Vo­da­fo­ne en su re­mon­ta­da

Los tres gran­des ope­ra­do­res de te­le­cos en Es­pa­ña am­plia­rán sus des­plie­gues de fi­bra óp­ti­ca an­tes del 2020

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

Las ci­fras de in­ver­sión del sec­tor son enor­mes y han co­lo­ca­do la fi­bra en el cen­tro de la es­tra­te­gia co­mer­cial

Es­pa­ña es lí­der eu­ro­peo en des­plie­gue de fi­bra óp­ti­ca, en tér­mi­nos ab­so­lu­tos y re­la­ti­vos. Y por si fue­ra po­co, la se­ma­na pa­sa­da los tres prin­ci­pa­les ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del mer­ca­do es­pa­ñol –Te­le­fó­ni­ca, Vo­da­fo­ne y Oran­ge– anun­cia­ron pla­nes a cual más in­ten­si­vo pa­ra am­pliar sus des­plie­gues an­tes del año 2020. In­clu­so el cuar­to ope­ra­dor, Más Mó­vil –que es­tos días ce­rra­rá la com­pra de Yoi­go–, se ha su­ma­do a la ofen­si­va, plan­tean­do la pe­ti­ción de un tra­to es­pe­cial que la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia ha des­car­ta­do de in­me­dia­to. Las ci­fras de in­ver­sión del sec­tor son enor­mes y han co­lo­ca­do la fi­bra en el cen­tro de la es­tra­te­gia co­mer­cial de to­das las te­le­cos.

Du­ran­te el en­cuen­tro que el sec­tor de las te­le­cos ce­le­bra ca­da año en San­tan­der la pri­me­ra se­ma­na de sep­tiem­bre, Di­ne­ro man­tu­vo una con­ver­sa­ción con An­tó­nio Coim­bra, con­se­je­ro de­le­ga­do de Vo­da­fo­ne en Es­pa­ña. “Afor­tu­na­da­men­te, el 2016 es­tá sien­do mu­cho me­jor que cual­quie­ra de los úl­ti­mos cin­co años; el mer­ca­do es­tá con­so­li­da­do, se ha es­ta­bi­li­za­do y vuel­ve el cre­ci­mien­to”. El pa­pel de Vo­da­fo­ne en es­ta co­yun­tu­ra del mer­ca­do se pue­de me­dir por su cuo­ta del to­tal de in­gre­sos, un 20,1% es­te año, que en el 2013 era cua­tro pun­tos por­cen­tua­les más ba­ja.

En el se­gun­do tri­mes­tre –pri­me­ro de su año fis­cal– los in­gre­sos por ser­vi­cios de Vo­da­fo­ne en Es­pa­ña al­can­za­ron los 1.128 mi­llo­nes de eu­ros, un au­men­to del 1,3% in­ter­anual que se ele­va­ría al 4,9% com­pa­ra­ble una vez se eli­mi­na el fac­tor de fi­nan­cia­ción de ter­mi­na­les. A 30 de ju­nio, su­pe­ra­ba los 14,3 mi­llo­nes de clien­tes y ca­si 2 mi­llo­nes eran con­ver­gen­tes (que re­ci­ben ser­vi­cios de te­le­fo­nía fi­ja y mó­vil, in­ter­net y te­le­vi­sión). La te­le­vi­sión es pre­ci­sa­men­te el com­po­nen­te más agu­da­men­te com­pe­ti­ti­vo en es­tos mo­men­tos, y ello ex­pli­ca el em­pe­ño de los ope­ra­do­res por in­ver­tir en fi­bra y se­du­cir a los usua­rios con una ofer­ta de con­te­ni­dos que al­can­za co­tas po­lé­mi­cas con el fút­bol.

