Adiós al po­der blan­do an­glo­sa­jón

El de­cli­ve bri­tá­ni­co au­men­ta tras la cri­sis que se ini­ció en el 2007 en Wall Street y que no ce­sa, jun­to con el im­pa­ra­ble au­men­to de la de­sigual­dad, la agó­ni­ca sa­lud de la cla­se me­dia, el avan­ce del is­lam…

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son Bar­ce­lo­na

Los an­glo­sa­jo­nes siem­pre han si­do unos au­tén­ti­cos cracks a la ho­ra de ven­der­se al mun­do La vic­to­ria del Bre­xit no jus­ti­fi­ca las in­cli­na­cio­nes ra­cis­tas o xe­nó­fo­bas de par­te de la po­bla­ción bri­tá­ni­ca

En­tre la lis­ta de los in­for­tu­nios que a par­tir de aho­ra ten­drán que so­por­tar la gran ma­yo­ría de los bri­tá­ni­cos por cul­pa del vo­to fa­vo­ra­ble al Bre­xit del 52% de los que de­po­si­ta­ron –mu­chos de ellos en­ga­ña­dos– su pa­pe­le­ta en las ur­nas, hay uno que me­re­ce una es­pe­cial aten­ción. Se tra­ta del inevi­ta­ble de­cli­ve del for­mi­da­ble po­der blan­do que du­ran­te si­glos ha ema­na­do la cul­tu­ra an­glo­sa­jo­na.

Los an­glo­sa­jo­nes siem­pre han si­do unos au­tén­ti­cos cracks a la ho­ra de ven­der­se al mun­do. Su tem­po his­tó­ri­co no tie­ne pa­ran­gón: ha­gan lo que ha­gan, sa­len ga­nan­do, aun­que sea por los pe­los y en el úl­ti­mo se­gun­do. Le­jos de de­ber su Im­pe­rio ala ra­pi­ña de un ha­ta­jo de des­pia­da­dos con­quis­ta­do­res co­mo esos es­pa­ño­les que to­ma­ron Amé­ri­ca–la le­yen­da ne­gra con­tra Es­pa­ñaes una de sus ma­yo­res lo­gros–, el su­yo se creó por obra y gra­cia de unos afa­bles gentle­men, de suer­te que los ma­los de la his­to­ria no pue­den ser sino ‘los otros’.

Los via­jes del ca­pi­tán Cook que le per­mi­tie­ron to­mar en nom­bre de Dios y su rey gran par­te de Ocea­nía, fue­ron pro­mul­ga­dos ex­pe­di­cio­nes cien­tí­fi­cas. ¿Con­quis­ta­do­res los bri­tá­ni­cos?, pe­ro qué ocu­rren­cia. ¿Co­lo­nias pe­na­les en las an­tí­po­das? Hom­bre, se hi­zo por el bien de los pre­sos y la ma­yor glo­ria de esa vas­ta tie­rra des­po­bla­da (aun­que no del to­do).

En las su­per­po­bla­das co­lo­nias de Asia o Áfri­ca es­ta­ba muy mal vis­to en­tre los bri­tá­ni­cos in­ti­mar –acos­tar­se– con los na­ti­vos. Aun­que no por ra­zo­nes ra­cis­tas, fal­ta­ría más. Pe­ro si bien fue­ron los bri­tá­ni­cos los pri­me­ros en abo­lir la es­cla­vi­tud, es du­do­so que fue­ra atri­bui­ble a su in­na­ta bon­dad, sino más bien por­que así lo exi­gía la re­vo­lu­ción in­dus­trial que ellos mis­mos aca­ba­ban de po­ner en mar­cha.

Los in­gle­ses gus­tan de la idea de que la úl­ti­ma in­va­sión que ha su­fri­do su país se pro­du­jo ha­ce ca­si mil años, en 1066, de la mano de Gui­ller­mo de Nor­man­día, pe­ro se tra­ta de una ver­dad a me­dias, co­mo asi­mis­mo su su­pues­to ais­la­mien­to del res­to de Eu­ro­pa. Pro­cu­ran evi­tar re­mo­ver epi­so­dios co­mo la de­ca­pi­ta­ción de Car­los I (1649) olas bar­ba­ri­dad es co­me­ti­das du­ran­te la re­pú­bli­ca pu­ri­ta­na de Oli­ve­rC­rom­well (1649-58), que ade­más de pro­vo­car un nú­me­ro im­po­si­ble de con tar­de per­se­cu­cio­nes y eje­cu­cio­nes, dio pie ala que ma­ma si va­dear­te­sa croo el cie­rre du­ran­te ca­si vein­te años de to­dos los tea­tros.

