La bol­sa de Es­tam­bul, ob­je­ti­vo de los gol­pis­tas

El mer­ca­do de va­lo­res de la prin­ci­pal ciu­dad de Tur­quía fue tam­bién asal­ta­do en el fa­lli­do gol­pe

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ri­car­do Gi­nés Es­tam­bul

Ne se co­no­ce el ob­je­ti­vo del asal­to, que cau­só la muer­te de un agen­te de po­li­cia y de un ci­vil Unos 85 tra­ba­ja­do­res de la bol­sa han si­do ex­pul­sa­dos de sus pues­tos tras el gol­pe

Tur­quía no ga­na es­tos días pa­ra so­bre­sal­tos. El ro­cam­bo­les­co in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do mi­li­tar –sería más pre­ci­so ha­blar de una lar­ga se­rie de múl­ti­ples aten­ta­dos– del 15 de ju­lio tu­vo no­ve­da­des nun­ca vis­tas en un país que ha te­ni­do tres aso­na­das y dos in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res pa­ra de­rro­car al Go­bierno.

No so­la­men­te se bom­bar­deó has­ta cua­tro ve­ces el Par­la­men­to –al­go nun­ca visto an­tes en la tur­bu­len­ta his­to­ria de la Tur­quía mo­der­na– y el pre­si­den­te Re­cep T. Er­do­gan se di­ri­gió a la na­ción a tra­vés de una lla­ma­da de ví­deo emi­ti­da en di­rec­to por te­le­vi­sión (gra­cias a la apli­ca­ción Fa­ce­Ti­me de un te­lé­fono mó­vil). Es que tam­bién la Bol­sa de Es­tam­bul fue asal­ta­da a ti­ros en otra pri­mi­cia.

De he­cho, de­bi­do al cú­mu­lo de des­pro­pó­si­tos cas­tren­ses de esa lar­ga jor­na­da con­den­sa­da en nue­ve ho­ras de in­som­nio –só­lo en la mi­sión de un co­man­do mi­li­tar con ór­de­nes de neu­tra­li­zar a Er­do­gan se uti­li­za­ron más de 50.000 ba­las–, el ataque a la bol­sa de Es­tam­bul pa­só ca­si des­aper­ci­bi­do.

En las imá­ge­nes del ataque da­das a co­no­cer por la agencia Ana­to­lia –ci­fra­das a las 4:37 A.M. del sá­ba­do 16–, lo pri­me­ro que se apre­cia en la en­tra­da de la ins­ti­tu­ción lo­ca­li­za­ble en Is­tin­ye, par­te eu­ro­pea de Es­tam­bul, es un sol­da­do he­ri­do o mo­ri­bun­do (ape­nas se mue­ve) ti­ra­do en la en­tra­da jun­to a su ri­fle. A las 4:54 un co­man­do es­pe­cial de la po­li­cía irrum­pe en la es­ce­na y ale­ja de una pa­ta­da el fu­sil del aba­ti­do an­tes de irrum­pir en el mer­ca­do de va­lo­res y ya a las 6:00 sa­len los sol­da­dos de­te­ni­dos.

No se sa­be to­da­vía a ciencia cier­ta qué ob­je­ti­vo per­se­guían los cas­tren­ses a la ho­ra de asal­tar la bol­sa, pero en el co­mu­ni­ca­do de la ins­ti­tu­ción dos días des­pués se re­co­ge la muer­te del agen­te de po­li­cía Meh­met Sev­ket Uzun y del ci­vil Fa­tih Sa­tir en los en­fren­ta­mien­tos que pro­du­je­ron, ade­más, “mu­chos he­ri­dos”. Los gol­pis­tas fue­ron ven­ci­dos “gra­cias al in­ge­nio y sen­ti­do co­mún de nues­tro per­so­nal, agen­tes de la po­li­cía y el pue­blo”, que ac­ce­dió al re­cin­to cuan­do su­po que se en­con­tra­ba ase­dia­do.

