Frank­furt, Du­blín y Pa­rís, a es­ce­na

La pers­pec­ti­va del ‘Bre­xit’ lle­va a bus­car al­ter­na­ti­vas a Lon­dres. Du­blín, Frank­furt y Pa­rís to­man po­si­cio­nes

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - La­lo Agus­ti­na

La po­si­ble pér­di­da de pe­so de Lon­dres en el pa­no­ra­ma fi­nan­cie­ro mun­dial y eu­ro­peo cuan­do la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea (UE) sea una reali­dad ha ex­ci­ta­do a po­lí­ti­cos, re­gu­la­do­res, fi­nan­cie­ros y de­más agen­tes eco­nó­mi­cos de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca y de otras mu­chas ciu­da­des. Si la City pier­de su pri­vi­le­gia­do es­ta­tus de cen­tro fi­nan­cie­ro mun­dial, aun­que sea só­lo en par­te, es ló­gi­co que otros as­pi­ren a dis­fru­tar de un buen pe­da­zo del pas­tel que de­ja­rán de de­gus­tar los in­gle­ses.

El bo­ca­do no es en ab­so­lu­to des­pre­cia­ble. Se cal­cu­la que el sec­tor fi­nan­cie­ro ocu­pa de for­ma di­rec­ta a cer­ca de 2,2 mi­llo­nes de per­so­nas en el Reino Uni­do, de las que una ter­ce­ra par­te –al­re­de­dor de 700.000– tra­ba­ja en Lon­dres. La apor­ta­ción al Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) del país, te­nien­do en cuen­ta el ne­go­cio in­du­ci­do en to­do ti­po de ser­vi­cios co­mo los ho­te­les, la res­tau­ra­ción, los trans- por­tes y mu­chos más, ron­da los 190.000 mi­llo­nes de li­bras anua­les, unos 225.000 mi­llo­nes de eu­ros, un 12% del con­jun­to de la eco­no­mía na­cio­nal. Tam­bién es muy im­por­tan­te el pe­so en los in­gre­sos fis­ca­les. Los 77.000 mi­llo­nes de re­cau­da­ción que se atri­bu­yen a la fi­nan­zas bri­tá­ni­cas ron­dan el 11% de los in­gre­sos del Te­so­ro.

Es nor­mal, por lo tan­to, que los te­mo­res de unos lle­ven a otros a fro­tar­se las ma­nos. Pe­ro, ape­nas tres me­ses des­pués del re­fe­rén­dum, lo úni­co que es­tá cla­ro es que na­da lo es­tá. Se des­co­no­ce el re­sul­ta­do de la ne­go­cia­ción bi­la­te­ral en­tre el Reino Uni­do y la UE y có­mo se­rá la re­la­ción en­tre am­bos en el fu­tu­ro. Tam­bién qué im­pli­ca­cio­nes ten­drá en el sec­tor fi­nan­cie­ro tan­to por im­pe­ra­ti­vo le­gal co­mo por cues­tio­nes prác­ti­cas.

“El Bre­xit ha si­do el ca­ta­li­za­dor de una ten­den­cia de fon­do pa­ra sa­lir de Lon­dres que ya se ve­nía ob­ser­van­do des­de ha­cía años”, apun­ta un ges­tor es­pa­ñol de un hed­ge fund que tie­ne la se­de en Lon­dres. “Bue­na par­te del back of­fi­ce, la par­te de los equi­pos hu- ma­nos que dan apo­yo al ne­go­cio ya se ha­bían des­lo­ca­li­za­do co­mo ocu­rrió en Nue­va York en los 80”, aña­de.

Es­ta reali­dad na­die la nie­ga. Lon­dres es­tá ca­ra y la tec­no­lo­gía per­mi­te tra­ba­jar a dis­tan­cia en mu­chos as­pec­tos. Aho­ra, con el Bre­xit, el pro­ce­so irá a más a pe­sar –o im­pul­sa­do por– la in­cer­ti­dum­bre so­bre la City. “Mu­chos hed­ge funds es­tán bus­can­do al­ter­na­ti­vas don­de es­ta­ble­cer­se y se mi­ra to­do, des­de Sui­za a Pa­rís, Frank­furt, Var­so­via o Ma­drid”, di­cen des­de otra ges­to­ra.

Aun así, es pron­to pa­ra sa­ber el al­can­ce de lo que pue­de ocu­rrir. “Yo creo que no va a ha­ber un gran tras­va­se, pe­ro las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras que sean en eu­ros, en fun­ción de cuál sea el acuer­do fi­nal, sí que se van a te­ner que tras­la­dar fue­ra”, avi­san des­de un ban­co es­pa­ñol en la ca­pi­tal in­gle­sa. En cam­bio, el po­ten­te sec­tor le­gal no pre­vé cam­bios por­que ca­da vez se tra­ba­ja más por vi­deo­con­fe­ren­cia o se co­ge un avión cuan­do es pre­ci­so.

En la par­te del ne­go­cio que se vea afec­ta­da, las fa­vo­ri­tas son, por dis­tin­tos mo­ti­vos, Frank­furt, Du­blín y Pa­rís. La ciu­dad ale­ma­na, se­de del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y bien co­nec­ta­da con el co­ra­zón del Con­ti­nen­te, jue­ga la ba­za de la pro­xi­mi­dad al po­der. Du­blín tie­ne la des­ven­ta­ja de que en Lon­dres se la tie­ne por una ciu­dad de se­gun­da o ter­ce­ra ca­te­go­ría, pe­ro, en cam­bio, ha­bla el mis­moi­dio­ma y cuen­ta con una fis­ca­li­dad muy fa­vo­ra­ble.

Es­te as­pec­to, en el que tam­bién des­ta­ca Pa­rís –que tie­ne en con­tra los al­tos pre­cios de al­qui­ler de ofi­ci­nas y de otros ser­vi­cios– es uno de los que más per­ju­di­ca la op­ción de Ma­drid. “To­do el mun­do tie­ne en el re­cuer­do lo que pa­só con la ley Beck­ham, que su­pues­ta­men­te be­ne­fi­cia­ba la cap­ta­ción de ta­len­to con un IRPF muy fa­vo­ra­ble pa­ra las ren­tas al­tas de ex­tran­je­ros que fue­ran a tra­ba­jar a Es­pa­ña; la nor­ma fue abo­li­da en cuan­to Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro for­mó su pri­mer go­bierno”.

La City tra­ta de de­fen­der lo su­yo, pe­ro el tiem­po jue­ga en su con­tra. “Inevi­ta­ble­men­te va a pro­du­cir­se un éxo­do. Lon­dres no va a de­jar de ser una pla­za fi­nan­cie­ra de pri­mer ni­vel, aun­que es ob­vio que en es­ta ba­ta­lla va a per­der in­fluen­cia en el mun­do en ge­ne­ral y en Eu­ro­pa en par­ti­cu­lar”, sen­ten­cia un consultor de una de las Big Four.

Par­te del ‘back of­fi­ce’ ya se ha­bía des­lo­ca­li­za­do a pla­zas más ba­ra­tas. El pro­ce­so se ace­le­ra­rá “Ha­brá un trans­va­se de ope­ra­cio­nes, en es­pe­cial aque­llas que son no­mi­na­das en eu­ros”

THO­MAS LOHNES / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.