Se im­po­ne la era del 'loo­kism'

El co­no­ci­mien­to téc­ni­co y la pe­ri­cia pro­fe­sio­nal re­sul­tan irre­le­van­tes si no se cum­plen los re­qui­si­tos es­té­ti­cos

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

La apa­rien­cia es im­por­tan­te. Ge­ne­ra en los de­más una pri­me­ra im­pre­sión que es di­fí­cil de sal­var cuan­do es ne­ga­ti­va y que abre puer­tas de for­ma ins­tan­tá­nea cuan­do se des­pren­de con­fian­za y atrac­ti­vo. En la vi­da co­ti­dia­na re­sul­ta evi­den­te, pe­ro en el tra­ba­jo lo es aún más. No se tra­ta só­lo de que en un pro­ce­so de se­lec­ción los pri­me­ros se­gun­dos sean de­ci­si­vos por­que son los que mar­ca­rán, aún in­cons­cien­te­men­te, al re­clu­ta­dor, sino de que en ca­da vez más pues­tos se exi­ge una ima­gen, una ac­ti­tud y unas ma­ne­ras que en­ca­jen con la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va. Los as­pec­tos re­la­cio­na­les y las ha­bi­li­da­des co­mu­ni­ca­ti­vas que com­por­tan son per­ci­bi­dos co­mo esen­cia­les en los em­pleos con­tem­po­rá­neos, por lo que unas cua­li­fi­ca­cio­nes pro­fe­sio­na­les ade­cua­das no bas­tan, sino que de­ben com­ple­men­tar­se con el ti­po de per­so­na­li­dad que la po­si­ción re­quie­re. O al me­nos, así se creía has­ta aho­ra, por­que se es­tán pro­du­cien­do cam­bios que acen­túan esa ten­den­cia. Dos es­tu­dios re­cien­tes sub­ra­yan es­tas trans­for­ma­cio­nes de un mo­do tan in­ten­so que obli­gan a pre­gun­tar­se acer­ca de si no se es­tá yen­do de­ma­sia­do le­jos en esa con­vic­ción.

Sin op­cio­nes si tie­ne so­bre­pe­so El pri­me­ro de ellos, Subtle in­crea­ses in BMI wit­hin a healthy weight ran­ge still re­du­ce wo­men's em­ploy­ment chan­ces in the ser­vi­ce sec­tor, di­ri­gi­do por el pro­fe­sor de la Es­cue­la de ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Strathcly­de Den­nis Nick­son, con­clu­ye que las mu­je­res con so­bre­pe­so tie­nen mu­chas me­nos op­cio­nes de ser re­clu­ta­das pa­ra el sec­tor ser­vi­cios, in­clu­so cuan­do su ma­sa cor­po­ral es­tá en­tre el lí­mi­te nor­mal y el su­pe­rior. El ti­po de per­so­nas que se de­man­dan no son aque­llas que dan la ima­gen de sa­lu­da­bles, sino en las que la del­ga­dez es apre­cia­ble. En ge­ne­ral, se­ña­la el es­tu­dio, cuan­to más gor­das es­tén me­nos op­cio­nes ten­drán en el mer­ca­do la­bo­ral, lo que no ocu­rre igual en el ca­so de los hom­bres.

Al­ta cua­li­fi­ca­ción y bue­na ima­gen

So­cio-Eco­no­mic Di­ver­sity in Li­fe Scien­ces and In­vest­ment Ban­king es el otro es­tu­dio, que ha si­do rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Ro­yal Ho­llo­way y la Uni­ver­si­dad de Bir­ming­ham, y se en­mar­ca en las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre mo­vi­li­dad so­cial en el Reino Uni­do. Re­co­ge da­tos de un ti­po de em­pleo que re­quie­re cua­li­fi­ca­cio­nes com­ple­jas, que sue­le es­tar muy bien re­tri­bui­do y que ha si­do el des­tino tí­pi­co de los me­jo­res li­cen­cia­dos de las ca­rre­ras más pres­ti­gio­sas en la úl­ti­ma dé­ca­da, co­mo es la ban­ca de in­ver­sión. Sus re­sul­ta­dos con­clu­yen que la apa­rien­cia es esen­cial, lo que se tra­du­ce en una se­rie de re­qui­si­tos evi­den­tes, co­mo que luz­can un buen cor­te de pe­lo, que se­pan qué cor­ba­ta de­be lu­cir­se en ca­da mo­men­to, que los tra­jes ajus­ten bien al cuer­po y, por su­pues­to, que en nin­gún ca­so cal­cen za­pa­tos ma­rro­nes, uno de los peo­res pecados es­té­ti­cos que pue­den co­me­ter­se en ese sec­tor. Hay otras cua­li­da­des que in­flu­yen, co­mo la for­ma de ha­blar y el acen­to idio­má­ti­co que se po­sea, las afi­cio­nes con que se cuen­te y el en­ca­je con las pers­pec­ti­vas vi­ta­les de sus com­pa­ñe­ros, pe­ro siem­pre por de­ba­jo de ese sa­ber es­tar que re­ve­la el po­seer la ima­gen ade­cua­da.

