Eco­no­mía más psi­co­lo­gía

La nue­va eco­no­mía con­duc­tual, de la que Tha­ler es pio­ne­ro, evi­den­cia nues­tras de­ci­sio­nes irra­cio­na­les

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

En­tre otros ses­gos, los hu­ma­nos aman las ga­nan­cias pe­ro odian mu­cho más las pér­di­das

La pre­mi­sa cen­tral, el co­ra­zón de la teo­ría eco­nó­mi­ca con­ven­cio­nal es que las per­so­nas op­ti­mi­zan en sus elec­cio­nes. Ma­xi­mi­zan su uti­li­dad y sus be­ne­fi­cios me­dian­te elec­cio­nes ra­cio­na­les. Sin em­bar­go, el economista Ri­chard H. Tha­ler, uno de los pio­ne­ros de la nue­va eco­no­mía con­duc­tual, cuen­ta en To­do lo que he apren­di­do con la psi­co­lo­gía eco­nó­mi­ca que muy pron­to en su ca­rre­ra em­pe­zó a vi­vir anéc­do­tas que mos­tra­ban que las co­sas eran más com­ple­jas: en un exa­men tri­mes­tral, la no­ta me­dia de sus alum­nos fue 72 so­bre 100 y es­ta­lla­ron las pro­tes­tas. En el si­guien­te, de­ci­dió po­ner la pun­tua­ción so­bre 137, así que pe­se a que el re­sul­ta­do fue al­go peor, la no­ta me­dia fue de 96. Na­da cam­bia­ba en reali­dad, pe­ro los alum­nos que­da­ron en­can­ta­dos.

Una res­pues­ta po­co ra­cio­nal se­gún los mo­de­los eco­nó­mi­cos con­ven­cio­na­les a la que du­ran­te los años ha ido su­man­do mu­chas otras res­pues­tas de la gen­te que no en­ca­jan con ella al ele­gir una in­ver­sión o al­go tan sen­ci­llo co­mo­co­me­ro­no­lo que que­da de una enor­me ce­na por­que es­tá pa­ga­da y se odia ti­rar el di­ne­ro: la teo­ría eco­nó­mi­ca or­to­do­xa di­ría que el pre­cio pa­ga­do por un pro­duc­to ali­men­ti­cio en el pa­sa­do no es re­le­van­te pa­ra to­mar la de­ci­sión de cuán­to co­mer aho­ra. Cla­ro que, se­gún esa mis­ma teo­ría, no pue­den exis­tir bur­bu­jas es­pe­cu­la­ti­vas co­mo las de es­tos úl­ti­mos años.

Tha­ler, que co­men­zó a co­la­bo­rar es­tre­cha­men­te ha­ce dé­ca­das con el No­bel Da­niel Kah­ne­man y su co­le- ga Amos Tversky,di­ce que nos in­flu­yen múl­ti­ples fac­to­res po­co ra­cio­na­les a la ho­ra de de­ci­dir: des­de que los pro­ble­mas de op­ti­mi­za­ción alos que­seen­fren­ta­la gen­te nor­mal son a me­nu­do de­ma­sia­do com­ple­jos pa­ra que los pue­da re­sol­ver, al ex­ce­so de con­fian­za –el pro­me­dio de las per­so­nas que abren un ne­go­cio creen que sus po­si­bi­li­da­des de éxi­to son de un 75%– o el pe­so de la do­ta­ción de fac­to­res que ya te­ne­mos–al­guien cor­ta su cés­ped pe­se a la aler­gia que le pro­du­ce pa­ra aho­rrar diez dó­la­res del jar­di­ne­ro, pe­ro no cor­ta­ría el cés­ped del ve­cino por 20 dó­la­res. Pa­san­do por nues­tra par­ti­cu­lar con­ta­bi­li­dad men­tal y que nos im­por­ta más el cam­bio de pér­di­das y ga­nan­cias res­pec­to al ni­vel de­re­fe­ren­cia que­la can­ti­dad ab­so­lu­ta. No­só­lo eso: a la gen­te le gus­tan mu­cho las ga­nan­cias pe­ro de­tes­ta aún más las pér­di­das. Eso ex­pli­ca que se asu­man ries­gos exa­ge­ra­dos an­tes de ex­plo­tar las bur­bu­jas y una ac­ti­tud opues­ta des­pués. Una re­duc­ción de im­pues­tos pue­de te­ner más efec­to si se ven­de co­mo bonus que co­mo una re­ba­ja.

Pa­ra Tha­ler, vi­vi­mos en un mun­do de hu­ma­nos y no de ho­mo eco­no­mi­cus y la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca, con sus ex­pec­ta­ti­vas ra­cio­na­les, de­be ser en­ri­que­ci­da pa­ra con­tem­plar nues­tros ses­gos de­ci­so­rios. Y esos ses­gos se de­ben apro­ve­char pa­ra ayu­dar­nos: Tha­ler es co­no­ci­do glo­bal­men­te por su li­bro Nud­ge, jun­to a Carl Suss­tein, una obra en la que de­fen­die­ron un “pa­ter­na­lis­mo li­ber­ta­rio” que ayu­de a la gen­te a efec­tuar me­jo­res elec­cio­nes, co­mo cuán­to aho­rrar pa­ra la ju­bi­la­ción. Una eco­no­mía del em­pu­jon­ci­to ( nud­ge) que ha he­cho que cam­bien las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en EE.UU. o el Reino Uni­do de Da­vid Ca­me­ron.

UPPA / EFE

TO­DO LO QUE HE APREN­DI­DO CON LA PSI­CO­LO­GÍA ECO­NÓ­MI­CA

Ri­chard H. Tha­ler

Deus­to | 24,95 € | e-book 12,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.