión de ca­la­do al afir­mar que en un en­torno de cam­bio ace­le­ra­do, y es­to afec­ta especialmente

Talento fe­me­nino

Al par­quet

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.