¿Tie­ne fu­tu­ro la ban­ca?

La Vanguardia - Dinero - - LA OPINIÓN - Jo­sé Gar­cía Mon­tal­vo Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la UPF

Ha­ce tan só­lo unos años los graduados de las me­jo­res uni­ver­si­da­des de Es­ta­dos Uni­dos (Stan­ford, Har­vard, Ya­le o Chica­go) eran atraí­dos en ma­sa por Wall Street. Es­ti­ma­cio­nes re­cien­tes in­di­can que la pro­por­ción de es­tos graduados que quie­ren de­di­car­se a la ban­ca ha caí­do un 30 por cien­to. El ta­len­to pa­re­ce cam­biar de rum­bo an­te la pers­pec­ti­va de sa­la­rios y bonus de­cre­cien­tes, ma­la repu­tación pro­fe­sio­nal y la com­pe­ten­cia de las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas. El mis­mo fe­nó­meno se ob­ser­va en los eje­cu­ti­vos de la ban­ca que se es­tán mo­vien­do ha­cia Si­li­con Va­lley.

Es­tos son ejem­plos de la pér­di­da de ca­pa­ci­dad de atrac­ción del sec­tor li­ga­da al shock repu­tacio­nal cau­sa­do por la cri­sis fi­nan­cie­ra y la in­cier­ta pers­pec­ti­va del ne­go­cio ban­ca­rio. El sec­tor pa­re­ce que tam­po­co re­sul­ta atrac­ti­vo pa­ra los in­ver­so­res, que han si­tua­do el va­lor de mer­ca­do de los ban­cos cla­ra­men­te por de­ba­jo de su va­lor en li­bros. To­dos pa­re­cen huir de la ban­ca que, ade­más, tie­ne pre­vi­sio­nes de des­pi­dos ma­si­vos.

¿Es es­te el fi­nal del sec­tor ban­ca­rio tal y co­mo lo he­mos co­no­ci­do? Pa­ra con­tes­tar a es­ta pre­gun­ta es con­ve­nien­te dis­tin­guir en­tre el cor­to y el lar­go pla­zo.

En el cor­to pla­zo, el sec­tor tie­ne un se­rio pro­ble­ma de ren­ta­bi­li­dad. Así lo se­ña­lan or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, el Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les o el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. La po­si­ción de es­ta úl­ti­ma en­ti­dad es pa­ra­dó­ji­ca, pues son pre­ci­sa­men­te los ba­jos ti­pos de in­te­rés que man­tie­ne en Eu­ro­pa los que es­tán hun­dien­do el mar- gen de in­te­rés de la ban­ca. Car­gar un ti­po de in­te­rés a los de­pó­si­tos de gran­des em­pre­sas y clien­tes de ban­ca de in­ver­sión, o ha­cer gi­gan­tes­cas ca­jas fuer­tes pa­ra evi­tar de­po­si­tar en el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo pa­gan­do el 0,4% pue­de ali­viar tem­po­ral­men­te el mar­gen fi­nan­cie­ro, pe­ro no se­rá la so­lu­ción.

El or­ga­nis­mo ban­ca­rio eu­ro­peo se jus­ti­fi­ca ar­gu­men­tan­do que los ba­jos ti­pos de in­te­rés per­mi­ten que la eco­no­mía me­jo­re, re­du­cien­do la mo­ro­si­dad y, por tan­to, ge­ne­ran­do me­jo­ras de los re­sul­ta­dos ban­ca­rios a par­tir de la re­cu­pe­ra­ción de pro­vi­sio­nes, y el au­men­to de la de­man­da de cré­di­to. Sin em­bar­go, ni es­tá cla­ro que los ba­jos ti­pos de in­te­rés ten­gan el efec­to desea­do so­bre la eco­no­mía ni pue­de es­pe­rar­se que la de­man­da de cré­di­to me­jo­re sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en un con­tex­to de ex­ce­so de en­deu­da­mien­to. Ade­más, la su­pues­ta me­jo­ra por re­duc­ción de la mo­ro­si­dad se ve­rá mer­ma­da por la nue­va re­gu­la­ción (el anejo IX en el ca­so de Es­pa­ña y la en­tra­da en vi­gor del In­ter­na­tio­nal Fi­nan­cial Re­por­ting Stan­dard 9). Ga­nan­cias li­mi­ta­das Las ba­ja­das de ti­pos de in­te­rés han me­jo­ra­do las ga­nan­cias acu­mu­la­das en la car­te­ra de deu­da pú­bli­ca pe­ro es­tas tie­nen un lí­mi­te, y siem­pre con la es­pa­da de Da­mo­cles de re­ci­bir una pe­na­li­za­ción del re­gu­la­dor eu­ro­peo en cual­quier mo­men­to.

