La City pre­pa­ra otro ‘big bang’

El mer­ca­do fi­nan­cie­ro de Lon­dres va a su­frir una gran trans­for­ma­ción co­mo con­se­cuen­cia del ‘Bre­xit’, las nue­vas tec­no­lo­gías y la in­fluen­cia de los po­lí­ti­cos y ges­to­res de ca­pi­tal

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Lon­dres Ra­fael Ra­mos

El ‘big bang I’, en 1983, abrió Lon­dres al mun­do y su­pu­so el fin de la ban­ca tra­di­cio­nal Pa­se lo que pa­se, ten­drá siem­pre la ven­ta­ja de ha­blar in­glés y ofre­cer ser­vi­cios de pri­me­ra

Es un po­co obs­ceno com­pa­rar el di­ne­ro con el ar­te, pe­ro pen­sán­do­lo bien ni los Uf­fi­zi ni los Bor­gia, ni tam­po­co Mi­guel Án­gel o Ra­fael, le hi­cie­ron nun­ca as­cos a un pu­ña­do de mo­ne­das de oro. Lo cier­to es que la City de Lon­dres, gran ca­pi­tal mun­dial de las fi­nan­zas jun­to con Wall Street, ex­pe­ri­men­ta pe­rió­di­ca­men­te una es­pe­cie de Re­na­ci­mien­to sui ge­ne­ris apli­ca­do al mo­vi­mien­to de ca­pi­ta­les, la ges­tión de fon­dos, el ma­ne­jo de in­ver­sio­nes y los me­ca­nis­mos de la es­pe­cu­la­ción. Yaho­ra es­tá en una de esas fa­ses.

La cri­sis exis­ten­cial ya es­ta­ba ahí des­de el co­lap­so fi­nan­cie­ro del 2008, tras la con­clu­sión ge­ne­ra­li­za­da de que los con­tri­bu­yen­tes tu­vie­ron que res­ca­tar con sus aho­rros a los ban­cos, y pa­gar in­jus­ta­men­te por la im­pru­den­cia, la ir res­pon­sa­bi­li­dad, la ava­ri­cia y los ex­ce­sos de los es­pe­cu­la­do­res. Al pro­te­ger al gran ca­pi­tal ysa­car­le las cas­ta­ñas del fue- go, los go­bier­nos han que­da­do ex­pues­tos a la ira de los vo­tan­tes, y su­fri­do las con­se­cuen­cias de fe­nó­me­nos co­mo el Bre­xit, Do­nald Trump, Po­de­mos o los na­cio­na­lis­mos en au­ge en Fran­cia, Ho­lan­da, Aus­tria y bue­na par­te de Eu­ro­pa.

Pa­ra la City de Lon­dres se ha tra­ta­do en los úl­ti­mos ocho años de ca­pear el tem­po­ral, re­sis­tir lo me­jor po­si­ble los inevi­ta­bles im­pul­sos re­gu­la­do­res, to­rear las res­tric­cio­nes de la UE y re­zar pa­ra que vir­gen­ci­ta vir­gen­ci­ta, que to­do si­ga igual. Pe­ro, tras el te­rre­mo­to del Bre­xit, es im­po­si­ble que to­do va­ya a se­guir igual, y Lon­dres co­mo ca­pi­tal fi­nan­cie­ra va a apro­ve­char las cir­cuns­tan­cias pa­ra uno de esos Re­na­ci­mien­tos, pa­ra rein­ven­tar­se de nue­vo. Trein­ta años des­pués de las re­for­mas des­re­gu­la­do­ras de Mar­ga­re­tThatc her que le per­mi­tie­ron com­pe­tir con éxi­to con Wall Street y ser el lu­gar más atrac­ti­vo del mun­do pa­ra co­lo­car di­ne­ro, crear­lo, es­con­der­lo o la­var­lo, aho­ra ya se ha­bla de un se­gun­do big bang. Que, se­gún co­mo va­yan­las co­sas, pue­de crear to­doun nue­vo mun­do de opor­tu­ni­da­des pa­ra los es­pe­cu­la­do­res, o ser un­big

bang a la in­ver­sa y de­vol­ver a los ban­cos, ase­gu­ra­do­ras, fon­dos de ges­tio­nes y to­do el en­tra­ma­do de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras a la edad de las ti­nie­blas.

