sin Go­bierno so­lo dura un tiem­po, en opi­nión del pro­fe­sor Mau­dos

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Joa­quín Mau­dos Ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia-Ivie-CUNEF

Lar­go pla­zo No hay in­di­cios que an­ti­ci­pen que a cor­to pla­zo el vien­to va­ya a de­jar de so­plar a fa­vor... pe­ro hay que po­ner la vis­ta mu­cho más allá

Ape­sar de ocho me­ses sin Go­bierno, el PIB si­gue cre­cien­do con fuer­za: un 0,8% en ta­sa in­ter­tri­mes­tral en el se­gun­do tri­mes­tre de 2016, más del do­ble que la eu­ro­zo­na (0,3%). Lle­va­mos así cua­tro tri­mes­tres man­te­nien­do una ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro del 0,8%, y en lo que lle­va­mos de 2016 el cre­ci­mien­to pro­me­dio anual (3,3%) es in­clu­so una dé­ci­ma su­pe­rior al de 2015.

De es­tos da­tos no se pue­de ni se de­be con­cluir que es irre­le­van­te te­ner Go­bierno para que la eco­no­mía si­ga cre­cien­do. Hay que te­ner en cuen­ta que el vien­to si­gue so­plan­do a fa­vor del cre­ci­mien­to, im­pul­sa­do por un pre­cio del pe­tró­leo re­du­ci­do, un eu­ro que in­cen­ti­va las ex­por­ta­cio­nes y un cos­te de la fi­nan­cia­ción por los sue­los gra­cias al BCE. Con la in­cor­po­ra­ción de la deu­da de las em­pre­sas en­tre las com­pras del BCE, tam­bién la deu­da cor­po­ra­ti­va co­ti­za a ti­pos ne­ga­ti­vos, lo que fa­vo­re­ce la fi­nan­cia­ción de nue­vos pro­yec­tos de in­ver­sión.

La otra ca­ra no tan op­ti­mis­ta de los da­tos más re­cien­tes dis­po­ni­bles es que la pro­duc­ti­vi­dad pre­sen­ta una evo­lu­ción muy dis­cre­ta, sien­do uno de los de­ter­mi­nan­tes más im­por­tan­tes del cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo. Yes en es­te te­rreno del lar­go pla­zo en el que es ne­ce­sa­ria la for­ma­ción lo an­tes po­si­ble de un Go­bierno que ha­ga fren­te a los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les que tie­ne nues­tra eco­no­mía, y que son los que es­tán de­trás del re­du­ci­do cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad: es­ca­so es­fuer­zo in­ver­sor en I+D(co­mo por­cen­ta­je del PIB ha caí­do del 1,35% al 1,23% de 2010 a 2014, am­plián­do­se la bre­cha con los paí­ses de la eu­ro­zo­na has­ta si­tuar­se ca­si un pun­to por de­ba­jo), re­du­ci­do ni­vel de ca­pi­tal hu­mano (que de­pen­de a su vez del gas­to en edu­ca­ción, que ha su­fri­do las con­se­cuen­cias de la aus­te­ri­dad)... Ala lis­ta hay que aña­dir la ne­ce­sa­ria re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes y la fis­cal, si que­re­mos cum­plir de una vez por to­das con el com­pro­mi­so de dé­fi­cit pú­bli­co (que pa­re­ce mi­sión im­po­si­ble sin un au­men­to del pe­so de los in­gre­sos en el PIB) y re­du­cir así el en­deu­da­mien­to pú­bli­co que ya su­pera la ba­rre­ra del 100% del PIB.

De mo­men­to no hay in­di­cios que an­ti­ci­pen que a cor­to pla­zo el vien­to va­ya a de­jar de so­plar a fa­vor, so­bre to­do te­nien­do co­mo guar­daes­pal­das al BCE. Es más, in­clu­so han apa­re­ci­do nue­vas ra­chas co­mo el gra­ve pro­ble­ma de te­rro­ris­mo que gol­pea a otros paí­ses y que ha des­via­do es­te ve­rano tu­ris­mo ha­cia Es­pa­ña. Pe­ro hay que po­ner la vis­ta mu­cho más allá del cor­to pla­zo, para au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad y así el bie­nes­tar fu­tu­ro, adop­tan­do me­di­das en­ca­mi­na­das a in­cre­men­tar el PIB po­ten­cial. Es ahí don­de la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca jue­ga un pa­pel im­por­tan­te, y don­de ha­ce fal­ta lo an­tes po­si­ble un Go­bierno ca­paz de al­can­zar con­sen­sos que per­mi­tan adop­tar re­for­mas en­ca­mi­na­das a in­cre­men­tar el PIB po­ten­cial y con ello re­du­cir la tan ele­va­da la ta­sa de pa­ro de lar­go pla­zo. Sin Go­bierno ni re­for­mas, cru­ce­mos los de­dos para que no ce­sen las ra­chas de vien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.