Lo lla­ma­ti­vo es que es­ta exi­gen­cia apa­re­ce in­clu­so en los ca­sos en que los as­pi­ran­tes re­sul­ten cua­li­fi­ca­dos pa­ra cum­plir con las pres­ta­cio­nes del pues­to re­que­ri­do. O, por de­cir­lo de otra ma­ne­ra, que el co­no­ci­mien­to téc­ni­co y la pe­ri­cia pro­fe­sio­nal re­sul­tan irre­le­van­tes si no se cum­plen los re­qui­si­tos es­té­ti­cos. Las con­clu­sio­nes del es­tu­dio sub­ra­ya­ban no so­la­men­te el sin­sen­ti­do de pri­mar la apa­rien­cia so­bre la sus­tan­cia, sino que ade­más se­ña­la­ban có­mo es­tas ac­ti­tu­des es­ta­ban pro­vo­can­do una de­sigual­dad evi­den­te, ya que las per­so­nas de cla­se so­cial más ba­ja en­con­tra­ban en ellas una di­fi­cul­tad aña­di­da pa­ra con­se­guir un em­pleo.

Es­ta ten­den­cia, que lle­va el nom­bre de loo­kism (o apa­ren­tis

mo) es una cons­tan­te en la vi­da la­bo­ral con­tem­po­rá­nea, has­ta el pun­to de que exis­ten di­ver­sos re­cur­sos ins­ti­tu­cio­na­les en el ám­bi­to an­glo­sa­jón (co­mo or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro que ayu­dan a los des­em­plea­dos pa­ra que pue­dan ves­tir de for­ma ade­cua­da en las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo, pro­por­cio­nán­do­les la ro­pa pre­ci­sa) pa­ra com­ba­tir­la.

Pe­ro el tras­fon­do es mu­cho ma­yor: da­do que el mun­do de la em­pre­sa se ha glo­ba­li­za­do, y tien­de a equi­pa­rar sus exi­gen­cias con in­de­pen­den­cia de los paí­ses, es­te ti­po de prác­ti­cas son co­mu­nes en los paí­ses oc­ci­den­ta­les. Se­gún de­mues­tran los es­tu­dios rea­li­za­dos por Ch­ris War­hurst, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Strathcly­de, res­pec­to del loo­kism, se es­tán pro­du­cien­do nue­vos ti­pos de dis­cri­mi­na­ción, que en el fon­do no son más que un des­pla­za­mien­to ha­cia aba­jo en la ca­de­na: las per­so­nas de cla­se me­dia y me­dia ba­ja tie­nen más di­fi­cul­ta­des pa­ra as­cen­der en el es­ca­la­fón so­cial, por­que uno de los re­cur­sos tí­pi­cos, el tra­ba­jo, se les complica de­bi­do a sus ca­ren­cias re­la­cio­na­les, pe­ro sí re­sul­tan de­man­da­das en em­pleos del sec­tor ser­vi­cios, pre­ci­sa­men­te por­que cuen­tan con me­jo­res cua­li­fi­ca­cio­nes y más re­cur­sos es­té­ti­cos que los de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. Es es­te es­ca­la­fón so­cial el que lo tie­ne peor en los nue­vos tiem­pos. •

Ves­tir unos za­pa­tos ma­rro­nes en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo pue­de ha­cer que no le con­tra­ten Las per­so­nas de cla­se me­dia y me­dia ba­ja tie­nen más di­fi­cul­ta­des pa­ra as­cen­der en el es­ca­la­fón so­cial

JA­VIER BAL­MES

Una ex­ce­len­te ima­gen se ha con­ver­ti­do en un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble

pa­ra la con­tra­ta­ción

Los can­di­da­tos de­ben lle­var una cor­ba­ta ade­cua­da, tra­jes ajus­ta­dos y ob­viar

los za­pa­tos ma­rro­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.