“El go­bierno tie­ne que sa­ber tec­no­lo­gía”

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS -

En un re­por­ta­je en la BBC, John McA­fee ex­pli­ca­ba ha­ce un par de años que a lo lar­go de su vi­da, le han lla­ma­do “pa­ra­noi­co y es­qui­zo­fré­ni­co”. Lo cier­to es que la jus­ti­cia le ha acu­sa­do de co­me­ter va­rios de­li­tos y que lle­va años ocul­tan­do su ras­tro en la web. “Soy cons­cien­te de que soy el ob­je­ti­vo más desea­do por los hac­kers y por eso, cam­bio cons­tan­te­men­te mi di­rec­ción IP, uso seu­dó­ni­mos y nun­ca compro equi­pos tec­no­ló­gi­cos a mi nom­bre. Pre­fie­ro fiar­me de mis co­no­ci­mien­tos an­tes que del soft­wa­re del an­ti­vi­rus”, afir­ma­ba en la re­vis­ta Men­sa Bu­lle­tin, edi­ta­da por es­ta aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal de su­per­do­ta­dos. Él cree que en lu­gar de pa­ra­noi­co es só­lo un em­pre­sa­rio cu­rio­so, que dis­fru­ta re­sol­vien­do pro­ble­mas. “Con­si­de­ro que el ver­da­de­ro pro­gre­so vie­ne cuan­do sa­li­mos de ru­ta, rom­pe­mos mol­des y an­da­mos sin mie­do por ca­mi­nos que otras per­so­nas no mi­ra­rían”. Amy Emsh­wi­ller, la ado­les­cen­te ex pros­ti­tu­ta que vi­vía con él en Be­li­ce, ase­gu­ra­ba que McA­fee es una per­so­na dul­ce, ge­ne­ro­sa y aman­te de los re­tos. El más im­por­tan­te fue sin du­da crear el an­ti­vi­rus que ha da­do la vuel­ta al mun­do. “Sa­bía que la se­gu­ri­dad en in­ter­net se con­ver­ti­ría en al­go gran­de por­que, co­no­cien­do la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, siem­pre ha­brá hac­kers”. Pe­ro és­te no ha si­do su úni­co re­to. Des­pués de ven­der su par­te del ne­go­cio en el 1994, McA­fee fun­dó otras com­pa­ñías co­mo Tri­bal Voi­ce (que creó uno de los pri­me­ros pro­gra­mas de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea on­li­ne), ideó un cor­ta­fue­gos in­for­má­ti­co que blo­quea el ac­ce­so no au­to­ri­za­do, di­ri­gió un ran­cho en el que ofre­cía vue­los en ca­bi­nas con mo­tor sus­pen­di­das con pa­ra­pen­tes y a me­dia­dos de los 2000, cuan­do se mu­dó a Be­li­ce, se de­di­có a fa­bri­car an­ti­bió­ti­cos na­tu­ra­les a tra­vés de su fir­ma Quo­ru­mEx. Aho­ra, tras re­gre­sar a EE.UU. y de­jar atrás sus años más tur­bios en Be­li­ce (don­de se le acu­só de ma­tar a su ve­cino, de pro­du­cir sus­tan­cias ile­ga­les y de en­trar a Gua­te­ma­la sin per­mi­so) ha vuel­to más com­pro­me­ti­do que nun­ca con la se­gu­ri­dad en In­ter­net. “El go­bierno no sa­be co­mo fun­cio­na la tec­no­lo­gía y ten­dría que sa­ber­lo por­que es la ba­se de nues­tras vi­das, de la cien­cia, de las co­mu­ni­ca­cio­nes y del ejér­ci­to. Es in­con­ce­bi­ble que pi­da a com­pa­ñías co­mo Ap­ple puer­tas tra­se­ras a su tec­no­lo­gía pa­ra ac­ce­der a da­tos de los usua­rios”, di­jo en unas de­cla­ra­cio­nes a la re­vis­ta Wi­red. McA­fee se ha pre­sen­ta­do pa­ra ser el pre­si­den­te de EE.UU. con el Par­ti­do Li­ber­ta­rio. Fi­nal­men­te, Gary John­son le ha ga­na­do el pul­so pe­ro su cuen­ta de Twit­ter re­fle­ja que McA­fee si­gue en ple­na ebu­lli­ción. Da con­fe­ren­cias, en­tre­vis­tas y tie­ne ca­si 50.000 se­gui­do­res. ¿Qué ten­drá es­te em­pre­sa­rio tan po­lé­mi­co? Cuan­do en­tró co­mo di­rec­ti­vo en MGT es­te ma­yo, el va­lor de la ac­ción de la fir­ma se dis­pa­ró de 36 cen­ta­vos a 5,4 dó­la­res. Con ella, es­tá dis­pues­to a vol­ver a ser la es­tre­lla de la ciberseguridad. An­tes quie­re re­cu­pe­rar su ape­lli­do, el em­ble­ma de su ma­yor éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.