Los diez cen­tí­me­tros pa­ra la ‘per­fec­ción’

La Vanguardia - Dinero - - FOROS -

Diez cen­tí­me­tros. Pue­den ser me­nos, pero nun­ca más. Es­ta es la to­le­ran­cia má­xi­ma con la que tra­ba­ja el equi­po de Ac­cio­na ca­da vez que po­si­cio­na un ca­jón en el fon­do del mar. Un tra­ba­jo de pre­ci­sión con un ele­men­to cer­cano a las 20.000 to­ne­la­das cuan­do va re­lleno de agua que se alar­ga du­ran­te unas ho­ras. “Se fon­dea el ca­jón len­ta­men­te, va­cián­do­lo del agua que con­tie­ne pa­ra que se su­mer­ja, y con la ayu­da de los to­pó­gra­fos des­de tie­rra tra­ta­mos de co­lo­car­lo en la po­si­ción exac­ta”, ex­pli­ca Ma­nuel Jor­ge Cá­ce­res. Se tra­ta de la fa­se más de­li­ca­da por­que el equi­po hu­mano está en tie­rra, pero par­te de la ac­ción trans­cu­rre ba­jo el agua sin “con­trol vi­sual”. Si el fon­deo no se ha rea­li­za­do den­tro de la to­le­ran­cia es­ta­ble­ci­da, se re­flo­ta el ca­jón y se re­ini­cia el pro­ce­so. ra­chas de vien­to y el es­ta­do de las ma­reas obli­gan a de­te­ner al­gu­nos tra­ba­jos. “Ac­tua­mos siem­pre con una pre­vi­sión lo más ajus­ta­da po­si­ble, pero fa­bri­car en el mar, y en el Atlán­ti­co, tie­ne es­to: que no pue­des con­tro­lar­lo to­do”, ex­pli­ca Ma­nuel Jor­ge Cá­ce­res, ge­ren­te de Pro­yec­tos en la zo­na sur de Ca­na­rias de Ac­cio­na.

Des­de la par­te más ele­va­da del Ku­gi­ra se per­ci­be la si­mul­ta­nei­dad de los tra­ba­jos de fa­bri­ca­ción de ca­da ca­jón. A po­cos me­tros del di­que flo­tan­te, un gru­po de ope­ra­rios pre­pa­ran un nue­vo blo­que con la ela­bo­ra­ción de la ar­ma­du­ra de la so­le­ra, que pos­te­rior­men­te se hor­mi­go­na en el in­te­rior del Ku­gi­ra y se va su­mer­gien­do en el agua. Una vez el ca­jón es­ta pre­pa­ra­do pa­ra la bo­ta­du­ra, se des­li­za ha­cia el ex­te­rior de la es­truc­tu­ra pa­ra tras­la­dar­lo con re­mol­ca­do­res ha­cia el pun­to de fon­deo, si­tua­do a más de 500 me­tros. En ese pre­ci­so lu­gar, una em­bar­ca­ción lla­ma­da gan­guil vier­te la es­co­lle­ra pa­ra con­se­guir una ca­pa uni­for­me don­de se apo­ya­rá ca­da ca­jón. Cuan­do el blo­que está bien po­si­cio­na­do, se lle­na de agua pa­ra su­mer­gir­lo y, fi­nal­men­te, se aña­de ma­te­rial gra­nu­lar a las cel­das pa­ra con­se­guir la má­xi­ma es­ta­bi­li­dad y re­sis­ten­cia del ca­jón flo­tan­te. Mien­tras tan­to, el Ku­gi­ra de Ac­cio­na si­gue tra­ba­jan­do, sin des­can­so, en nue­vo ca­jón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.