Apues­ta con­for­ta­ble

Un SUV pa­ra acer­car­se al pro­duc­to de pro­xi­mi­dad

La Vanguardia - Dinero - - EL COCHE DE - So­nia Mo­reno

Ha­cer fe­liz al co­men­sal con sus crea­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas es la prin­ci­pal mo­ti­va­ción del co­no­ci­do chef Ser­gio To­rres, quien jun­to con su her­mano ge­me­lo, Javier, lle­va el res­tau­ran­te bar­ce­lo­nés Dos Cie­los, ga­lar­do­na­do con una es­tre­lla Mi­che­lin. Ade­más de es­te es­ta­ble­ci­mien­to, tam­bién han re­gen­ta­do dos res­tau­ran­tes en su que­ri­do Bra­sil, han es­cri­to li­bros cu­li­na­rios y ac­tual­men­te pro­ta­go­ni­zan su pro­pio pro­gra­ma te­le­vi­si­vo To­rres en la co­ci­na. ¿Su pró­xi­mo ob­je­ti­vo? Cre­cer en la Ciu­dad Con­dal con la aper­tu­ra de un nue­vo lo­cal más gran­de, cén­tri­co y al­ter­na­ti­vo.

For­ma­dos en los me­jo­res res­tau­ran­tes na­cio­na­les y eu­ro­peos, los her­ma­nos To­rres abo­gan por una co­ci­na sa­na y van­guar­dis­ta, ba­sa­da en pro­duc­tos de pro­xi­mi­dad y de gran ca­li­dad. Sal­vo los años en los que se se­pa­ra­ron pa­ra ad­qui­rir ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­tos al la­do de los más repu­tados chefs in­ter­na­cio­na­les, Ser­gio y Javier lo han he­cho ca­si to­do jun­tos: “In­clu­so nos sa­ca­mos el car­net de con­du­cir a la vez y am­bos apro­ba­mos a la pri­me­ra”.

Aun­que le gus­ta po­ner­se al vo­lan­te, Ser­gio tam­bién es aman­te de las dos rue­das. A lo lar­go de su vi­da ha te­ni­do va­rias mo­tos de gran ci­lin­dra­da con las que ha via­ja­do a des­ti­nos muy dis­pa­res. Hoy se con­for­ma con la prac­ti­ci­dad de un es­cú­ter pa­ra mo­ver­se por Bar­ce­lo­na. Cuan­do se des­pla- za jun­to a su mu­jer, Ma­ria­na, y sus dos hi­jos, Gre­ta y Gael, saca del ga­ra­je el Land Ro­ver Discovery que ad­qui­rió re­cien­te­men­te.

“Es un vehícu­lo muy con­for­ta­ble en ca­rre­te­ra y con unas ex­ce­len­tes pres­ta­cio­nes off road”, ex­pli­ca el me­diá­ti­co co­ci­ne­ro, que siem­pre lle­va a bor­do un cu­chi­llo y un abre­bo­te­llas: “Nun­ca sé cuán­do los voy a ne­ce­si­tar; el cu- chi­llo es co­mo una ex­ten­sión de mi bra­zo y lo uti­li­zo in­clu­so pa­ra cor­tar se­tas cuan­do voy a la mon­ta­ña”. ¡Y va­ya si po­drá ir al mon­te cuan­do sea tem­po­ra­da con su fla­man­te to­do­te­rreno! Más aún tras com­pro­bar to­do lo que pue­de dar de sí es­te mo­de­lo du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el Land Ro­ver Discovery Cha­llen­ge, un even­to so­li­da­rio que es­te año ga­nó su equi­po re­pre­sen­tan­do a la Fun­da­ció Cí­vi­ca Ore­ne­ta del Va­llès.

A pe­sar de que, co­mo él mis­mo di­ce, “la co­ci­na es una for­ma de vi­da que no tie­ne ho­ra­rio ni ca­len­da­rio”, To­rres in­ten­ta en­con­trar tiem­po du­ran­te la jor­na­da pa­ra dis­fru­tar de su fa­mi­lia. Siem­pre que pue­den rea­li­zan pe­que­ñas es­ca­pa­das en co­che y una de las úl­ti­mas fue al pe­que­ño pue­blo za­ra­go­zano Cin­co Oli­vas, don­de su pro­ge­ni­tor tie­ne una ca­si­ta. Nor­mal­men­te con­du­ce Ser­gio y lo ha­ce a un rit­mo li­ge­ro pe­ro pru­den­te. De he­cho, en ca­rre­te­ra es pre­ca­vi­do y con­ser­va to­dos los pun­tos del car­net.

Cuan­do echa la mi­ra­da atrás, re­me­mo­ra con muy buen sa­bor de bo­ca un via­je que hi­zo en au­to­ca­ra­va­na por el nor­te de España con Ma­ria­na an­tes ser pa­dres. Era una ru­ta gas­tro­nó­mi­ca en la que co­mie­ron y be­bie­ron to­do lo que qui­sie­ron sin preo­cu­pa­ción por po­ner­se al vo­lan­te tras el ága­pe, ya que po­dían des­can­sar en la au­to­ca­ra­va­na apar­ca­da en el mis­mo res­tau­ran­te. “Fue un via­je es­pec­ta­cu­lar; na­da que ver con el que hi­ci­mos con Gre­ta, que lo re­cuer­do co­mo una ex­pe­rien­cia ho­rri­ble”. En aque­lla oca­sión iban a Ita­lia y tu­vie­ron que dar me­dia vuel­ta por­que la pe­que­ña en­fer­mó. Ya en­con­tra­rán la oca­sión pa­ra re­pe­tir­lo sin con­tra­tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.