El nue­vo pa­pel de las pa­ten­tes

La Vanguardia - Dinero - - LA OPINION - Josep Mª Pu­jals

Cuan­do ha­bla­mos de pa­ten­tes, las re­la­cio­na­mos con mo­no­po­lios le­ga­les so­bre in­ven­tos, a ve­ces con du­do­sa apli­ca­ción in­dus­trial, uti­li­za­dos pa­ra la ex­clu­sión de com­pe­ti­do­res. Tam­bién co­mo ca­si al­go exó­ti­co, a pe­sar de que for­ma­mos par­te de la Unión Eu­ro­pea y en España y en es­pe­cial Ca­ta­lun­ya, so­mos re­le­van­tes pro­duc­to­res de pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas. La reali­dad, sin em­bar­go, es que en España el año pa­sa­do so­li­ci­ta­mos 1.500 pa­ten­tes eu­ro­peas (el 34% , es de­cir 500, en Ca­ta­lun­ya) por 20.000 en Ale­ma­nia o 10.000 en Fran­cia.

En el mar­co de la In­no­va­tion Union de la UE, cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es crear una eco­no­mía del co­no­ci­mien­to pa­ra com­pe­tir glo­bal­men­te en ba­se al desa­rro­llo de pro­duc­tos y ser­vi­cios de al­to con­te­ni­do tec­no­ló­gi­co y va­lor aña­di­do, las pa­ten­tes, co­mo uno de los ins­tru­men­tos de re­fe­ren­cia pa­ra cap­tu­rar el va­lor eco­nó­mi­co de las in­ver­sio­nes en edu­ca­ción, in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, tie­nen un pa­pel esen­cial.

Yno só­lo co­mo un de­re­cho de ex­clu­sión o ne­ga­ti­vo. Más bien al con­tra­rio. El desa­rro­llo del mer­ca­do di­gi­tal úni­co europeo (cen­tra­do en 5G, Cloud Com­pu­ting, In­ter­net Of Things, Big-Da­ta tech­no­lo­gies y Ci­ber­se­cu­rity), se apo­ya­rá en un sis­te­ma de es­tan­da­ri­za­ción que per­mi­ta la adop­ción ma­si­va por la industria de nue­vas tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas ge­ne­ra­das en Eu­ro­pa. Di­cho sis­te­ma de es­tan­da­ri­za­ción, de­be­rá per­mi­tir que los fa­bri­can­tes e im­ple­men­ta­do­res de tec­no­lo­gía ten­gan ac­ce­so al co­no­ci­mien­to disruptivo con­te­ni­do en las pa­ten­tes esen­cia­les pa­ra el desa­rro­llo de me­jo­res pro­duc­tos con di­se­ños y pres­ta­cio­nes atrac­ti­vas y di­fe­ren­cia­do­ras. Asu vez, los crea­do­res de tec­no­lo­gía y ti­tu­la­res de di­chas pa­ten­tes po­drán ob­te­ner un re­torno eco­nó­mi­co jus­to y ra­zo­na­ble, que les per­mi­ta man­te­ner sus in­ver­sio­nes en I+D.

Las pa­ten­tes, en es­te es­ce­na­rio, ad­quie­ren una nue­va di­men­sión co­mo ac­ti­vo em­pre­sa­rial es­tra­té­gi­co. Las pa­ten­tes ya co­mien­zan a te­ner­se en cuen­ta por la co­mu­ni­dad fi­nan­cie­ra, es­pe­cial­men­te en Si­lli­con Va­lley. Pa­ra las em­pre­sas de ma­yor ta­ma­ño o tra­di­cio­na­les, la in­cor­po­ra­ción de una es­tra­te­gia de pro­pie­dad in­dus­trial per­mi­ti­rá an­ti­ci­par ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas, iden­ti­fi­car nue­vos mo­de­los de ne­go­cio y te­jer alian­zas, tam­bién con fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.