Lu­ces y som­bras de la era di­gi­tal

La Vanguardia - Dinero - - LA OPINION - Xa­vier Fe­rràs De­cano de la Universitat de Vic – Cen­tral de Ca­ta­lun­ya

La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y la glo­ba­li­za­ción ace­le­ra­da que es­ta­mos su­frien­do tie­nen una fuer­te raíz di­gi­tal. La di­gi­ta­li­za­ción ha­ce po­si­ble in­ter­net y la co­ne­xión in­for­má­ti­ca glo­bal. Tam­bién el tra­ta­mien­to y trans­mi­sión ma­si­va de in­for­ma­ción, el pro­ce­sa­do de au­dio y ví­deo, la si­mu­la­ción de pro­ce­sos y la re­duc­ción del ci­clo de desa­rro­llo de pro­duc­tos, el GPS, el in­ter­net de las co­sas, la im­pre­sión 3D, la ro­bó­ti­ca o el pro­ce­sa­do de da­tos ge­né­ti­cos. La di­gi­ta­li­za­ción es una fa­bu­lo­sa fuer­za po­si­ti­va de pro­gre­so, una fuer­za que de­mo­cra­ti­za el ac­ce­so a la in­for­ma­ción y a la edu­ca­ción y las ex­tien­de por el pla­ne­ta. Hoy, ado­les­cen­tes en zo­nas re­mo­tas ac­ce­den a Goo­gle, Wi­ki­pe­dia o Ama­zon a tra­vés de sus mó­vi­les, y a ví­deos for­ma­ti­vos gra­tui­tos de las me­jo­res uni­ver­si­da­des del mun­do.

Sin em­bar­go, el sis­te­ma eco­nó­mi­co pa­re­ce no es­tar pre­pa­ra­do pa­ra in­ter­pre­tar la ve­lo­ci­dad e im­pac­to del cam­bio tec­no­ló­gi­co. En 1995 se li­be­ra­li­zó el uso de in­ter­net pa­ra el co­mer­cio, has­ta el mo­men­to una red res­trin­gi­da a usos mi­li­ta­res y cien­tí­fi­cos. El mer­ca­do reac­cio­nó in­me­dia­ta­men­te an­te las in­men­sas po­si­bi­li­da­des que ofre­cía esa tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va, atra­yen­do ca­pi­tal ma­si­vo pa­ra el desa­rro­llo de pro­yec­tos ba­sa­dos en la web. Has­ta el pun­to que ge­ne­ró una gran bur­bu­ja fi­nan­cie­ra que ex­plo­tó en mar­zo del 2000. En dos años, el ín­di­ce tec­no­ló­gi­co Nas­daq per­dió el 75% de su va­lor des­de su má­xi­mo his­tó­ri­co del 2000, que ya ja­más ha vuel­to a al­can­zar.

Sor­pren­den­te­men­te, una tec­no­lo­gía po­si­ti­va que iba a cam­biar el mun­do ge­ne­ró una pro­fun­da con­vul­sión fi­nan­cie­ra internacional cu­yas re­ver­be­ra­cio­nes lle­gan has­ta nues­tros días. Pa­re­ce que los mer­ca­dos res­pon­den a la emer- gen­cia de tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas con ci­clos de so­bre ex­pec­ta­ti­vas y vio­len­tas bur­bu­jas, que oca­sio­nan a su vez reac­cio­nes errá­ti­cas en las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas (ex­ce­sos de in­yec­ción de li­qui­dez o ex­ce­sos de aus­te­ri­dad).

A la vez que una po­de­ro­sa fuer­za de­mo­cra­ti­za­do­ra, la di­gi­ta­li­za­ción es tam­bién una ne­fas­ta fuer­za dis­tri­bu­ti­va del va­lor ge­ne­ra­do. En los mer­ca­dos di­gi­ta­les se pro­du­ce una sin­gu­la­ri­za­ción del va­lor en el pun­to ori­gi­nal: rea­li­zar la pri­me­ra uni­dad de un pro­gra­ma de soft­wa­re o de una su­per­pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es ex­tre­ma­da­men­te cos­to­so. Pe­ro la se­gun­da uni­dad es una co­pia di­gi­tal de la pri­me­ra, pro­du­ci­da a cos­te ce­ro. No se cum­ple la ley eco­nó­mi­ca de los cos­tes mar­gi­na­les. Fa­bri­car nue­vas uni­da­des o pres­tar el enési­mo ser­vi­cio di­gi­tal no tie­ne cos­tes em­pre­sa­ria­les y, por tan­to, no se dis­tri­bu­yen sa­la­rios. Tam­bién por ello, los mo­de­los de ne­go­cio di­gi­ta­les tie­nen po­ten­cial de cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial. Y el mer­ca­do fi­nan­cie­ro se ve ex­tre­ma­da­men­te atraí­do por es­te ti­po de mo­de­los.

