De via­jar a Mar­te a te­ner ca­sa

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Jo­sep Ma­ria Gan­yet Et­nó­gra­fo di­gi­tal

Cuan­do era pe­que­ño el año 2000 era el fu­tu­ro. La se­rie Es­pa­cio: 1999 nos pro­me­tía co­lo­nias en la Lu­na y en 2001: Una odi­sea del es­pa­cio, Ku­brick nos pro­me­tía via­jes al Sis­te­ma So­lar. De­fi­ni­ti­va­men­te, en el 2000 iría­mos en Ves­pi­nos vo­la­do­res ves­ti­dos de Al­bal.

Ame­di­da que nos acer­cá­ba­mos al 2000 el guión fu­tu­ris­ta iba cam­bian­do de pe­lí­cu­la de cien­cia-fic­ción en ci­ne apo­ca­líp­ti­co. El año 2000 te­nía que ser uno re­ma­ke de lo que pa­só en el año 1000 cuan­do se te­nía que aca­bar el mun­do. Se lla­ma­ba el efec­to 2000 y te­nía que pro­du­cir un co­lap­so a los sis­te­mas de in­for­ma­ción glo­ba­les por cul­pa de que los pro­gra­ma­do­res no ha­bían pre­vis­to el cam­bio de mi­le­nio y los or­de­na­do­res guar­da­ban el año en un for­ma­to de dos ci­fras en nin­gún si­tio de ha­cer­lo con cua­tro. Los avio­nes cae­rían, los ban­cos cal­cu­la­rían in­tere­ses ha­cia atrás y lo que era peor, los vi­deo­jue­gos no arran­ca­rían. En el año 2000 las má­qui­nas nos de­vol­ve­rían al año ce­ro.

Fi­nal­men­te el apo­ca­lip­sis lle­gó pe­ro no co­mo pen­sá­ba­mos. Eran tiem­pos de nue­vas tec­no­lo­gías, de nue­va eco­no­mía –con­cep­tos que ya so­na­ban mal en­ton­ces– y de de­ma­sia­das ex­pec­ta­ti­vas. Afi­na­les de los 90 los va­lo­res de las pun­to­com subie­ron en las bol­sas de to­do el mun­do y el Nas­daq es­ta­ba por las nu­bes. Una pun­to­com es a gran­des ras­gos una em­pre­sa que ven­de fu­tu­ro, más preo­cu­pa­da en el cre­ci­mien­to y la acu­mu­la­ción de usua­rios que en la ca­ja. En Goo­gle, Ama­zon y eBay les fun­cio­nó, pe­ro pa­ra la ma­yo­ría el fu­tu­ro no lle­gó a tiem­po y se que­da­ron por el ca­mino. En el 2001 nos di­mos cuen­ta de que la nue­va eco­no­mía era muy pa­re­ci­da a la an­ti­gua –se­guía fun­cio­nan­do en dó­la­res– y que el Ves­pino que nos tra­je­ron las nue­vas tec­no­lo­gías era di­gi­tal. En otras pa­la- bras: bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca y cri­sis de las pun­to­com.

El as­tro­nau­ta Buzz Al­drin lo re­su­mía así en el 2012: “Me­pro­me­tis­teis co­lo­nias en Mar­te y en su lu­gar meha­béis da­do Fa­ce­book”, co­mo que­rien­do de­cir que ha­bía­mos per­di­do la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver los gran­des desafíos de la hu­ma­ni­dad y que nos ha­bía­mos de­di­ca­do a mi­rar­nos el om­bli­go. Ha­ber par­ti­ci­pa­do en la em­pre­sa ma­yor de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y ser el se­gun­do hom­bre en pi­sar la Lu­na te da cier­ta cre­di­bi­li­dad. Al fin y al ca­bo lo más cer­ca que he­mos es­ta­do de co­lo­ni­zar otro pla­ne­ta han si­do las 21 ho­ras y me­dia que él y el Neil Arms­trong vi­vie­ron en la Lu­na. Mei­ma­gino a los dos as­tro­nau­tas dur­mien­do den­tro del mó­du­lo lu­nar Ea­gle so­ñan­do en la pró­xi­ma pa­ra­da del via­je in­ter­pla­ne­ta­rio: Mar­te.

Pe­ro ¡ay!, eso no pa­só. Re­sul­ta que el ob­je­ti­vo no era lle­gar a la Lu­na pa­ra co­lo­ni­zar­la o uti­li­zar­la co­mo ba­se pa­ra lle­gar a otros pla­ne­tas sino pa­ra de­mos­trar a la Unión So­vié­ti­ca –y al mun­do– que la tec­no­lo­gía de EE.UU. era muy su­pe­rior. En to­tal, las mi­sio­nes Apo­lo com­por­ta­ron una in­ver­sión de 24.000 mi­llo­nes de dó­la­res (200.000 ac­tua­li­za­dos), la con­cu­rren­cia de 400.000 tra­ba­ja­do­res y de 20.000 em­pre­sas, uni­ver­si­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes. Un es­fuer­zo im­po­si­ble de re­pe­tir. El pro­yec­to de ir a Mar­te fue a pa­rar a la lis­ta de co­sas que ha­cer el pró­xi­mo mi­le­nio.

