Un sal­va­vi­das pa­ra dos mi­llo­nes de ol­vi­da­dos

Sin ayu­da, quien lle­va más de dos años en pa­ro tie­ne muy di­fí­cil vol­ver a tra­ba­jar pe­se a la re­cu­pe­ra­ción

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

A pe­sar de los es­pe­ran­za­do­res da­tos de las re­cien­tes olea­das de la Encuesta de Po­bla­ción Ac­ti­va con el sos­te­ni­do des­cen­so del nú­me­ro de pa­ra­dos, el des­em­pleo se si­gue en­sa­ñan­do con aque­llos que lle­van más de dos años sin tra­ba­jo. Ba­jo la eti­que­ta téc­ni­ca de pa­ra­dos de muy lar­ga du­ra­ción (a par­tir deu­na­ño de bús­que­da in­fruc­tuo­sa de em­pleo ya se con­si­de­ra de lar­ga du­ra­ción), so­bre­vi­ven ca­si dos mi­llo­nes de per­so­nas que ven có­mo la re­cu­pe­ra­ción del mer­ca­do la­bo­ral que co­men­zó en el 2014 ame­na­za con pa­sar de lar­go.

La re­cu­pe­ra­ción de la ofer­ta de em­pleo no es­tá be­ne­fi­cian­do en la mis­ma me­di­da a to­dos los que bus­can tra­ba­jo. En el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año, 700.000 per­so­nas en España ase­gu­ra­ban lle­var en el pa­ro en­tre unoy­do­sa­ños, lo que su­po­ne la mi­tad que en el mis­mo pe­rio­do del 2013, cuan­do al­can­zó el re­gis­tro má­xi­mo (an­tes de la cri­sis, ape­nas se con­ta­bi­li­za­ban unos 200.000). En cam­bio, los pa­ra­dos des­de ha­ce más de­dos años no de­ja­ron de au­men­tar has­ta el 2014( lle­ga­ron a los 2,4 mi­llo­nes, diez ve­ces más que en el 2007) y, des­de en­ton- ces, se han ido re­du­cien­do con exas­pe­ran­te len­ti­tud: to­da­vía hay 1.959.000 per­so­nas.

Y lo que re­sul­ta más preo­cu­pan­te, se­gún el aná­li­sis del eco­no­mis­ta Flo­ren­cio Fel­gue­ro­so en el re­cien­te in­for­me Adec­co so­bre ofer­ta y de­man­da de em­pleo en España, a prin­ci­pios de es­te año ca­si 1,2 mi­llo­nes de per­so­nas lle­va­ban cua­tro años o más bus­can­do em­pleo. Ade­más, en es­te co­lec­ti­vo la ta­sa de tránsito del pa­ro a un em­pleo “se ha re­du­ci­do ca­si a la mi­tad con la re­ce­sión y prác­ti­ca­men­te no ha vuel­to a cre­cer con el ini­cio de la re­cu­pe­ra­ción”, ad­vier­te Fel­gue­ro­so.

Las ci­fras son ele­va­dí­si­mas –sin pa­ra­gón en Eu­ro­pa, sal­vo en el ca­so de Gre­cia– y, con la re­duc­ción pro­gre­si­va del nú­me­ro de pa­ra­dos, ca­da vez los des­em­plea­dos de muy lar­ga du­ra­ción tie­nen un pe­so ma­yor. Mien­tras, los ex­per­tos coin­ci­den en re­cor­dar que, a me­di­da que se alar­ga la si­tua­ción de des­em­pleo, se re­du­cen sin re­me­dio las pro­ba­bi­li­da­des de en­con­trar un tra­ba­jo, pro­pi­cian­do el desáni­mo y el ries­go de pa­sar a la inac­ti­vi­dad, abo­can­do a los afec­ta­dos a ago­tar las pres­ta­cio­nes, me­nos­ca­ban­do el bie­nes­tar de mu­chas fa­mi­lias y afec­tan­do in­clu­so ala pros­pe­ri­dad de ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res. Una tram­pa de la que es muy di­fí­cil de sa­lir por me­dios pro­pios, cuan­do se arras­tra un dé­fi­cit edu­ca­ti­vo im­por­tan­te o el sec­tor en el que tra­ba­ja­ban prác­ti­ca­men­te ha des­apa­re­ci­do.

