Es­pa­ña, pla­ta­for­ma del Ford global

Jo­sé Ma­ría López de Le­to­na y su equi­po de wi­se men fue­ron los ar­qui­tec­tos de un gran le­ga­do his­tó­ri­co que to­da­vía do­mi­na la po­lí­ti­ca in­dus­trial española de nues­tros días

La Vanguardia - Dinero - - RELATOS - Ra­mon Bal­mes

La ca­ta­ra­ta de medidas re­for­mis­tas del mi­nis­tro Jo­sé Ma­ría López de Le­to­na pro­pi­ció la en­tra­da de Ford en Es­pa­ña. “Muy po­cos sa­ben las mu­chas re­sis­ten­cias que tu­ve que su­pe­rar an­tes de ver apro­ba­da por el Go­bierno la pe­ti­ción de Ford”. Co­men­za­ba la com­pe­ten­cia real en el sec­tor de la au­to­mo­ción es­pa­ñol. Y el mi­nis­tro de In­dus­tria apo­ya­ba el pro­gra­ma de li­be­ra­li­za­ción ex­te­rior a la vez que se ne­go­cia­ba el pri­mer acuer­do co­mer­cial con el Mer­ca­do Co­mún.

En ju­nio de 1973, dos me­ses des­pués de se­llar el acuer­do con Henry Ford en el Ho­tel Pla­za de Nueva York, López de Le­to­na hi­zo pú­bli­co el em­pla­za­mien­to de la nueva fac­to­ría de Ford: Al­mus­sa­fes. Du­ran­te es­te in­ter­egno las pre­sio­nes de mu­chos mu­ni­ci­pios es­pa­ño­les so­bre Ford Mo­tor Com­pany y el pro­pio Go­bierno fue­ron enor­mes.

No lo tu­vo fá­cil López de Le­to­na pa­ra con­ven­cer al Go­bierno. “Fran­co nun­ca me pa­re­ció en­tu­sias­ma­do por el pro­yec­to de Ford a me­di­da que se lo iba ex­po­nien­do, qui­zás por re­mi­nis­cen­cias de su con­cep­ción au­tár­qui­ca de la in­dus­tria española des­pués de la guerra”, apun­ta el mi­nis­tro en sus me­mo­rias pri­va­das a las que ha te­ni­do ac­ce­so La Van­guar­dia. “Su for­ma de mos­trar dis­cre­pan­cia

cuan­do no es­ta­ba con­for­me era el si­len­cio, un si­len­cio es­pe­so que lle­ga­ba a ser ago­bian­te y que era ca­si im­po­si­ble de rom­per. El diá­lo­go con él no era fá­cil, me­nos aún, man­te­ner una ver­da­de­ra dis­cu­sión, por­que era co­mo ha­blar con la His­to­ria”.

Pero el ge­ne­ral Fran­co apre­cia­ba la bri­llan­tez y sin­ce­ri­dad de su mi­nis­tro de In­dus­tria. “Si se op­ta­ba por la con­fron­ta­ción, sí ha­bía po­si­bi­li­da­des de sa­car ade­lan­te el pro­yec­to de que se tra­ta­ra. Yo tu­ve va­rios en­fren­ta­mien­tos, uno de ellos con oca­sión de la ins­ta­la­ción de Ford en Es­pa­ña y más de una vez le plan­teé la dis­yun­ti­va de mi di­mi­sión”. Y es que el ge­ne­ral Fran­co, co­mo se­ña­la López de Le­to­na, “de­mos­tra­ba es­tar bien in­for­ma­do so­bre ca­si todos los te­mas sal­vo en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, don­de su fal­ta de for­ma­ción re­sul­ta­ba pa­ten­te”.

La opo­si­ción fron­tal a la ope­ra­ción Ford den­tro del Go­bierno la en­con­tró López de Le­to­na en los mi­nis­tros de Ha­cien­da, Al­ber­to Mon­real, y Co­mer­cio, En­ri­que Fon­ta­na. Mon­real no creía en la fa­bri­ca­ción lo­cal. “Pen­sa­ba que tan­to la in­ver­sión co­mo los pues­tos de tra­ba­jo a crear se­rían mucho me­no­res que los anun­cia­dos, por co­rres­pon­der a lo que él creía que sería una sim­ple plan­ta de mon­ta­je de sub­con­jun­tos que pro­ce­de­rían en su to­ta­li­dad del ex­te­rior”, re­cuer­da aho­ra López de Le­to­na.

