Ro­bert Tor­na­bell

¿Quién in­flu­ye en los mer­ca­dos?

La Vanguardia - Dinero - - LA OPINIÓN - Ro­bert Tor­na­bell Pro­fe­sor emé­ri­to y ex­de­cano de Esade Bu­si­ness School

Ra­cio­na­li­dad Mu­chos fon­dos ges­tio­nan sus re­cur­sos te­nien­do en cuen­ta los com­pro­mi­sos que ad­qui­rie­ron con sus de­po­si­tan­tes

Lo he­mos ve­ni­do co­men­tan­do: los ban­cos cen­tra­les in­flu­yen en los pre­cios de la ren­ta fi­ja so­be­ra­na y, en el ca­so del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, en los ren­di­mien­tos de los bo­nos de las em­pre­sas no fi­nan­cie­ras. Pe­ro exis­ten otros pro­ta­go­nis­tas que mar­can ten­den­cia y es re­co­men­da­ble te­ner en cuen­ta qué cri­te­rios es­tán si­guien­do ac­tual­men­te. Son los gran­des in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les: fon­dos de pen­sio­nes, com­pa­ñías de se­gu­ros y los gran­des fon­dos so­be­ra­nos.

El Fon­do de Noruega tie­ne ca­si 5.000 mi­llo­nes de deu­da es­pa­ño­la, por­que de­di­ca el 70% de sus re­cur­sos a deu­da so­be­ra­na de paí­ses desa­rro­lla­dos y de un vo­lu­men de PIB ele­va­do y cer­ca del 30% a deu­da de com­pa­ñías pri­va­das que si­gan una éti­ca es­tric­ta, y por eso ha eli­mi­na­do de su car­te­ra las com­pa­ñías que ne­go­cian con car­bón, ar­mas y pro­duc­tos que da­ñan la sa­lud, en­tre ellos el ta­ba­co.

El 17 de agos­to el Fon­do de Noruega pre­sen­tó los re­sul­ta­dos del pri­mer se­mes­tre del año (que rea­li­za el ban­co pú­bli­co Nor­ges In­vest­ment Ma­na­ge­ment). El ad­mi­nis­tra­dor des­ta­có la im­por­tan­cia de la co­rrup­ción, pues ad­mi­nis­tran el fon­do pa­ra cuan­do se ago­ten los ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo. Y el in­for­me se­ña­ló que han so­me­ti­do a ob­ser­va­ción la se­ve­ra co­rrup­ción de una pe­tro­le­ra de Bra­sil. Cuan­do los ti­pos de in­te­rés son his­tó­ri­ca­men­te ba­jos y la deu­da pú­bli­ca de Ale­ma­nia lle­ga a ti­pos de ren­di­mien­to ne­ga­ti­vo, la pri­ma de ries­go tam­bién cae, pe­ro las ac­cio­nes no reac­cio­nan an­ti­ci­pan­do la me­jo­ra de las fi­nan­zas de las com­pa­ñías.

Una fun­da­ción que ten­ga co­mo ob­je­ti­vo fi­nan­ciar una par­te de los pre­su­pues­tos del Es­ta­do de las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes no pue­de com­prar bo­nos de ba­ja ca­li­dad. Y la bús­que­da de la se­gu­ri­dad se tra­du­jo en el pri­mer se­mes­tre del año en una ren­ta­bi­li­dad de tan so­lo el 1,3%. Qui­zás por eso re­or­ga­ni­zó su car­te­ra de ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios en Lon­dres des­pués del Bre­xit.

Los mer­ca­dos que fi­nan­cian la deu­da es­pa­ño­la no só­lo es­tán cons­ti­tui­dos por fun­da­cio­nes pú­bli­cas, co­mo las que tie­nen la ma­yo­ría de paí­ses ex­por­ta­do­res de pe­tró­leo. Son tan­to o más im­por­tan­tes los Fon­dos de Pen­sio­nes, que en Es­ta­dos Uni­dos sue­len te­ner co­mo ob­je­ti­vo un ren­di­mien­to en torno al 7% anual. La su­ma de to­dos esos re­cur­sos ha lle­ga­do a vo­lú­me­nes in­gen­tes que pue­den cam­biar la ten­den­cia de las bol­sas de va­lo­res, tan­to en ac­cio­nes co­mo deu­da pú­bli­ca.

Una en­cues­ta re­ve­la que una ele­va­da pro­por­ción de los fon­dos ges­tio­nan sus re­cur­sos te­nien­do en cuen­ta los com­pro­mi­sos que ad­qui­rie­ron con sus de­po­si­tan­tes o los go­bier­nos que les con­fia­ron los re­cur­sos. Una ele­va­da pro­por­ción ha­cen uso del coe­fi­cien­te que mi­de en cuán­to va­ría una ac­ción cuan­do el ín­di­ce cam­bia un 10%. Es una vuel­ta a la ra­cio­na­li­dad, por­que tie­nen en cuen­ta los fac­to­res fun­da­men­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.