Las so­lu­cio­nes de McKin­sey pa­ra los sa­la­rios men­guan­tes

Tras los cam­bios en los mer­ca­dos y la cri­sis, los in­gre­sos son me­no­res que ha­ce una dé­ca­da

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

Luis Jiménez

Des­de la Se­gun­da Guerra Mun­dial, las eco­no­mías de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos ex­pe­ri­men­ta­ron un cre­ci­mien­to que fa­vo­re­ció a la ma­yor par­te de su po­bla­ción de mo­do cons­tan­te. Du­ran­te las úl­ti­mas sie­te dé­ca­das, a ex­cep­ción de una bre­ve pau­sa en los años pos­te­rio­res a la cri­sis de 1973, los ho­ga­res, y en es­pe­cial los de la ge­ne­ra­ción del

baby boom, vi­vie­ron un au­men­to sos­te­ni­do en sus in­gre­sos, que de­ri­va­ba tan­to de los sa­la­rios cre­cien­tes co­mo de las trans­fe­ren­cias que los go­bier­nos rea­li­za­ban en su fa­vor en for­ma de sub­si­dios y pres­ta­cio­nes. Pero eso se aca­bó, ase­gu­ra el in­for­me Poo­rer than their pa­rents? Flat or fa­lling in­co­mes in ad­van­ced eco­no­mies, rea­li­za­do por el McKin­sey Global Ins­ti­tu­te: esa ten­den­cia po­si­ti­va ha lle­ga­do a un abrup­to fin en la úl­ti­ma dé­ca­da.

El es­tu­dio de­mues­tra que, en el año 2014, en­tre el 65 y el 70% de los ho­ga­res de los 25 paí­ses con ma­yor ren­ta –en­tre 540 y 580 mi­llo­nes de per­so­nas– con­ta­ban con in­gre­sos igua­les o me­no­res que una dé­ca­da an­tes. En los 12 años an­te­rio­res, en­tre 1993 y 2005, só­lo ocu­rría en el 2% de los ho­ga­res. Aho­ra, tras los cam­bios en las in­dus­trias y mer­ca­dos, y con los efec­tos pro­du­ci­dos por la cri­sis, esa ten­den­cia mar­gi­nal se ha con­ver­ti­do en do­mi­nan­te.

El in­for­me McKin­sey mi­de la de­sigual­dad no me­dian­te el análisis del au­men­to de los in­gre­sos de los es­tra­tos su­pe­rio­res, co­mo hi­zo con gran re­per­cu­sión Tho­mas Pi­ketty en El ca­pi­tal del si­glo XXI, sino des­de el análisis de las cla­ses me­dias y po­pu­la­res. No se tra­ta­ba de sa­ber cuán­to más ga­na­ban las cla­ses más fa­vo­re­ci­das, sino de cuán­to es­ta­ba per­dien­do el res­to.

Pun­ta de lan­za del fu­tu­ro

Y la con­clu­sión es evi­den­te: se­gún McKin­sey, no só­lo se tra­ta de que es­ta sea la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que está vi­vien­do peor que la de sus pa­dres, sino que es la pun­ta de lan­za de las ve­ni­de­ras. La se­ve­ra re­ce­sión que si­guió a la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 y el cre­ci­mien­to len­to vi­vi­do des­de en­ton­ces han ido acom­pa­ña­dos de fac­to­res de­mo­grá­fi­cos y de cam­bios es­truc­tu­ra­les en el mer­ca­do de tra­ba­jo, de­ri­va­dos de la au­to­ma­ti­za­ción, que ha­rán es­te de­cli­ve más acen­tua­do. In­clu­so si la eco­no­mía re­cu­pe­ra­se a cor­to pla­zo la tra­yec­to­ria po­si­ti­va vi­vi­da en dé­ca­das an­te­rio­res, exis­ti­ría de un 30 a un 40% de ho­ga­res que no ve­rían au­men­tar sus in­gre­sos. Si, por el con­tra­rio, las con­di­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­das de 2005 a 2015 per­sis­ten, serán un 70-80% de las per­so­nas que vi­ven en el pri­mer mundo las que se ve­rán afec­ta­das.

La de­sigual­dad es una preo­cu­pa­ción cre­cien­te en­tre la po­bla­ción, y esa in­quie­tud tam­bién se está tras­la­dan­do ha­cia los ac­to­res e ins­ti­tu­cio­nes que toman las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas. La con­cien­cia de que se­rá un pro­ble­ma ma­yor en el fu­tu­ro y que ha­rá po­co go­ber­na­bles las so­cie­da­des está ca­da vez más ex­ten­di­da.

Se­gún el el in­for­me de la con­sul­to­ra, las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les si­guen sien­do esen­cia­les a la ho­ra de mi­ti­gar la caí­da o de ha­cer­la más pro­fun­da. En Sue­cia, don­de ha exis­ti­do una in­ter­ven­ción ex­pre­sa del go­bierno pa­ra pre­ser­var el em­pleo, só­lo un 20% de ho­ga­res sufrieron el es­tan­ca­mien­to o la dis­mi­nu­ción de los in­gre­sos. En Es­ta­dos Uni­dos, don­de ese ti­po de po­lí­ti­cas es­tu­vo au­sen­te, ha si­do el 81% de la po­bla­ción la que se ha visto ne­ga­ti­va­men­te afec­ta­da. Y ese pa­pel se­rá más im­por­tan­te en el fu­tu­ro.

Po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les

El in­for­me McKin­sey se­ña­la que una de las po­si­bi­li­da­des que con más fre­cuen­cia se ba­ra­jan pa­ra pa­liar es­ta ten­den­cia, co­mo­son los pro­gra­mas de re­dis­tri­bu­ción, ra­ra­men­te serán de uti­li­dad, ya que au­men­tan los dé­fi­cits pú­bli­cos, lo cual no ha­ce más que tras­la­dar ha­cia el fu­tu­ro los pro­ble­mas. De mo­do que en vez de im­ple­men­tar es­te ti­po de po­lí­ti­cas, pro­po­ne que los im­pues­tos que gra­van sa­la­rios, ren­ta y pro­pie­dad de las ca­pas so­cia­les afec­ta­das por es­te de­cli­ve se sua­vi­cen. Asi­mis­mo, en­tien­de que medidas co­mo la ren­ta bá­si­ca, ca­da vez más po­pu­lar en­tre dis­tin­tos ex­per­tos, po­drían ser apli­ca­das si exis­te con­sen­so so­cial, al igual que la ex­ten­sión de los sub­si­dios por des­em­pleo a aque­llos tra­ba­ja­do­res cu­yos in­gre­sos la­bo­ra­les no les ase­gu­ren un mí­ni­mo pa­ra su sub­sis­ten­cia.

Se­gún el in­for­me McKin­sey es­ta es la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que vi­ve peor que sus pa­dres Los pro­gra­mas de re­dis­tri­bu­ción no serán de uti­li­dad, ya que au­men­tan los dé­fi­cits pú­bli­cos

In­clu­so si la eco­no­mía re­cu­pe­ra a cor­to pla­zo la tra­yec­to­ria po­si­ti­va, en­tre un 30 y 40% de obre­ros no ele­va­rá sus in­gre­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.