A raíz de la in­ten­to­na, 85 tra­ba­ja­do­res de la bol­sa han si­do ex­pul­sa­dos de sus pues­tos, co­mo re­za el co­mu­ni­ca­do ofi­cial. “La bol­sa de Es­tam­bul se lim­pia de gol­pis­tas”, re­za la no­ti­cia en me­dios lo­ca­les. Pre­vi­si­ble­men­te, los des­pe­di­dos lo son de­bi­do a sus víncu­los con la co­fra­día re­li­gio­sa li­de­ra­da por el clé­ri­go mu­sul­mán Fet­tu­lah Gü­len, una os­cu­ra or­ga­ni­za­ción a la que se acu­sa de for­ma ofi­cial de es­tar de­trás del gol­pe.

Es más: en un país tan po­la­ri­za­do co­mo Tur­quía exis­ten es­tos

Uno de los va­lo­res más per­ju­di­ca­dos es Tur­kish Air­li­nes, por la caí­da del ne­go­cio tu­rís­ti­co

días más allá de la po­si­ción ideo­ló­gi­ca pos­tu­ras co­mu­nes. Y una de ellas par­te –des­de el dia­rio is­la­mis­ta Akit has­ta sus an­tí­po­das, el ul­tra­na­cio­na­lis­ta-ke­ma­lis­ta Ay­din­lik– de que real­men­te Gü­len, exi­lia­do en Es­ta­dos Uni­dos des­de 1999, tie­ne que ver con el in­ten­to de aso­na­da y que su mo­vi­mien­to Hiz­met (ser­vi­cio) está sien­do uti­li­za­do por la CIA pa­ra im­plan­tar su deseada sín­te­sis en­tre democracia e is­lam.

Una vez que Er­do­gan no fun­cio­nó co­mo de­bía, así la na­rra­ti­va com­par­ti­da, se de­ci­dió su neu­tra­li­za­ción. La ad­mi­nis­tra­ción Obama lo nie­ga to­do.

El lu­nes, su re­pre­sen­tan­te, el Em­ba­ja­dor en Tur­quía, John Bass, es­cri­bió en un co­mu­ni­ca­do: “Al­gu­nos in­for­mes de pren­sa –y, por des­gra­cia, al­gu­nos per­so­na­jes pú­bli­cos– han es­pe­cu­la­do que Es­ta­dos Uni­dos de al­gu­na manera apo­yó el in­ten­to de gol­pe. Es­to es ca­te­gó­ri­ca­men­te fal­so”. Sea co­mo fue­re, las re­la­cio­nes en­tre An­ka­ra y Was­hing­ton, de vi­tal im­por­tan­cia en una re­gión da­da a la ines­ta­bi­li­dad, pue­den re­sul­tar se­ria­men­te da­ña­das a re­sul­tas de la in­ten­to­na.

Afec­ta­da gra­ve­men­te por ella tam­bién re­sul­tó la bol­sa de Es­tam­bul. Mien­tras que los mer­ca­dos eu­ro­peos se mos­tra­ban po­co im­pre­sio­na­dos por el gol­pe, los va­lo­res del ín­di­ce de la bol­sa de Es­tam­bul BIST-100 se des­plo­ma­ban; el lu­nes ba­ja­ron un 7,1%.

Al mis­mo tiem­po, la di­vi­sa na­cio­nal se de­bi­li­ta fren­te al eu­ro y especialmente el dó­lar, que ya equi­va­le de nue­vo a tres li­ras turcas. En­tre los va­lo­res, uno de los más da­ña­dos es Tur­kish Air­li­nes, fiel re­fle­jo de la caí­da li­bre del tu­ris­mo de­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad del país, víc­ti­ma an­tes de la in­ten­to­na gol­pis­ta de múl­ti­ples aten­ta­dos.

Y, lue­go, por si fal­ta­ran no­ti­cias alar­man­tes, ha lle­ga­do una olea­da de pur­gas que ya ha cos­ta­do el pues­to de tra­ba­jo a más de se­sen­ta mil fun­cio­na­rios en la edu­ca­ción, la ju­di­ca­tu­ra y las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Aho­ra, con el es­ta­do de ex­cep­ción de­cre­ta­do por An­ka­ra –su­ma­do a la sus­pen­sión tem­po­ral de la Con­ven­ción pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos–, to­do apun­ta a que la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y so­cial ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se.

KEREM UZEL / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.