John McA­fee, el ‘chi­co sal­va­je’ de Si­li­con Va­lley, de­man­da a In­tel

John McA­fee, crea­dor del fa­mo­so an­ti­vi­rus, ha de­man­da­do a In­tel pa­ra re­cu­pe­rar su ape­lli­do co­mo mar­ca

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Blan­ca Gis­pert

En­tre otros de­li­tos, el es­ta­dou­ni­den­se ha si­do acu­sa­do de ase­si­na­to y de crear sus­tan­cias ile­ga­les MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES des­ti­nó la tec­no­ló­gi­ca In­tel pa­ra com­prar a McA­fee In­cor­po­ra­tion en el 2011 7.700

Co­no­ce­rán a la mar­ca McA­fee por su fa­mo­so an­ti­vi­rus. Lle­va el nom­bre de su crea­dor, el es­ta­dou­ni­den­se John McA­fee (1945, Reino Uni­do), un ma­te­má­ti­co tan in­ge­nio­so co­mo ex­cén­tri­co. En Si­li­con Va­lley, le co­no­cen por el chi­co sal­va­je. No les fal­ta ra­zón. Su tra­yec­to­ria des­lum­bra y de­cep­cio­na a la vez.

De jo­ven, tra­ba­jó co­mo pro­gra­ma­dor en la Nasa, a fi­na­les de los ochen­ta, creó el pri­mer an­ti­vi­rus con el mo­de­lo sha­re­wa­re y su for­tu­na lle­gó a al­can­zar los 100 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2009. Pe­ro a lo lar­go de es­te tiem­po, tam­bién ha si­do acu­sa­do de ase­si­nar a su ve­cino (lo ab­sol­vie­ron), de po­seer ar­mas sin per­mi­so, de pro­du­cir sus­tan­cias ile­ga­les y de fu­gar­se a Gua­te­ma­la sin per­mi­so. En las re­des so­cia­les, McA­fee tam­bién ha col­ga­do un ví­deo ro­dea­do de mu­je­res li­ge­ras de ro­pa, ex­pli­can­do có­mo des­ins­ta­lar el an­ti­vi­rus. A to­do ello, es­te año, ha si­do can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos por el Par­ti­do Li­ber­ta­rio. En fin, John McA­fee ha lle­va­do una vi­da pa­ra pro­ta­go­ni­zar una pe­lí­cu­la de Holly­wood.

Es­tas se­ma­nas, McA­fee ha vuel­to a apa­re­cer en los ti­tu­la­res de la pren­sa in­ter­na­cio­nal, aun­que es­ta vez no pro­ta­go­ni­za nin­gún es­cán­da­lo. El ma­te­má­ti­co ha de­man­da­do a la com­pa­ñía in­for­má­ti­ca In­tel –que com­pró el an­ti­vi­rus McA­fee en el 2011 por 7.700 mi­llo­nes de dó­la­res– con el ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar el uso de su ape­lli­do co­mo mar­ca.

McA­fee es aho­ra di­rec­tor ge­ne­ral de MGT Ca­pi­tal In­vest­ments, una tec­no­ló­gi­ca co­ti­za­da del sec­tor de la ciberseguridad que, se­gún anun­cia en su pá­gi­na web, “es­tá en pro­ce­so de ad­qui­rir va­rias em­pre­sas de su ám­bi­to”. Pre­ci­sa­men­te pa­ra dar pro­yec­ción a su apues­ta, McA­fee quie­re aho­ra que MGT se lla­me John McA­fee Glo­bal Tech­no­lo­gies.

Si de­be ga­nar o no, es­tá en ma­nos de la cor­te fe­de­ral de Man­hat­tan. A su fa­vor, jue­ga su pro­pio ape­lli­do, su iden­ti­dad, y tam­bién el he­cho de que In­tel re­nom­bró el an­ti­vi­rus con la mar­ca In­tel Se­cu­rity el año 2014, muy pro­ba­ble­men­te de­bi­do a los es­cán­da­los pro­ta­go­ni­za­dos por McA­fee. Pe­ro en su con­tra, es­tá el con­tra­to en el que In­tel ade­más de ha­cer­se con el pro­duc­to, ad­quie­re el de­re­cho de ex­plo­tar en ex­clu­si­va la mar­ca McA­fee. De he­cho, el pro­pio McA­fee, ce­dió el uso de su ape­lli­do por 9 mi­llo­nes de dó­la­res an­tes de sa­lir de su com­pa­ñía, a me­dia­dos de los no­ven­ta.

In­tel ya ha reac­cio­na­do a la ofen­si­va de McA­fee. Su ase­so­ra Kelly Smith ha di­cho que “la fir­ma po­see nu­me­ro­sos re­gis­tros de la mar­ca en to­do el mun­do y que, por su uso pro­lon­ga­do en el tiem­po, McA­fee es fuer­te y ex­tre­ma­da­men­te bien co­no­ci­do en la in­dus­tria a ni­vel mun­dial”.

Al mis­mo tiem­po, In­tel es­tá in­ten­tan­do ven­der su ne­go­cio de se­gu­ri­dad, en el que la mar­ca McA­fee es uno de los ac­ti­vos más va­lio­sos. Per­der el ca­so per­ju­di­ca­ría gra­ve­men­te a In­tel ya que po­co le pa­ga­ría un po­si­ble com­pra­dor por los de­re­chos de una mar­ca que ya es­tá sien­do uti­li­za­da por al­guien más.

Se­gún la agen­cia Bloom­berg, la fir­ma de pri­va­te equity TPG es una de las ma­yo­res in­tere­sa­das en ha­cer­se con la di­vi­sión de se­gu­ri­dad de In­tel, que hoy es­tá va­lo­ra­da en 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res, 5 me­nos que ha­ce cin­co años.

BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.