Pri­me­ros re­sul­ta­dos

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Llu­cià Homs 250 años de Ch­ris­tie's Ilus­tra­ción de Adán Dan­te en mo­ti­vo del 250º aniver­sa­rio de Ch­ris­tie's es­ce­ni­fi­can­do la glo­ba­li­za­ción de las su­bas­tas

Aun­que es­tas úl­ti­mas se­ma­nas he­mos ha­bla­do de gran­des ré­cords en las ven­tas de las su­bas­tas de Lon­dres, no que­rría dar la im­pre­sión equi­vo­ca­da, por­que el mer­ca­do glo­bal del ar­te es­tá su­frien­do un cier­to adel­ga­za­mien­to. Las ca­sas de su­bas­tas in­ter­na­cio­na­les han em­pe­za­do a dar los re­sul­ta­dos del pri­mer se­mes­tre. Un buen in­di­ca­dor pa­ra sa­ber cuál es la ten­den­cia del mer­ca­do aho­ra mis­mo. Y las ci­fras son cla­ras.

La ca­sa de su­bas­tas Ch­ris­tie’s, que li­de­ra el mer­ca­do glo­bal del ar­te con pre­sen­cia en 32 paí­ses, ha ven­di­do por va­lor de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 2.700 mi­llo­nes de eu­ros) en es­ta pri­me­ra mi­tad del 2016, eso quie­re de­cir un 29% me­nos con res­pec­to al mis­mo pe­rio­do del año pa­sa­do.

Y no hay nin­gu­na ra­zón que nos ha­ga pen­sar que se tra­ta de una anéc­do­ta, por­que en su his­tó­ri­ca ri­val, Sot­heby’s, las ci­fras son pa­re­ci­das: las ven­tas en su­bas­tas han si­do de 2.400 mi­llo­nes de dó­la­res, una ba­ja­da del 24%. Has­ta el 8 de agos­to, sin em­bar­go, no co­mu­ni­ca­rán las ci­fras de­fi­ni­ti­vas, don­de in­cor­po­ra­rán las ven­tas pri­va­das, que es­te año ge­ne­ran cier­ta ex­pec­ta­ti­va des­pués de ad­qui­rir Ar­te Agency Part­ners en enero. Unas ven­tas pri­va­das que son lo bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vas. Si ha­ce­mos ca­so de las ci­fras de Ch­ris­tie’s, un 15% del to­tal.

Y si bien las ven­tas vía co­mer­cio elec­tró­ni­co no lle­gan a un mo­des­to 1%, han subido un es­pec­ta­cu­lar 96%, de 15,3 a 28 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 13,8 y 25,2 mi­llo­nes de eu­ros res­pec­ti­va­men­te). Eso ha­rá cam­biar to­da­vía más es­te mun­do, don­de he­mos pa­sa­do de la tra­di­cio­nal subas­ta con los co­lec­cio­nis­tas sen­ta­dos en la sa­la, ca­tá­lo­go en mano, a unas su­bas­tas ab­so­lu­ta­men­te glo­ba­li­za­das don­de los co­lec­cio­nis­tas se co­nec­tan por te­lé­fono des­de to­das las par­tes del mun­do, lo que no per­mi­te sa­ber quién es­tá com­pran­do. No es que an­tes no hu­bie­ra in­ter­me­dia­rios, que los ha­bía, es que aho­ra uno no pue­de ni in­tuir quién hay de­trás de las com­pras más im­por­tan­tes.

Las ven­tas on li­ne no lle­gan al 1%, pe­ro han subido un es­pec­ta­cu­lar 96%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.