El Bre­xit es el de­to­nan­te, y la City ha­brá de adap­tar­se a las nue­vas re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas y co­mer­cia­les que el Reino Uni­do desa­rro­lle con la Unión Eu­ro­pea y el res­to del mun­do. To­do de­pen­de­rá de qué for­ma adop­ta el es­ce­na­rio fi­nal, si la rup­tu­ra es to­tal o par­cial, más o me­nos amis­to­sa, has­ta qué pun­to Lon­dres con­ser­va (si es que lo con­si­gue) el ac­ce­so a los as­pec­tos que más le in­tere­san del mer­ca­do úni­co, si hay al fi­nal del pro­ce­so ne­go­cia­dor un se­gun­do re­fe­rén­dum con po­ten­cial mar­cha atrás, si los ban­cos man­tie­nen el pa­sa­por­te pa­ra ven­der ser­vi­cios y pro­duc­tos fi­nan­cie­ros a lo lar­go y an­cho de la UE, que es lo que más les im­por­ta y la cla­ve pa­ra se­guir sien­do atrac­ti­vos a una clien­te­la in­ter­na­cio­nal (el do­cu­men­to del go­bierno ja­po­nés ex- po­nien­do las con­di­cio­nes pa­ra que sus em­pre­sas no aban­do­nen las in­ver­sio­nes en el Reino Uni­do ha si­do el gol­pe más du­ro re­ci­bi­do has­ta la fe­cha por el go­bierno de The­re­sa May y una in­yec­ción de rea­lis­mo).

Pe­ro, pues­tos ya a em­pren­der otro Re­na­ci­mien­to, el Bre­xit noes el úni­co fac­tor que va a cam­biar­los ro­pa­jes de la City. Tam­bién la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, el im­pac­to cre­cien­te de la ro­bó­ti­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial so­bre el mo­vi­mien­to de ca­pi­ta­les yl ama­ne­rad e ha­cer ne­go­cios, la in­fluen­ci acre­cien­te de­los po­lí­ti­cos y re­gu­la­do­res, el im­pe­rio de los fon­dos de ges­tión de ca­pi­tal a ex­pen­sas de los ban­cos de in­ver­sión, el au­ge de las bou­ti­que com­pa

nies en las que un so­lo in­di­vi­duo ma­ne­ja la car­te­ra de un gru­po de clien­tes, la des­apa­ri­ción de las re­la­cio­nes de leal­tad en­tre em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res, que van sal­tan­do de una en otra y las uti­li­zan co­mo pla­ta­for­mas de cre­ci­mien­to per­so­nal.

En la City, co­mo en to­das par­tes, hay op­ti­mis­tas y pe­si­mis­tas. Los pri­me­ros ven el mo­men­to co­mo

una opor­tu­ni­dad de rom­per las ca­de­nas re­gu­la­do­ras de Bru­se­las, dea­ca­bar co­nel las­tre de­las nor­ma­ti­vas eu­ro­peas y con­ver­tir­se en el ma­yor cen­tro offs­ho­re del mun­do, en un Sin­ga­pur eu­ro­peo. Cier­to que se per­de­rían clien­tes tra­di­cio­na­les, pe­ro un Lon­dres li­be­ra­do de re­glas y con­tro­les re­sul­ta­ría un re­fu­gio irre­sis­ti­ble­men­te atrac­ti­vo pa­ra el ca­pi­tal de los paí­ses emer­gen­tes, y pa­ra to­do aquel que noes alér­gi­co al ries­go y a mo­ver­se por esa fron­te­ra con fre­cuen­cia po­co de­fi­ni­da en­tre la le­ga­li­dad y la ile­ga­li­dad. Los se­gun­dos, que en es­te mo­men­to son ma­yo­ría, con­tem­plan con pa­vor el re­gre­so a los tiem­pos del Wild West fi­nan­cie­ro en que la no­ción de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da no exis­tía o era ig­no­ra­da, la Au­to­ri­dad de Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros no exis­tía, y las gran­des com­pa­ñías y fon­dos de in­ver­sio­nes se coor­di­na­ban en­tre ellas pa­ra com­prar y ven­der en blo­que, su­bir o ba­jar ar­ti­fi­cial­men­te el pre­cio de las ac­cio­nes, pa­ra fa­vo­re­cer sus pro­pios in­tere­ses y de pa­so ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma y evi­tar un crac co­mo el de Leh­man Brot­hers.