De otro la­do, a En­ri­que Fon­ta­na le preo­cu­pa­ba el im­pac­to que po­dría te­ner la lle­ga­da de Ford en la ba­lan­za del sec­tor “Te­mía que el va­lor de las pie­zas que sería ne­ce­sa­rio im­por­tar pu­die­ra ser su­pe­rior al de las ex­por­ta­cio­nes que ha­brían de rea­li­zar­se”.

Seat, Re­nault y Ci­troën no tar­da­ron en ha­cer lle­gar al Mi­nis­te­rio de In­dus­tria su in­quie­tud por la lle­ga­da de Ford. Pero era cues­tión de pu­ra com­pe­ten­cia. Y los be­ne­fi­cios no se hi­cie­ron es­pe­rar. Todos los fa­bri­can­tes pre­sen­tes en Es­pa­ña apos­ta­ron por la ex­pan­sión. En 1973 el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria te­nía cons­tan­cia de pro­yec­tos de in­ver­sión que to­ta­li­za­ban 68.000 mi­llo­nes de pesetas, in­clui­da la de Ford. Se es­ti­ma­ba la crea­ción de 46.000 pues­tos de tra­ba­jo di­rec­tos. Los pla­nes no se cum­plie­ron en su to­ta­li­dad. La cau­sa: la pri­me­ra cri­sis del pe­tró­leo a raíz de la guerra de Yo­mKip­pur (oc­tu­bre de 1973).

Ford si­guió ade­lan­te con­tra vien­to y ma­rea. Des­de ha­cia un año los me­jo­res equi­pos de di­se­ño y tec­no­lo­gía de Ford en Amé­ri­ca y Eu­ro­pa tra­ba­ja­ban pa­ra cons­truir un co­che pe­que­ño, con un pre­cio ade­cua­do, di­ri­gi­do a los con­su­mi­do­res mo­der­nos. Era tal el in­te­rés de Henry Ford que, co­mo en una no­ve­la de la Guerra Fría, el pro­yec­to se desa­rro­lló ba­jo un có­di­go que re­ci­bió el nom­bre de Bob­cat. En di­ciem­bre de 1973, en ple­na cri­sis del pe­tró­leo, el con­se­jo de di­rec­to­res de Ford dio el visto bueno a Bob­cat.

Fal­ta­ba el nom­bre. Fue en 1974 cuan­do Henry Ford, per­so­nal­men­te, sim­pli­fi­có una lis­ta de 50 nom­bres a cin­co: Bra­vo, Fies­ta, Ami­go, Strada y Pony. El pe­rio- dis­ta Edouard Seid­ler, en su libro Let’s Call it Fies­ta, re­cuer­da el mo­men­to en que Henry Ford to­mó la de­ci­sión en la plan­ta de­ci­mo­se­gun­da del cuar­tel ge­ne­ral de la com­pa­ñía en Dear­born, cer­ca de De­troit. “Ca­mi­na­ba de un la­do a otro, re­ci­tan­do los nom­bres en voz al­ta. Ford y Fies­ta ca­san bien jun­tos. El nom­bre tie­ne color y di­na­mis­mo… Bob­cat se lla­ma­rá Fies­ta”.

Es­pa­ña se con­ver­tía en la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to del pri­mer Ford global: el Ford Fies­ta. Has­ta en­ton­ces no exis­tía en nin­gún país el con­cep­to de co­che mun­dial. No so­lo los fa­bri­can­tes fran­ce­ses (Re­nault y Ci­troën) ac­tua­li­za­ron sus in­ver­sio­nes, sino que po­co a po­co la in­dus­tria au­xi­liar de pro­vee­do­res es­pa­ño­les se in­ter­na­cio­na­li­zó. Y más tar­de Ge­ne­ral Mo­tors hi­zo sa­ber que que­ría ins­ta­lar­se en Es­pa­ña, co­mo así ocu­rrió en 1979 en Fi­gue­rue­las (Za­ra­go­za).

