Aho­ra el nue­vo R8 ha ga­na­do po­ten­cia, has­ta los 610 CV, y ha per­di­do tam­bién unos 70 kg de pe­so

La Vanguardia - Dinero - - PRUEBA -

Si­tua­do en la cús­pi­de, en la eli­te, en el Olim­po de los me­jo­res co­ches del pla­ne­ta, es­te nue­vo Au­di R8 plus con un mo­tor es­pec­ta­cu­lar V10 de 610 CV es­tá a la al­tu­ra del Fe­rra­ri 488 GTB o del Pors­che 911 Tur­bo. Con­ver­ti­do des­de su lan­za­mien­to en un au­to­mó­vil icó­ni­co en di­se­ño, al R8­le­fal­ta­baal­go­de­ca­rác­tery, so­bre to­do, la ca­pa­ci­dad pa­ra trans­mi­tir­lo a su con­duc­tor. Ya no.

Así, es­ta nue­va ge­ne­ra­ción del R8 ha da­do un gi­ro es­pec­ta­cu­lar res­pec­to al mo­de­lo an­te­rior. Si­gue man­te­nien­do la con­fi­gu­ra­ción de mo­tor cen­tral, un V10 at­mos­fé­ri­co, y trac­ción a las cua­tro rue­das, otro ras­go dis­tin­ti­vo pro­pio del R8. Ha ga­na­do po­ten­cia, has­ta unos in­ti­mi­dan­tes 610 CV, ha per­di­do unos 70 kg de pe­so y ha in­cre­men­ta­do un 40% su ri­gi­dez es­truc­tu­ral. Y es­tá re­ple­to de tec­no­lo­gía de van­guar­dia.

El mo­tor V10 que­da per­fec­ta­men­te a la vis­ta pa­ra ma­yor go­zo de los afi­cio­na­dos aes­tas jo­yas. Un­mo­tor fan­tás­ti­co, es­pe­cial, que se­du­ce des­de el pri­mer mo­men­to de po- ner­lo en mar­cha. Enamo­ra y atra­pa, crean­do una com­pli­ci­dad en­tre con­duc­tor y au­to­mó­vil di­fí­cil de ex­pli­car. Pu­ra adic­ción. UnV10de­trás de la es­pal­da del con­duc­tor. ¡Me­nu­do­lu­jo! Hay­que­pul­sa­run­bo­tón­ro­jo en el vo­lan­te pa­ra que el mo­tor em­pie­ce a ru­gir, pa­ra de­jar­nos en­vol­ver por un so­ni­do má­gi­co que se man­tie­ne per­cep­ti­ble­men­te al­to du­ran­te el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que el mo­tor ga­ne tem­pe­ra­tu­ra. Au­di ha me­jo­ra­do la sua­vi­dad de la trans­mi­sión al arran­car. Aho­ra es más sua­ve y pre­ci­so. In­clu­so pa­re­ce más ci­vi­li­za­do con el mo­do de con­duc­ción Com­fort.

Aun así, se no­ta un co­che muy rí­gi­do, du­ro, que trans­mi­te con mu­cha fi­de­li­dad cual­quier irre­gu­la­ri­dad del as­fal­to. El tac­to del co­che tam­bién cam­bia y aho­ra es más de­por­ti­vo to­da­vía. So­bre to­do, di­rec­ción y fre­nos, que son ce­rá­mi­cos.

En ciu­dad, ace­le­ran­do con sua­vi­dad y cam­bian­do a po­cas re­vo­lu­cio­nes, el R8 va fino y el so­ni­do del mo­tor es bas­tan­te dis­cre­to. Pe­ro bas­ta ac­ti­var el mo­do Dy­na­mic del sis­te­maD­ri­ve Se­lect pa­ra que el V10 em­pie­cea­ru­gir­ya­mos­trar­su­ver­da­de­ro ca­rác­ter. El em­pu­je des­de po­cas re­vo­lu­cio­nes, al pi­sar a fon­do, es bes­tial. Sube de vuel­tas sin ti­tu­beos has­ta su­pe­rar las 8.250 rpm, mien­tras te que­das­pe­ga­do­ma­te­rial­men­te al asien­to. El cam­bio se­cuen­cial S tro­nic de sie­te ve­lo­ci­da­des es mag­ní­fi­co. Aho­ra sí es rá­pi­do y te de­ja re­du­cir, si es ne­ce­sa­rio, dos mar- chas de gol­pe. To­do acom­pa­ña­do de unas ex­plo­sio­nes de es­ca­pe que ha­cen la con­duc­ción más es­ti­mu­lan­te si ca­be. Es un co­che ra­pi­dí­si­mo, muy efi­caz en cur­va y con una ca­pa­ci­dad de trac­ción in­creí­ble. El tren de­lan­te­ro es su­ma­men­te ágil, y en­tra en las cur­vas con una ra­pi­dez que im­pre­sio­na. Y con el mo­do Dy­na­mic, el sis­te­ma de trac­ción to­tal prio­ri­za el en­vío de po­ten­cia a las rue­das tra­se­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.