Por su par­te, las com­pras de deu­da cor­po­ra­ti­va es­tán te­nien­do un efec­to ne­ga­ti­vo en la de­man­da de cré­di­to: las gran­des em­pre­sas es­tán acu­dien­do a emi­sio­nes de bo­nos y de­jan­do la fi­nan­cia­ción ban­ca­ria, lo que mues­tra una caí­da en el cré­di­to a las gran­des em­pre­sas. La con­si­guien­te com­pe­ten­cia por las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas es­tá ha­cien­do que los di­fe­ren­cia­les se hun­dan y, por tan­to, per­ju­di­can­do adi­cio­nal­men­te al mar­gen.

En el lar­go pla­zo, la prin­ci­pal ame­na­za es la com­pe­ten­cia de las fin­tech, em­pre­sas que uti­li­zan las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra ab­sor­ber una par­te cre­cien­te de la ca­de­na de va­lor de los ban­cos. Sin em­bar­go, es­ta ame­na­za no es de­fi­ni­ti­va.

En me­dios de pa­go, ya hay gru­pos de ban­cos tra­ba­jan­do en la uti­li­za­ción de al­go­rit­mos ti­po Block­chain pa­ra re­du­cir sus cos­tes de transac­cio­nes (no se ne­ce­si­tan in­ter­me­dia­rios pues es un sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do) y en me­jo­rar la tra­za­bi­li­dad de las ope­ra­cio­nes. En cré­di­tos, las nue­vas P2P ( peer-to

peer) tie­nen pro­ce­di­mien­tos in­tere­san­tes de re­co­pi­la­ción de in­for­ma­ción pa­ra pre­de­cir im­pa­gos ba­sa­dos en re­des so­cia­les o el uso co­rrec­to de ma­yús­cu­las y mi­nús­cu­las en una so­li­ci­tud de cré­di­to. Pe­ro es­tos in­di­ca­do­res di­fí­cil­men­te pue­den com­pe­tir con la ca­li­dad de la in­for­ma­ción que tie­nen los ban­cos so­bre sus clien­tes.

Ade­más, co­mo re­cuer­dan los pro­ble­mas del P2P Len­ding Club, la fi­nan­cia­ción ma­yo­ris­ta de es­tas em­pre­sas tam­bién es­tá ex­pues­ta al pá­ni­co y la hui­da de in­ver­so­res les pue­de de­jar sin fi­nan­cia­ción. La des­apa­ri­ción de la fi­nan­cia­ción ma­yo­ris­ta fue uno de los cau­ces de con­ta­gio de la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008 y, por es­to, la nue­va re­gu­la­ción pre­vé una ra­tio de fi­nan­cia­ción es­ta­ble. Y aquí apa­re­ce una po­ten­cial ame­na­za de las fin­tech: que al fi­nal tam­bién se vean su­je­tas a una es­tric­ta re­gu­la­ción. En ase­so­ría fi­nan­cie­ra los ro­bo-ad­vi­sors, que usan al­go­rit­mos e in­for­ma­ción de In­ter­net pa­ra ofre­cer ase­so­ra­mien­to so­bre in­ver­sio­nes a sus clien­tes, son com­ple­men­ta­rios y no sus­ti­tu­ti­vos del ca­ra-a-ca­ra que de­man­dan los in­ver­so­res so­fis­ti­ca­dos de los ban­cos.

Por tan­to, en el cor­to pla­zo la es­tra­te­gia de re­duc­ción de cos­tes y au­men­to de in­gre­sos vía co­mi­sio­nes pue­de com­pen­sar en par­te la caí­da del mar­gen de in­tere­ses. En el lar­go pla­zo, la in­dus­tria ban­ca­ria ten­drá que pro­por­cio­nar ser­vi­cios muy in­di­vi­dua­li­za­dos, in­clu­so a clien­tes con po­co pa­tri­mo­nio, con la ayu­da de las nue­vas tec­no­lo­gías. Igual que la me­di­ci­na, la ban­ca del fu­tu­ro se­rá per­so­na­li­za­da o no se­rá.

En el lar­go pla­zo La ban­ca de­be­rá ofre­cer ser­vi­cios in­di­vi­dua­li­za­dos, in­clu­so a clien­tes

con po­co pa­tri­mo­nio, con la ayu­da de las

nue­vas tec­no­lo­gías

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.