Has­ta que es­ta se­ma­na el Elon Musk ha pre­sen­ta­do a la Con­fe­ren­cia As­tro­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal sus pla­nes pa­ra lle­var a un mi­llón de per­so­nas a Mar­te en los pró­xi­mos cien años. En una pre­sen­ta­ción que re­cor­da­ba las de Spec­tra en las pe­lí­cu­las de Ja­mes Bond y que lle­va­ba por nom­bre un su­ge­ren­te “Con­vir­tien­do a los hu­ma­nos en una es­pe­cie in­ter­pla­ne­ta­ria”, el jo­ven mi­llo­na­rio sud­afri­cano ex­pli­ca­ba en el mun­do sus pla­nes pa­ra co­lo­ni­zar Mar­te. La pre­mi­sa, in­con­tes­ta­ble, es que de aquí a cin­co mil mi­llo­nes de años el Sol se tra­ga­ría la Tie­rra y que si te­ne­mos que bus­car ca­sa fue­ra del Sis­te­ma So­lar ya em­pie­za ser ho­ra de ha­cer las ma­le­tas.

Pe­ro ha­ga­mos nú­me­ros. Te­nien­do en cuen­ta que lle­var a 12 as­tro­nau­tas a la Lu­na nos sa­lió por 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res, Musk es­ti­ma que con la tec­no­lo­gía ac­tual el bi­lle­te en Mar­te cos­ta­ría unos 10.000 mi­llo­nes de dó­la­res por per­so­na. Aes­te pre­cio los que lo pue­den pa­gar no quie­ren ir y los que quie­ren ir no lo pue­den pa­gar. La in­ter­sec­ción en­tre unos y otros es el con­jun­to va­cío. Musk pro­po­ne cons­truir na­ves más efi­cien­tes y re­uti­li­za­bles tal co­mo ya se ha­ce en avia­ción con­ven­cio­nal. Con es­ta pre­mi­sa el cos­te del bi­lle­te ba­ja­ría has­ta los 200.000 dó­la­res, el equi­va­len­te en una ca­sa en EE.UU. Vis­to co­mo un bi­lle­te de avión es ca­ro pe­ro vis­to co­mo una ca­sa no tan­to. Pen­sáis que no es­ta­mos ha­blan­do de via­jar a Mar­te sino de co­lo­ni­zar Mar­te, no hay bi­lle­te de vuel­ta. Que­rer y po­der ya no ha­cen con­jun­to va­cío. Con es­te anun­cio Elon Musk ha sor­pren­di­do al mun­do una vez más tal co­mo lo ha­cía en el 2003 cuan­do anun­cia­ba su ob­je­ti­vo de cons­truir el pri­mer co­che eléc­tri­co via­ble.

Su for­tu­na, es­ti­ma­da en 13.000 mi­llo­nes de dó­la­res (83.º en For­bes), le ha per­mi­ti­do crear em­pre­sas co­mo So­la­rCity, Tes­la Mo­tors y Spa­ceX pa­ra po­der lle­var a ca­bo su vi­sión de cam­biar el mun­do. So­la­rCity es ya el se­gun­do pro­vee­dor de ener­gía so­lar en EE.UU., Tes­la Mo­tors ha cam­bia­do la mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble y Spa­ceX es al mis­mo tiem­po el fa­bri­can­te pri­va­do de mo­to­res de pro­pul­sión ma­yor del mun­do y lo que tie­ne los mo­to­res con la me­jor ra­tio po­ten­cia-pe­so. No sa­be­mos si en el 2023 po­dre­mos com­prar piz­zas en Mar­te –lle­gar a Mar­te es una ta­rea ti­tá­ni­ca con más in­cóg­ni­tas que cer­te­zas–, pe­ro lo que es se­gu­ro es que la ex­plo­ra­ción es­pa­cial cam­bia­rá pa­ra siem­pre con la efi­cien­cia de los mo­to­res de Spa­ceX y la pro­duc­ción y con­su­mo sos­te­ni­bles de ener­gía que Musk ha de­mos­tra­do en sus otros pro­yec­tos.

La gra­cia de to­do es que Musk pue­de ha­cer to­do eso gra­cias a X.com, una em­pre­sa de pa­gos por co­rreo elec­tró­ni­co que creó el año 1999, que en el 2001 sa­có un pro­duc­to que se lla­ma Pa­yPal y que el año 2002, pa­sa­da la cri­sis de las pun­to­com, ven­dió a eBay, el mis­mo año que con el di­ne­ro de la ven­ta fun­da­ba Spa­ceX. Aver si al fi­nal re­sul­ta­rá que po­dre­mos te­ner ca­sa en Mar­te gra­cias a Pa­yPal, eBay, Fa­ce­book, Goo­gle y You­Tu­be. Voy a co­men­tár­se­lo a Buzz Al­drin en su mu­ro de Fa­ce­book a ver qué di­ce.

El pre­cio Pa­gar 200.000 dó­la­res pa­ra ir de via­je a Mar­te es ca­ro, pa­ra te­ner ca­sa, no tan­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.