La jo­ven start-up Uber (pla­ta­for­ma de in­ter­co­ne­xión de trans­por­te pri­va­do), sin ha­ber ge­ne­ra­do ja­más un eu­ro de be­ne­fi­cio, val­dría en bol­sa 66.000 mi­llo­nes de dó­la­res (más que gran­des ico­nos de la industria ame­ri­ca­na co­mo Ford o Ge­ne­ral Mo­tors). Y la co­ti­za­ción de Fa­ce­book es, sor­pren­den­te­men­te, su­pe­rior a la de Daim­ler, Volks­wa­gen y BMW jun­tas, aun­que la ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de em­pleo de es­tas vie­jas em­pre­sas ma­nu­fac­tu­re­ras, por ca­da eu­ro de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til, es 16 ve­ces ma­yor. El ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro di­gi­tal, po­bre en em­pleos, su­pera al an­ti­guo ca­pi­ta­lis­mo in­dus­trial.

Mien­tras, la di­gi­ta­li­za­ción de ca­de­nas de va­lor su­po­ne tam­bién la vir­tua­li­za­ción de ac­ti­vos fí­si­cos y la subs­ti­tu­ción de áto­mos por bits. Un ejem­plo es el de la la industria de im­pre­sión. No só­lo des­apa­re­cen las lí­neas de pro­ce­so in­dus­trial, re­em­pla­za­das por PCs e im­pre­so­ras di­gi­ta­les dis­tri­bui­das: a me­di­da que los áto­mos se con­vier­ten en bits, las es­truc­tu­ras lo­gís­ti­cas se des­va­ne­cen y el pro­duc­to fi­nal se con­vier­te en un ser­vi­cio di­gi­tal (li­bro por e-book).

Co­mo con­clu­sión de to­do ello, la na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo se es­tá trans­for­man­do de for­ma de­ci­si­va. Du­ran­te la cri­sis del 2008, el seg­men­to de po­bla­ción con edu­ca­ción su­pe­rior, más­ter o doc­to­ra­do per­dió 66.000 em­pleos en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro pos­te­rior­men­te, ga­nó 3,8 mi­llo­nes. Sin em­bar­go, la po­bla­ción con es­tu­dios pri­ma­rios o se­cun­da­rios per­dió seis mi­llo­nes de em­pleos que no se han re­cu­pe­ra­do. El 70% de los ho­ga­res en eco­no­mías avan­za­das han vis­to dis­mi­nui­dos sus in­gre­sos des­de el 2005, cuan­do só­lo el 2% de ellos per­dió po­der ad­qui­si­ti­vo en­tre 1993 y el 2005.

Cuan­do el ca­je­ro del su­per­mer­ca­do es subs­ti­tui­do por una pan­ta­lla tác­til, el trans­por­tis­ta por un co­che au­to­con­du­ci­do, el ope­ra­rio de lí­nea por un ro­bot, o el má­na­ger por un al­go­rit­mo, el fu­tu­ro se os­cu­re­ce. La fuer­za de la tec­no­lo­gía pue­de con­du­cir a una so­cie­dad don­de ha­ya de to­do (pro­duc­ción, sa­lud, ener­gía y ali­men­ta­ción abun­dan­te). De to­do, me­nos em­pleo. Y, si no hay em­pleo, el sis­te­ma co­lap­sa­rá por dé­fi­cit de de­man­da y por ex­plo­sio­nes de ines­ta­bi­li­dad so­cial. Téc­ni­ca y teó­ri­ca­men­te, po­de­mos ir ha­cia un es­ce­na­rio de abun­dan­cia glo­bal. En ba­se a cien­cia y tec­no­lo­gía, po­dría­mos te­ner paí­ses ex­tre­ma­da­men­te ri­cos y pro­duc­ti­vos, pe­ro, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, sin ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar su­fi­cien­te em­pleo.

A la vez que el mun­do con­ver­ge ha­cia un úni­co pa­ra­dig­ma glo­bal, se ex­tien­de la de­sigual­dad por el pla­ne­ta. Re­sur­gen los li­de­raz­gos au­to­ri­ta­rios (Chi­na, Ru­sia, Tur­quía). Apa­re­cen bro­tes ex­pan­si­vos geo­es­tra­té­gi­cos. Flo­re­cen los po­pu­lis­mos ex­tre­mis­tas. Se ex­tien­de im­pa­ra­ble un te­rro­ris­mo di­gi­ta­li­za­do, y lan­gui­de­ce el sue­ño europeo. La ex­tra­or­di­na­ria re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do es una fuer­za de pro­gre­so sin pre­ce­den­tes. Pe­ro ne­ce­si­ta­re­mos nue­vas y ra­di­ca­les fór­mu­las de in­no­va­ción so­cial pa­ra co­rre­gir los des­equi­li­brios que ge­ne­ra. Y un li­de­raz­go po­lí­ti­co sin igual pa­ra re­es­cri­bir el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de la so­cie­dad y la eco­no­mía del si­glo XXI.

Tra­ba­jo La tec­no­lo­gía pue­de con­du­cir a una so­cie­dad don­de ha­ya de to­do. De to­do, me­nos em­pleo. Y, sin em­pleo, el sis­te­ma co­lap­sa­rá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.