Wi­fi no es só­lo lo que us­te­des creen

El cre­ci­mien­to de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les co­nec­ta­dos a re­des cor­po­ra­ti­vas ha dis­pa­ra­do el uso de es­ta tec­no­lo­gía

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

Es ha­bi­tual que los es­tu­dian­tes lle­ven dos, tres o has­ta cua­tro dis­po­si­ti­vos que ‘ti­ran’ del wi­fi

En ma­yo del 2015, cuan­do la em­pre­sa en­ton­ces lla­ma­da HP com­pró Aru­ba Net­works, era ob­vio que aca­ba­ría in­te­grán­do­la en Hew­lett-Pac­kard En­ter­pri­se (HPE), que na­ce­ría ofi­cial­men­te en no­viem­bre de ese año. El ob­je­ti­vo era re­vi­ta­li­zar el ne­go­cio de net­wor­king de la com­pa­ñía, po­nien­do én­fa­sis en las in­fraes­truc­tu­ras inalám­bri­cas, es­pe­cia­li­dad de Aru­ba des­de su fun­da­ción. Re­cien­te­men­te, Do­mi­ni­que Orr, CEO de Aru­ba –“a HPE com­pany”, pre­ci­sa el lo­go– con­fir­ma­ba que su es­pa­cio na­tu­ral es la trans­for­ma­ción del pues­to de tra­ba­jo, des­de el ac­tual pre­do­mi­nio del PC has­ta ge­ne­ra­li­zar la co­nec­ti­vi­dad inalám­bri­ca. Es­ta es­tra­te­gia ha ser­vi­do de jus­ti­fi­ca­ción pa­ra pa­gar 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res, un pre­cio que a la vis­ta de los re­sul­ta­dos pue­de pa­re­cer ba­jo. En nue­ve me­ses del ac­tual año fis­cal, la ra­ma de net­wor­king de HPE aumentó su fac­tu­ra­ción un 22%. En el seg­men­to es­pe­cí­fi­co de Aru­ba –re­des lo­ca­les inalám­bri­cas o WLAN–, IDC le atri­bu­ye una cuo­ta del 22% del mer­ca­do glo­bal.

El di­rec­tor ge­ne­ral de HPE Aru­ba en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, Jo­sé Tor­mo, con­ver­só re­cien­te­men­te con Di­ne­ro, acer­ca de la ac­tua­li­dad de una tec­no­lo­gía que la ma­yo­ría de los con­su­mi­do­res iden­ti­fi­can con el acró­ni­mo wi­fi: “Con la apro­ba­ción del es­tán­dar 802.11n [en 2009] mu­chas em­pre­sas em­pe­za­ron a in­tere­sar­se en la tec­no­lo­gía wi­fi, al ver que su ren­di­mien­to se acer­ca­ba al de las re­des lo­ca­les ca­blea­das y que ofre­cía ga­ran­tías de se­gu­ri­dad. Lue­go, la enor­me pro­li­fe­ra­ción de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les co­nec­ta­dos a las re­des cor­po­ra­ti­vas hi­zo que ese in­te­rés cre­cie­ra ex­po­nen­cial­men­te”. Idea pri­ma­ria Los usua­rios co­rrien­tes sue­len te­ner una idea pri­ma­ria acer­ca de wi­fi: es (o de­be­ría ser) una al­ter­na­ti­va a las re­des ce­lu­la­res, in­clu­so don­de se pue­de ac­ce­der a es­tas; hay un no­to­rio de­seo de que wi­fi sea pú­bli­co, ubi­cuo... y gra­tui­to. Pa­ra las em­pre­sas, el wi­fi es un re­cur­so de im­por­tan­cia cre­cien­te, por otras ra­zo­nes: “en un mun­do en el que los mó­vi­les de em­pre­sa se usan con fi­nes per­so­na­les, y viceversa, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble dar prio­ri­dad a las apli­ca­cio­nes crí­ti­cas, y aña­dir­les el ran­go de se­gu­ri­dad que en el en­torno em­pre­sa­rial es im­pe­ra­ti­vo”, re­cal­ca el en­tre­vis­ta­do.