El 18 de oc­tu­bre de 1976 sa­lía el pri­mer Fies­ta de la lí­nea de mon­ta­je de Al­mus­sa­fes. Sie­te días más tar­de el rey Juan Car­los inau­gu­ra­ba las ins­ta­la­cio­nes. Y Henry Ford ha­cia su par­ti­cu­lar de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: “Es­ta­mos aquí por­que con­fia­mos en el fu­tu­ro de Es­pa­ña, en la vi­ta­li­dad de su eco­no­mía, en la ca­li­dad de sus tra­ba­ja­do­res y tam­bién por­que te­ne­mos fe en el con­ti­nuo cre­ci­mien­to de la eco­no­mía de Eu­ro­pa y del mer­ca­do au­to­mo­vi­lís­ti­co eu­ro­peo en el que Es­pa­ña desem­pe­ña­rá un pa­pel esen­cial y ca­da vez más im­por­tan­te”.

Hoy co­mo ayer, las pa­la­bras de Henry Ford hallan eco en Eu­ro­pa. Es­pa­ña jue­ga un pa­pel cla­ve en el sec­tor de la au­to­mo­ción eu­ro­pea. La com­pa­ñía ame­ri­ca­na re­va­li­dó su compromiso con Es­pa­ña con la in­ver­sión de 2.400 mi­llo­nes de eu­ros en Al­mus­sa­fes. Y ha ce­rra­do dos plan­tas en Eu­ro­pa. Des­de 1976 has­ta 2012 la plan­ta de Al­mus­sa­fes pro­du­jo 5.025.300 uni­da­des del Ford Fies­ta. La pro­duc­ción to­tal de vehícu­los has­ta 31 de di­ciem­bre de 2015 ha si­do de 11.665.947 uni­da­des. La fac­to­ría ha fa­bri­ca­do el Fies­ta, Es­cort, Orion, Ka, Fo­cus, C-Max, Con­nect, Maz­da2, Ku­ga, Mon­deo, S-Max y Ga­laxy.

La plan­ta de Ford Mo­tor Com­pany en Al­mus­sa­fes es la más avan­za­da de la com­pa­ñía en el mundo. Con la mejor tec­no­lo­gía ro­bó­ti­ca del mundo, fa­bri­ca más de 400.000 co­ches al año y des­de Va­len­cia ex­por­ta a 75 paí­ses.

Jo­sé Ma­ría López de Le­to­na asu­mió la pre­si­den­cia del Ban­co de Es­pa­ña en­tre 1976 y 1978. Fue in­vi­ta­do a in­te­grar­se en The Ford Eu­ro­pean Ad­vi­sory Coun­cil, don­de coin­ci­dió con gran­des nom­bres del mundo in­ter­na­cio­nal del mo­tor co­mo Ca­po­lon­go, Blanch, Cald­well o Bob Lutz. Lutz, eco­no­mis­ta y Doctor ho­no­ris cau­sa por Bos­ton Uni­ver­sity, fue vi­ce­pre­si­den­te de Ford y es to­da una au­to­ri­dad de la in­dus­tria del mo­tor en EE.UU. Por Ford Ad­vi­sory pa­só John Con­nally, ex se­cre­ta­rio del Te­so­ro (he­ri­do en el aten­ta­do que cos­tó la vi­da a Ken­nedy), o Lord Ri­chard­son, ex­go­ber­na­dor del Ban­co de In­gla­te­rra.

El pro­pio Ford es­co­gió el nom­bre de Fies­ta en el áti­co de la se­de de la com­pa­ñía en Dear­born

La plan­ta de Ford Mo­tor Com­pany en Al­mus­sa­fes es la más avan­za­da de la com­pa­ñía en el mundo

FORD MO­TOR COM­PANY

Ford Fies­ta

40.º Aniver­sa­rio (y 2)

Henry Ford siem­pre agra­de­ció la sa­bi­du­ría y pa­cien­cia del mi­nis­tro Jo­sé M.ª López de Le­to­na

La plan­ta de Al­mus­sa­fes iba to­man­do for­ma mien­tras en Co­lo­nia di­se­ña­ban el Fies­ta

AR­CHI­VO FA­MI­LIA LO­PEZ DE LE­TO­NA

Jo­sé M.ª L. de Le­to­na y Bob Lutz (ex­vi­ce­pre­si­den­te de Ford) en The Ford Eu­ro­pean Ad­vi­sory Coun­cil

Henry Ford II y Jo­sé Ma­ría López de Le­to­na, en Ma­drid du­ran­te el pro­ce­so ne­go­cia­dor en 1972

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.