La pug­na por la eco­no­mía tur­ca es­cin­de la bur­gue­sía is­la­mis­ta

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Muhit­tin Kar­kin

Ri­va­les Mien­tras Gu­len con­tro­la las mul­ti­na­cio­na­les, la bur­gue­sía is­la­mis­ta de Er­do­gan se ha be­ne­fi­cia­do de las ad­ju­di­ca­cio­nes de la obra pú­bli­ca

El fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do en Tur­quía ha si­do la úl­ti­ma ba­ta­lla en­tre dos sec­to­res de la bur­gue­sía is­la­mis­ta: el de la co­fra­día más gran­de del país, di­ri­gi­do por el Fet­tu­lah Gu­len (el clé­ri­go que re­si­de en Pen­sil­va­nia, EE.UU.) y el de la con­fe­de­ra­ción de las so­cie­da­des is­la­mis­tas al­re­de­dor del pre­si­den­te Tay­yip Er­do­gan. El ven­ce­dor es Er­do­gan y a tra­vés de pur­gas y de­ten­cio­nes quie­re “ex­tir­par el cán­cer des­de su raíz”, se­gún sus pa­la­bras. Em­pe­zan­do por los mi­li­ta­res gol­pis­tas y las de­ce­nas de mi­les de par­ti­da­rios de Gu­len (los miem­bros de FE­TO, la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta de Fe­tu­llah, se­gún el Go­bierno) pur­ga­dos de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, a todos les es­pe­ran jui­cios y cas­ti­gos gra­ves, has­ta la po­si­ble pe­na de muer­te pa­ra al­gu­nos.

Los dos sec­to­res fue­ron has­ta ha­ce ocho años alia­dos in­se­pa­ra­bles con­tra los po­de­res eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros tra­di­cio­na­les. Es­tos úl­ti­mos, la bur­gue­sía lai­ca, crea­da y mi­ma­da por la bu­ro­cra­cia Ke­ma­lis­ta (del nom­bre del fun­da­dor de la Re­pú­bli­ca) siem­pre se ali­men­tó de las po­lí­ti­cas del ca­pi­ta­lis­mo­de es­ta­do. Pero cuan­do la eco­no­mía cen­tra­lis­ta en­tró a los fi­na­les de los 1970 en un pro­ce­so de cri­sis es­truc­tu­ral y an­te la evi­den­cia de que no le que­da­ba más re­me­dio que in­te­grar­se en el mer­ca­do glo­ba­li­za­do, la en­ton­ces dé­bil bur­gue­sía is­la­mis­ta en­con­tró nue­vas po­si­bi­li­da­des de ob­te­ner los re­cur­sos del cré­di­to (de Ara­bia Sau­dí, Qa­tar, et­cé­te­ra) y mer­ca­dos en Orien­te Me­dio y Asia.

Así que no só­lo se for­ta­le­ció eco­nó­mi­ca­men­te (con­vir­tién­do­se en el lla­ma­do Ti­gre de Ana­to­lia), sino tam­bién po­lí­ti­ca­men­te pa­ra in­ten­tar el asal­to al po­der. Aun­que la bur­gue­sía lai­ca se aga­rra­ra a los mi­li­ta­res Ke­ma­lis­tas que cas­ti­ga­ron va­rias ve­ces a las co­rrien­tes is­la­mis­tas, fi­nal­men­te el gru­po de Tay­yip Er­do­gan, el Par­ti­do Jus­ti­cia y Desa­rro­llo (AKP) lle­gó al po­der en el 2003, con el apo­yo de la co­rrien­te de Gu­len, em­plean­do un discurso de democracia y libertad con­tra un “es­ta­do ver­du­go”.

Gu­len, sin car­go ofi­cial, tam­bién le ani­mó a Er­do­gan a li­mi­tar los po­de­res del ejér­ci­to en el ré­gi­men, cam­bian­do la pro­por­ción del to­do po­de­ro­so Con­se­jo Se­gu­ri­dad Na­cio­nal a fa­vor de los miem­bros del Go­bierno con­tra los man­dos mi­li­ta­res, ele­van­do el ran­go de los co­man­dan­tes más re­li­gio­sos y ju­bi­lan­do a otros. Yen el 2007 co­la­bo­ró con el go­bierno de Er­do­gan (a tra­vés de sus fis­ca­les y jue­ces is­la­mis­tas afi­nes) en la pur­ga, el jui­cio y cas­ti­go de cien­tos de mi­li­ta­res na­cio­na­lis­tas su­pues­ta­men­te gol­pis­tas.