Pa­ra es­ta ma­yo­ría de pe­si­mis­tas, la sa­li­da del mer­ca­do úni­co y la pér­di­da del pa­sa­por­te fi­nan­cie­ro no va a aca­bar con la City, pe­ro sí va a ha­cer que ri­va­les co­mo Frank­furt y Pa­rís le ro­ben ne­go­cios y crez­can a sus ex­pen­sas. No se­rá el fin del mun­do, por­que Lon­dres man­ten­drá la ven­ta­ja de ope­rar en in­glés, y de te­ner unos ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les con 360.000 tra­ba­ja­do­res y unas in­fra­es­truc­tu­ras queen­to­do­ca­so­se van a mo­der­ni­zar aún más, y cons­ti­tu­yen el tras­fon­do per­fec­to pa­ra rea­li­zar ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras (el 35% de to­das las de Eu­ro­pa y el 60% de la com­pra­ven­ta de se­gu­ros en el mun­do ), y de ahí que sea el mer­ca­do don­de­se lle­van a ca­bo la ma­yo­ría de fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes, res­pon­sa­ble de que el Reino Uni­do ten­ga un su­pe­rá­vit co­mer­cial de cien mil mi­llo­nes de eu­ros.

El big bang 1.0 se tra­du­jo en la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la City, has­ta con­ver­tir­se en ri­val de Nue­va York, la su­pre­sión de­las ba­rre­ras quehas­ta en­ton­ces se­pa­ra­ban la ban­ca, el ase­so­ra­mien­to a los in­ver­so­res, y la com­pra de ac­cio­nes y pro­duc­tos fi­nan­cie­ros ca­da vez más­com­ple­josy arries­ga­dos, e hi­zo que sus gran­des ins­ti­tu­cio­nes fue­ran ab­sor­bi­das por los gi­gan­tes deWall Street. Los vie­jos ban­cos mer­can­ti­les se trans­for­ma ron en una es­pe­cie de su­per­mer­ca­dos de to­do lo re­la­cio­na­do con el ca­pi­tal y el di­ne­ro. En los úl­ti­mos años su repu­tación ha su­fri­do, y su cul­tu­ra ha cam­bia­do, Las pri­mas son más ba­jas, los em­plea­dos ya no es­tán dis­pues­tos a tra­ba­jar vein­te ho­ras al día, ylas lar­gas co­mi­das­con va­rias bo­te­llas de Châ­teau Mar­gaux han­pa­sa­do a la le­yen­da. La­co­sa es­tá ma­du­ra­pa­ra un­big bang 2.0. la cues­tión es en qué con­sis­ti­rá ese nue­vo Rea­na­ci­mien­to.

Los op­ti­mis­tas sue­ñan con el fin de las tra­bas re­gu­la­do­ras, los pe­si­mis­tas te­men un inexo­ra­ble de­cli­ve

SI­MON DAWSON / BLOOM­BERG

Tu­ris­tas y em­plea­dos de la City com­par­ten des­can­so fren­te al em­ble­má­ti­co edi­fi­cio bau­ti­za­do co­mo ‘wal­kie tal­kie’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.