El reino de Car­los II (1660-1685) sig­ni­fi­có un res­pi­ró tras tan­tos ac­tos de bar­ba­rie y a su muer­te as­cen­dió al trono su her­mano Ja­co­bo II de In­gla­te­rra y VII de Es­co­cia. Mas ha­bía un pro­ble­ma: el nue­vo rey era ca­tó­li­co. Fue de­pues­to en 1688 por el ho­lan­dés Gui­ller­mo de Oran­ge, quien ha­bía to­ma­do la pre­cau­ción de cru­zar el ca­nal de la Man­cha con un nu­tri­do ejer­ci­to leal a la cau­sa pro­tes­tan­te. En reali­dad fue es­ta la úl­ti­ma in­va­sión aun­que ca­si na­die quie­re re­co­no­cer­la co­mo tal. El reino de es­te nue­vo Gui­ller­mo el Conquistador (1688-1702) pre­ci­pi­tó el fin de la mo­nar­quía ab­so­lu­ta al tiem­po que es­ta­ble­cía la su­pre­ma­cía pro­tes­tan­te. Has­ta el día de hoy, el mo­nar­ca pue­de ser cual­quier co­sa, me­nos ca­tó­li­co. Li­ber­ta­des Si bien el reino de Gui­ller­mo III fue desas­tro­so pa­ra la ca­tó­li­ca Ir­lan­da, do­tó en cam­bio a los in­gle­ses de mu­chas de las li­ber­ta­des que con el pa­so del tiem­po ha­rían tan su­yas. Se­rían asi­mis­mo po­de­ro­sos pro­mo­to­res de su po­der blan­do las ve­nid eras vic­to­rias bé­li­cas, su do­mi­nio de los ma­res (siem­pre en nom­bre del bien), por no ha­blar de los nu­me­ro­sos des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos de la Ro­yal So­ciety o su to­do­po­de­ro­sa eco­no­mía in­dus­trial. Pe­ro fue me- dian­te su li­te­ra­tu­ra sin igual don­de más adep­tos aca­bó co­se­chan­do.

Na­die po­día re­sis­tir­se al he­chi­zo de Sha­kes­pea­re, la poe­sía de lord By­ron o las no­ve­las de Ja­ne Aus­ten o Wal­ter Scott. Dic­kens en­can­di­ló me­dio mun­do con re­la­tos que emer­gían de la mi­se­ria vic­to­ria­na cual flo­res de un es­ter­co­le­ro. Re­co­gie­ron el tes­ti­go Co­nan Doy­le, Agat­ha Ch­ris­tie, Ian Flem­ming o John Le Ca­rré.

Lue­go de ga­nar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, no pa­re­cía te­ner lí­mi­tes el po­der blan­do de los an­glo­sa­jo­nes de las dos ori­llas de Atlán­ti­co, que apro­ve­cha­ron pa­ra agre­gar a la li­te­ra­tu­ra su mú­si­ca, su ci­ne en co­lor, las re­vis­tas, las mo­das, los có­mics y, en el sa­lón de ca­da ca­sa, un te­le­vi­sor que emi­tía pro­gra­mas y anun­cios que en­sal­za­ban sin el me­nor ru­bor el ame­ri­can way of li­fe. La ma­yor par­te de las ve­ces su la­do os­cu­ro que­da­ba ocul­to. Aun así, les re­sul­tó im­po­si­ble es­con­der el mac­cart­his­mo, la cri­sis de Suez o la de los Mí­si­les; los ase­si­na­tos de Ken­nedy y Lut­her King, el fias­co que fue la gue­rra de Viet­nam, Wa­ter­ga­te, los dis­tur­bios ra­cia­les o las car­gas con­tra los es­tu­dian­tes.

Por si las gue­rras de Iraky las in­va­sión de Af­ga­nis­tán no fue­ran su­fi­cien­tes pa­ra mer­mar un po­co más la efec­ti­vi­dad de su po­der blan­do, úl­ti­ma­men­te ha si­do de­bi­li­ta­do por la cri­sis que se ini­ció en 2007 en Wall Street yque­no­ce­sa, jun­to co­ne­lim­pa­ra­ble au­men­to de la de­sigual­dad, la agó­ni­ca sa­lud de la cla­se me­dia, el avan­ce del is­lam… Le­yen­da ne­gra Se­gún se mi­re, to­dos es­tos pro­ble­mas pa­re­cen te­ner su ori­gen en el mun­do an­glo­sa­jón. Y ya pues­tos, el cáncer de pul­món, el si­da, la epi­de­mia de obe­si­dad, el fra­ca­so es­co­lar, in­ter­net, las re­des so­cia­les, los pa­raí­sos fis­ca­les, el trá­fi­co de ar­mas y dro­gas, el cam­bio cli­má­ti­co… Hoy día una le­yen­da ne­gra te la mon­ta en un­tris tras un­hac­ker cual­quie­ra.

En­tre­mez­clán­do­se con el bi­no­mio Clin­ton-Trump, el Bre­xit ha si­do la go­ta que ha col­ma­do el va­so. Que al­gu­nos an­glo­sa­jo­nes an­síen ais­lar­se yblin­dar­se en­na­da­jus­ti­fi­ca sus in­cli­na­cio­nes ra­cis­tas o xe­nó­fo­bas. Lle­ga­dos a es­te pun­to, les con­ven­dría no só­lo ca­li­brar la im­por­tan­cia de su aún for­mi­da­ble po­der blan­do, sino con qué fa­ci­li­dad po­drían per­der­lo; y lo di­fí­cil que se­ría re­cu­pe­rar­lo. ¿Se­rá po­si­ble que es­ta vez no se sal­ven en el úl­ti­mo se­gun­do y por los pe­los? De ser así, has­ta la ho­ra de Green­wich ten­dría los días con­ta­dos.

CARL COURT / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.