Es una evi­den­cia que, ade­más de ges­tio­nar el par­que de mó­vi­les de sus em­plea­dos, ca­da vez más em­pre­sas po­nen al ser­vi­cio de es­tos unas in­fraes­truc­tu­ras wi­fi que op­ti­mi­zan con re­glas es­tric­tas de se­gu­ri­dad. En prin­ci­pio, un con­tro­la­dor wi­fi es ca­paz de ges­tio­nar has­ta 32.000 usua­rios: “te­ne­mos clien­tes con de­ce­nas de con­tro­la­do­res pa­ra dar ser­vi­cio a cien­tos de mi­les de usua­rios in­ter­nos, a los que por lo ge­ne­ral se aña­de una pla­ta­for­ma de in­vi­ta­dos [...] La cos­tum­bre de ofre­cer ac­ce­so a quien vi­si­ta una em­pre­sa ha de­ja­do de ser una cor­te­sía pa­ra con­ver­tir­se en un me­dio de re­la­ción y de ne­go­cio”.

El ca­so tí­pi­co es el de las ca­de­nas mi­no­ris­tas. Al­gu­nas gran­des en­se­ñas –las más no­to­rias, que Tor­mo rehú­sa nom­brar– han des­cu­bier­to có­mo sa­car par­ti­do a la in­fra­es­truc­tu­ra wi­fi que tie­nen ins­ta­la­da. To­do el mun­do en­tra en la tien­da con el mó­vil en el bol­si­llo, y ca­si to­do el mun­do lle­va el wi­fi ac­ti­va­do... los pun­tos de ac­ce­so son ca­pa­ces de de­tec­tar quién es­tá pa­san­do –no el in­di­vi­duo, sino el iden­ti­fi­ca­dor fí­si­co del dis­po­si­ti­vo, ba­se de la es­ta­dís­ti­ca– qué sec­cio­nes re­co­rre, por cuán­to tiem­po, si vuel­ve otro día, a qué ho­ra y/o con qué fre­cuen­cia, si vi­si­ta otras tien­das de la ca­de­na y en qué zo­nas [...]

Ana­li­za­do anó­ni­ma­men­te, es­te cú­mu­lo de in­for­ma­ción sir­ve pa­ra to­mar de­ci­sio­nes: re­dis­tri­buir es­pa­cios, re­no­var es­ca­pa­ra­tes, ha­bi­li­tar más ca­jas, con­tra­tar em­plea­dos... Pe­ro hay más: en un cen­tro co­mer­cial, un es­ta­dio o un cam­pus uni­ver­si­ta­rio, que cal­cu­lan cier­to nú­me­ro de usua­rios a los que fa­ci­li­tar un an­cho de ban­da mí­ni­mo, la co­ber­tu­ra wi­fi pue­de di­se­ñar­se pa­ra au­men­tar tem­po­ral­men­te el nú­me­ro de pun­tos de ac­ce­so, sin sa­cri­fi­car el ni­vel de ser­vi­cio.

Tra­di­cio­nal­men­te, las uni­ver­si­da­des han si­do una clien­te­la fiel pa­ra Aru­ba, sub­ra­ya Tor­mo. Es ha­bi­tual que los es­tu­dian­tes lle­ven con­si­go dos, tres o has­ta cua­tro dis­po­si­ti­vos que ti­ran del wi­fi. Otra clien­te­la en al­za es la ban­ca: cua­tro de los cin­co gran­des ban­cos es­pa­ño­les, por ejem­plo, usan es­ta tec­no­lo­gía: “¿Aca­so la ban­ca no es un ne­go­cio mi­no­ris­ta? ¿Por qué no apli­car la fi­lo­so­fía de una tien­da? Tam­bién las ca­de­nas ho­te­le­ras es­pa­ño­las son clien­tes de HPE Aru­ba. Por­que, di­ce, “fi­nal­men­te, los co­men­ta­rios de los usua­rios en in­ter­net han con­ven­ci­do al sec­tor de que no pue­de des­cui­dar la ca­li­dad del ser­vi­cio wi­fi sin aten­tar con­tra su repu­tación”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.