Se­gun­do año en po­si­ti­vo pa­ra el sec­tor

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - An­na Ca­ba­ni­llas

Con una fac­tu­ra­ción di­rec­ta de 5.171 mi­llo­nes de eu­ros anua­les y un apor­te al pro­duc­to in­te­rior bru­to es­pa­ñol del 1,4%, la industria de las be­bi­das re­fres­can­tes, que ge­ne­ra 64.000 pues­tos de tra­ba­jo, tie­ne un im­por­tan­te pe­so en la eco­no­mía es­pa­ño­la. Ignacio Sil­va, con­se­je­ro de­le­ga­do de Sch­wep­pes Sun­tory y miem­bro del co­mi­té de di­rec­ción de la Aso­cia­ción de Be­bi­das Re­fres­can­tes (An­fa­bra), des­gra­na las ten­den­cias del sec­tor. Tras sie­te años de continuo de­cre­ci­mien­to, el sec­tor de las be­bi­das re­fres­can­tes en España re­gis­tró un cre­ci­mien­to del 2,8% en vo­lu­men du­ran­te el pa­sa­do ejer­ci­cio 2015. ¿A qué se de­be es­te cam­bio de ten­den­cia? El sec­tor de las be­bi­das en ge­ne­ral ha es­ta­do muy cas­ti­ga­do por la cri­sis. Lle­vá­ba­mos sie­te años de­cre­cien­do a rit­mos del 6-7% en vo­lu­men. El 2015 fue, por fin, un buen año pa­ra las em­pre­sas de re­fres­cos gra­cias a di­ver­sos fac­to­res co­mo el au­ge del tu­ris­mo en España, mo­ti­va­do por con­flic­tos en paí­ses com­pe­ti­do­res. Ade­más fue un ve­rano muy ca­lu­ro­so y lar­go, he­cho que nos ayu­dó mu­chí­si­mo, si te­ne­mos en cuen­ta que so­mos muy es­ta­cio­na­les. Por úl­ti­mo, se per­ci­bió cier­ta ten­den­cia de me­jo­ra de con­fian­za del con­su­mi­dor, que se tra­du­jo en me­jo­res re­sul­ta­dos pa­ra el sec­tor ho­re­ca y, en con­se­cuen­cia pa­ra no­so­tros. ¿Qué pre­vi­sio­nes tie­nen pa­ra es­te 2016? Se­rá un año de cre­ci­mien­to pa­ra el sec­tor, pe­ro pre­ve­mos que no se­rá tan po­si­ti­vo co­mo el pa­sa­do. Y es que el pri­mer se­mes­tre del año no ha em­pe­za­do de­ma­sia­do bien. La Se­ma­na San­ta ca­yó muy pron­to con unas ex­pec­ta­ti­vas muy al­tas que no se cum­plie­ron. Y has­ta el mes de ju­nio no ha em­pe­za­do a ha­cer ca­lor. Con to­do, las ex­pec­ta­ti­vas de tu­ris­mo son ex­ce­len­tes y so­mos muy op­ti­mis­tas. Aun­que los in­te­rro­gan­tes po­lí­ti­cos en España sí han in­flui­do ne­ga­ti­va­men­te en la po­bla­ción, que sa­le me­nos de ca­sa. Se di­ce que los ve­ra­nos en los que se ce­le­bran even­tos de­por­ti­vos de al­can­ce internacional, co­mo los pró­xi­mos Jue­gos Olím­pi­cos de Río, se dis­pa­ran las ven­tas de re­fres­cos. ¿Qué hay de cier­to? Yo di­ría que na­da. Es un mo­men­to in­tere­san­te pa­ra las mar­cas pa­ra ha­cer pu­bli­ci­dad, ya que a pe­sar de que en ve­rano la gen­te sue­le ver me­nos te­le­vi­sión, con acon­te­ci­mien­tos de­por­ti­vos la ten­den­cia cam­bia. Pe­ro no creo que in­flu­ya en el au­men­to del con­su­mo de re­fres­cos. Tam­bién tie­ne que ver con los éxi­tos del país. Si España hu­bie­se ga­na­do la Eu­ro­co­pa qui­zá po­dría ha­ber cre­ci­do al­go el con­su­mo du­ran­te los días pos­te­rio­res, pe­ro no sería, ni de le­jos, un va­lor di­fe­ren­cial. ¿Có­mo ha cam­bia­do el con­su­mo con la cri­sis eco­nó­mi­ca? ¿Qué ti­po de pro­duc­tos de­man­dan los con­su­mi­do­res? En ge­ne­ral, hay una ten­den­cia a con­su­mir pro­duc­tos ca­da vez más sa­lu­da­bles. Des­de ha­ce un año, las ca­te­go­rías que más es­tán cre­cien­do son las re­la­cio­na­das con el té, las be­bi­das sin gas, las be­bi­das iso­tó­ni­cas y las tó­ni­cas. Y por ti­po­lo­gías de pro­duc­to, son de ba­jo con­te­ni­do ca­ló­ri­co. De he­cho, ac­tual­men­te el 25% de los pro­duc­tos de la industria de re­fres­cos en España ya son de ba­jo con­te­ni­do ca­ló­ri- co, con só­lo 4 mg de azú­car por ca­da 100 ml de be­bi­da. Pre­ci­sa­men­te paí­ses co­mo el Reino Uni­do han de­ci­di­do gra­var las be­bi­das azu­ca­ra­das pa­ra lu­char con­tra la obe­si­dad. ¿Hay preo­cu­pa­ción en el sec­tor? No es­ta­mos preo­cu­pa­dos, pe­ro sí ocu­pa­dos tra­ba­jan­do pa­ra de­mos­trar que es una me­di­da ar­bi­tra­ria y po­pu­lis­ta. Es­ta­mos a fa­vor de los há­bi­tos de con­su­mo sa­lu­da­bles y de la li­ber­tad del con­su­mi­dor, pe­ro la co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre la obe­si­dad y las be­bi­das re­fres­can­tes no es­tá de­mos­tra­da. El azú­car en las be­bi­das re­fres­can­tes se ha re­du­ci­do en un 25% en los úl­ti­mos cua­tro años, y sin em­bar­go el pro­ble­ma de obe­si­dad per­sis­te, por tan­to hay otros fac­to­res que de­be­rían to­mar­se en se­rio co­mo el se­den­ta­ris­mo y la ba­ja ac­ti­vi­dad fí­si­ca. ¿Tie­nen cons­tan­cia de que la Ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la se ha­ya pues­to a tra­ba­jar en es­te te­ma? En ab­so­lu­to. No­so­tros no he­mos re­ci­bi­do la lla­ma­da de na­die.

Ignacio Sil­va

Con­se­je­ro de­le­ga­do de Sch­wep­pes Sun­tory y miem­bro de An­fa­bra El 2016 se­rá el se­gun­do año po­si­ti­vo pa­ra la industria del re­fres­co tras sie­te ejer­ci­cios de de­cre­ci­mien­tos del 6%-7% en vo­lu­men. El au­ge del tu­ris­mo ani­ma las ven­tas

JOR­DI PLAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.