Jo­sé Ignacio Con­de-Ruiz, pro­fe­sor de la Universidad Com­plu­ten­se y sub­di­rec­tor de Fe­dea, se­ña­la que “la dua­li­dad la­bo­ral en España no só­lo se da en­tre tra­ba­ja­do­res in­de­fi­ni­dos y tem­po­ra­les, sino tam­bién en­tre los des­em­plea­dos que lle­van po­co tiem­po y cuen­tan con po­si­bi­li­da­des pa­ra en­con­trar tra­ba­jo, y los que lle­van mu­chí­si­mo tiem­po en pa­ro”. “Son los gran­des ol­vi­da­dos, por­que no se ha he­cho ab­so­lu­ta­men­te na­da pa­ra ayu­dar­les, ni orien­ta­ción, ni for­ma­ción”.

¿Por­qué ne­ce­si­tan es­pe­cial­men­te ayu­da ?“La ma­yo­ría de es­te co­lec­ti­vo tie­ne un ni­vel edu­ca­ti­vo no su­pe­rior ala edu­ca­ción obli­ga­to­ria, y mu­chos han es­ta­do li­ga­dos a la cons­truc­ción, aun­que no to­dos. Se en­fren­tan, por tan­to, a una fal­ta de com­pe­ten­cias pa­ra las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do la­bo­ral ac­tual y a la ne­ce­si­dad de una rea­de­cua­ción a otro seg­men­to de ac­ti­vi­dad la­bo­ral di­fe­ren­te al que ha­bían te­ni­do an­te­rior­men­te”, ex­pli­ca Sara de la Ri­ca, ca­te­drá­ti­ca de Eco­no­mía de la Universidad del País Vas­co, al tiem­po que ad­vier­te que el des­em­pleo de lar­ga du­ra­ción no co­rre el ries­go de cro­ni­fi­car­se sino que “ya se ha cro­ni­fi­ca­do”.

Por ello, De la Ri­ca se une a to­dos los que re­cla­man po­lí­ti­cas ac­ti­vas “bien di­se­ña­das”, que diag­nos­ti­quen a los afec­ta­dos y creen iti­ne­ra­rios es­pe­cí­fi­cos que ayu­den a vol­ver al tra­ba­jo. Pa­ra los jó­ve­nes, re­co­mien­da acer­car­los a la FP dual, mien­tras que pa­ra los ma­yo­res de 45 años se mues­tra par­ti­da­ria de for­ma­ción “muy es­pe­cí­fi­ca pa­ra un em­pleo con­cre­to” e incentivos a las em­pre­sas que los con­tra­ten. “Qui­zás sean pre­ci­sa­men­te los con­tra­tos a los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción los úni­cos que de­be­rían bo­ni­fi­car­se –apun­ta Con­de-Ruiz–. Du­ran­te años, el es­fuer­zo se ha di­ri­gi­do a pa­gar pres­ta­cio­nes y aho­ra que se re­du­ce por­que hay me­nos pa­ra­dos y los que que­dan las es­tán ago­tan­do, hay que aten­der a es­te co­lec­ti­vo. Las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo se les ago­tan, pe­ro ellos y sus fa­mi­lias si­guen ahí. Y el pro­ble­ma de no te­ner tra­ba­jo tam­bién si­gue ahí”.

En­tre el 2007 y el 2014, el pa­ro de muy de lar­ga du­ra­ción se mul­ti­pli­có por diez Los ex­per­tos pi­den que se im­plan­ten de una vez po­lí­ti­cas ac­ti­vas “bien di­se­ña­das”

DA­NI DUCH

2,6

Mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res en España son pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción

1,2

Mi­llo­nes de per­so­nas bus­can em­pleo des­de ha­ce al me­nos cua­tro años

1/3

El 34% de los pa­ra­dos lle­va más de dos año in­ten­tan­do te­ner tra­ba­jo

Ali­cia Rodríguez de Paz Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.