Ser el amo del vo­lan­te

La Vanguardia - Dinero - - RELATOS - Rá­fa­gas Pe­re Prat Ju­ra­do del Co­che del Año en Eu­ro­pa

An­te cier­tos ac­ci­den­tes de cir­cu­la­ción, re­sul­ta fre­cuen­te oír las ex­cu­sas de los pro­ta­go­nis­tas, que ca­si siem­pre re­la­tan lo su­ce­di­do mien­tras es­tán en es­ta­do de shock. Pe­ro lo más cu­rio­so es que en su in­men­sa ma­yo­ría po­drían ha­ber si­do evi­ta­das si los con­duc­to­res en cues­tión hu­bie­ran con­ta­do con los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios y las do­sis ade­cua­das de pe­ri­cia al vo­lan­te.

Pa­ra jus­ti­fi­car un ac­ci­den­te, mu­chas per­so­nas re­cu­rren a es­ta re­pe­ti­da fra­se: “el co­che se ha ido”. ¡Bas­ta ya de en­ga­ñar­se a uno mis­mo y a to­do el mun­do con tan ab­sur­da fa­la­cia! Por si al­guien no lo sa­be, ni los au­to­mó­vi­les tie­nen nin­gu­na in­ten­ción de sa­lir de una cur­va, ni a las mo­tos les gus­ta caer, y si me apu­ran, ni si­quie­ra a los pa­ti­ne­tes les en­can­ta el ries­go de pa­ti­nar.

Sal­vo un mí­ni­mo nú­me­ro de per­can­ces oca­sio­na­dos por ele­men­tos in­con­tro­la­bles co­mo una man­cha gi­gan­tes­ca de acei­te en la cal­za­da o im­pro­ba­bles y per­ni­cio­sos fa­llos me­cá­ni­cos de los vehícu­los, en ca­si to­dos los ac­ci­den­tes de trá­fi­co se re­ser­va el pa­pel de pro­ta­go­nis­ta al con­duc­tor. Por es­te mo­ti­vo es tan im­por­tan­te ha­cer to­do lo po­si­ble por me­jo­rar los co­no­ci­mien­tos de se­gu­ri­dad vial y la des­tre­za de los usua­rios.

La so­cie­dad tie­ne la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de im­plan­tar la se­gu­ri­dad vial co­mo ma­te­ria bá­si­ca en la edu­ca­ción es­co­lar obli­ga­to­ria. En tal si­tua­ción, las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes de con­duc­to­res ten­drían las co­sas más cla­ras al pa­sar por las au­to­es­cue­las con el fin de apren­der a cir­cu­lar. Sa­ber con­du­cir, en cam­bio, es otra co­sa, y se apren­de a ba­se de ex­pe­rien­cia y de apli­car con­se­jos im­par­ti­dos por ex­per­tos en la ma­te­ria.

Quien quie­ra con­ver­tir­se en un maes­tro del vo­lan­te, de­be asis­tir a cur­sos de con­duc­ción, don­de se apren­de que los vehícu­los ha­cen lo que se les or­de­na y se edu­ca a las per­so­nas a reac­cio­nar co­mo es de­bi­do an­te el pe­li­gro. Y es que apro­ve­char las vir­tu­des del sis­te­ma an­ti­blo­queo de fre­nos o ex­pe­ri­men­tar los lí­mi­tes del con­trol de es­ta­bi­li­dad es tan im­por­tan­te co­mo sa­ber el có­di­go de cir­cu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.