De he­cho Er­do­gan y Gu­len no tie­nen di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas, pero sí eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas. El Mo­vi­mien­to del Ser­vi­cio de la co­fra­día de Gu­len con­tro­la cien­tos de em­pre­sas, al­gu­nas de ellas mul­ti­na­cio­na­les, tie­ne in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras e in­dus­tria­les tan­to den­tro del país co­mo en el ex­tran­je­ro, es he­ge­mó­ni­ca en va­rios mer­ca­dos, le per­te­ne­ce una gran red de es­cue­las y uni­ver­si­da­des, in­clu­so en Orien­te Me­dio y Áfri­ca, y di­ri­ge va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Por otra par­te, los nue­vos ri­cos del AKP­se be­ne­fi­cian de las in­ver­sio­nes es­ta­ta­les, de las pri­va­ti­za­cio­nes, de las ad­ju­di­ca­cio­nes de las gran­des obras pú­bli­cas, tie­nen ac­ce­so al cré­di­to ba­ra­to de la ban­ca tur­ca y quie­ren ocu­par una mejor po­si­ción en la bol­sa.

Pero el re­par­to de los in­tere­ses no está re­sul­tan­do pa­ci­fi­co. Las con­tra­dic­cio­nes en­tre la co­fra­día ma­yor y los bur­gue­ses is­la­mis­tas uni­dos al­re­de­dor de Tay­yip Er­do­gan se ten­sa­ron con el tiem­po y más aún con los bue­nos re­sul­ta­dos del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. La rup­tu­ra vino cuan­do los dos sec­to­res in­ten­ta­ron im­po­ner­se en las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les y so­bre to­do con las gra­ba­cio­nes que di­fun­die­ron los par­ti­da­rios de Gu­len en di­ciem­bre del 2013, que de­mos­tra­ban la co­rrup­ción de va­rios miem­bros del go­bierno y has­ta del mis­mí­si­mo pri­mer mi­nis­tro de en­ton­ces, Er­do­gan.

Aho­ra los ven­ce­do­res quie­ren li­qui­dar la co­fra­día de Gu­len. Noobs­tan­te, los par­ti­dos de la opo­si­ción, las oe­ne­gés, los sin­di­ca­tos y has­ta las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les te­men a la po­si­ble ex­ten­sión de la re­pre­sión gu­ber­na­men­tal has­ta los de­re­chos de­mo­crá­ti­cos. El es­ta­do de ex­cep­ción de­cla­ra­do en to­do el país, que au­to­ri­za al go­bierno a go­ber­nar por de­cre­to, for­ta­le­ce es­te re­ce­lo.

Yto­do es­to evi­den­te­men­te crea una at­mós­fe­ra de in­se­gu­ri­dad no so­la­men­te po­lí­ti­ca sino tam­bién eco­nó­mi­ca. El pre­cio del dó­lar subió de me­nos de 2,90 li­ras turcas a más de 3 en tres días. La bol­sa ha per­di­do más del 6%, lo que se­ña­la la sa­li­da del ca­pi­tal ex­tran­je­ro in­ver­ti­do a cor­to pla­zo por la des­con­fian­za de los in­ver­so­res a pe­sar de las de­cla­ra­cio­nes tran­qui­li­za­do­ras del di­rec­tor del Ban­co Cen­tral. Ypor su­pues­to, des­pués de los aten­ta­dos te­rro­ris­tas, el gol­pe te­le­vi­sa­do ha re­ma­ta­do el ya dé­bil tu­ris­mo.

Han si­do in­me­dia­tas las aler­tas de los di­ri­gen­tes de la UE­so­bre el pe­li­gro pa­ra la democracia en Tur­quía, so­bre to­do por la ame­na­za del re­torno de la pe­na de muer­te a la ju­ris­dic­ción tur­ca. Una­le­ja­mien­to de las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les del UE, pue­de lle­var al país a una rup­tu­ra in­sal­va­ble con sus so­cios eu­ro­peos. En­ton­ces la in­tran­qui­li­dad de los in­ver­so­res se con­ver­ti­ría en una grave pér­di­da de con­fian­za con todos sus efec­tos, al­go que la eco­no­mía tur­ca no po­dría so­por­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.