Mu­cho han cam­bia­do las co­sas pa­ra Vo­da­fo­ne. En cua­tro años, ha pa­sa­do de ver có­mo sus in­gre­sos des­cen­dían un 7,2% a vi­vir una re­mon­ta­da en el 2016. Pe­ro no ha si­do ca­sual ni mu­cho me­nos gra­tui­to. En el 2014, el gru­po bri­tá­ni­co des­em­bol­só 7.200 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra que su fi­lial es­pa­ño­la se ane­xio­na­ra Ono, a la vez que man­te­nía vi­gen­te su pro­yec­to Spring, de in­ver­sión ma­si­va pa­ra dar pri­ma­cía a la red de ban­da an­cha mó­vil 4G. Gra­cias a ello pu­do ace­le­rar sus pla­nes de con­ver­sión en ope­ra­dor con­ver­gen­te, úni­co mo­do al pa­re­cer de ha­cer fren­te al ór­da­go lan­za­do por Te­le­fó­ni­ca.

En lo re­la­ti­vo a Vo­da­fo­ne, Coim­bra qui­so sub­ra­yar que si sus in­ver­sio­nes de los úl­ti­mos años –más de 2.000 mi­llo­nes sin con­tar lo pa­ga­do por Ono– han da­do esos fru­tos, es por for­mar par­te de un círcu­lo vir­tuo­so de trans­for­ma­ción de la com­pa­ñía, que se­gún él se re­su­me en tres con­sig­nas: sa­tis­fac­ción to­tal, con­ver­gen­cia to­tal y di­gi­ta­li­za­ción. En es­te ter­cer as­pec­to, que mo­di­fi­ca la or­ga­ni­za­ción, los pro­ce­sos y el mo­do de tra­ba­jar y de re­la­cio­nar­se con los clien­tes, de­di­có Coim­bra un tra­mo de la con­ver­sa­ción.

Un hi­to: el tras­la­do de la em­pre­sa in­te­gra­da a una nue­va se­de fue mu­cho más que la su­ma de dos mu­dan­zas y la ha­bi­li­ta­ción de un edi­fi­cio. Fue la opor­tu­ni­dad pa­ra in­tro­du­cir cam­bios radicales en la ma­ne­ra de tra­ba­jar ha­cia den­tro y ha­cia fue­ra. En el nue­vo cam­pus, bau­ti­za­do Vo­da­fo­ne Pla­za, nin­gún em­plea­do tie­ne si­lla ni me­sa asig­na­das; to­dos tra­ba­jan en equi­po y por pro­yec­tos, fle­xi­bi­li­dad que só­lo es po­si­ble por la di­gi­ta­li­za­ción y la tec­no­lo­gía inalám­bri­ca: prác­ti­ca­men­te to­das las transac­cio­nes pue­den ha­cer­se a tra­vés de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les des­de cual­quier es­pa­cio del cam­pus o a dis­tan­cia.

La trans­for­ma­ción di­gi­tal tie­ne sen­ti­do pa­ra Vo­da­fo­ne si con­tri­bu­ye a una trans­for­ma­ción de la re­la­ción con los clien­tes. “Que­re­mos lle­gar en el 2019 –ex­pli­ca Coim­bra– con un re­co­no­ci­mien­to me­di­ble: la con­ver­gen­cia, pa­ra no­so­tros, sig­ni­fi­ca mu­cho más que el em­pa­que­ta­mien­to de ser­vi­cios; sig­ni­fi­ca que to­do clien­te que quie­ra ser con­ver­gen­te pue­da en­con­trar en no­so­tros la ofer­ta más ade­cua­da y que le pro­por­cio­ne el me­jor gra­do de sa­tis­fac­ción”.

La di­gi­ta­li­za­ción to­tal es un im­pe­ra­ti­vo es­tra­té­gi­co, ex­pli­ca. “To­do el mun­do ha­bla de es­te nue­vo man­tra, aso­cián­do­lo a otras com­pa­ñías; la re­gla que es­ta­mos si­guien­do es que si cual­quier in­ter­ac­ción con un clien­te pue­de ha­cer­se a tra­vés de me­dios di­gi­ta­les, te­ne­mos que po­ner esos me­dios pa­ra que sea po­si­ble ha­cer­la di­gi­tal­men­te”.

AN­TO­NIO HE­RE­DIA / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.