Con­tra la cruz del eu­ro

Pa­ra Sti­glitz, Eu­ro­pa no tie­ne por qué mo­rir en la cruz del eu­ro, pe­ro las re­for­mas ne­ce­si­tan cohe­sión

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

“Eu­ro­pa no tie­ne por qué mo­rir en la cruz del eu­ro. La mo­ne­da pue­de fun­cio­nar. Las re­for­mas fun­da­men­ta­les que se ne­ce­si­tan son en la es­truc­tu­ra de la pro­pia unión mo­ne­ta­ria, no en las eco­no­mías de los res­pec­ti­vos paí­ses. Lo que es­tá por ver es si exis­te su­fi­cien­te cohe­sión po­lí­ti­ca, su­fi­cien­te so­li­da­ri­dad, pa­ra adop­tar es­tas re­for­mas”. Las pa­la­bras del No­bel Jo­seph E. Sti­glitz, ex eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial y des­de ha­ce dé­ca­da y me­dia pro­lí­fi­co es­cri­tor so­bre los ma­les de la glo­ba­li­za­ción, son un torpe­do de pro­fun­di­dad di­ri­gi­do a las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad se­gui­das en Eu­ro­pa des­de el es­ta­lli­do de la Gran Re­ce­sión. UnaEu­ro­pa­don­de, ba­jo la égi­da de Ale­ma­nia, los pro­ble­mas se han atri­bui­do a com­por­ta­mien­tos in­di­vi­dua­les –el pe­re­zo­so sur– y no al sis­te­ma cons­trui­do. Y, ad­vier­te Sti­glitz en su nue­vo li­bro El eu­ro, “a fal­ta de re­for­mas es pre­fe­ri­ble un di­vor­cio amis­to­so en­vez­de­laes­tra­te­gia de li­mi­tar­se a sa­lir del pa­so”.

El sis­te­ma del eu­ro es­tá ro­to, se­ña­la, y no es ex­tra­ño. Se sa­be que vin­cu­lar el va­lor de la mo­ne­da­deun país a la de otro o a una ma­te­ria pri­ma, co­mo con el pa­trón oro, lle­va mu­chas ve­ces a la de­pre­sión. Pe­ro aun así Eu­ro­pa se ató a una mo­ne­da que ha crea­do la mis­ma ri­gi­dez que el pa­trón oro im­pu­soal­mun­do. Una ri­gi­dez que ha he­cho que, mien­tras EE.UU. se ha re­cu­pe­ra­do de la gran cri­sis, Eu­ro­pa si­ga es­tan­ca­da.

Eleu­ro, de­nun­cia, se con­ci­bió­con una­mez­cla­de­de­fec­to­se­co­nó­mi­cos e ideo­ló­gi­cos cla­rí­si­mos que ha­cían que no pu­die­ra fun­cio­nar mu­cho tiem­po. La for­ta­le­za de la eu­ro­zo­na era su di­ver­si­dad, pe­ro tam­bién su ma­yor pro­ble­ma con una mo­ne­da úni­ca: se ne­ce­si­ta­ban instituciones que ayu­da­ran a los paí­ses cuan­do lle­ga­ran los pro­ble­mas y no se crea­ron. En Eu­ro­pa to­do iba a fa­vor del desas­tre: el pre­su­pues­to eu­ro­peo es el 1% de su PIB, el del go­bierno fe­de­ral ame­ri­cano el 20%; la Re­ser­va Fe­de­ral tie­ne co­mo ob­je­ti­vos la in­fla­ción y el em­pleo, el BCE só­lo la in­fla­ción; se im­pu­so la idea de que los mer­ca­dos eran efi­cien­tes y lo arre­gla­ban to­do, el neo­li­be­ra­lis­mo; se con­fió en la aus­te­ri­dad y no hu­bo so­li­da­ri­dad.

El sis­te­maha fra­ca­sa­do y no es via­ble a lar­go pla­zo sin im­po­ner un cos­te des­me­su­ra­do a los ciu­da­da­nos. Yno­só­loe­co­nó­mi­co: ahí es­tá el as­cen­so de los po­pu­lis­mos. Las re­for­mas que Sti­glitz pro­po­ne quie­ren fo­men­tar la con­ver­gen­cia eu­ro­pea e in­clu­yen un pro­gra­ma de se­gu­ro co­mún de de­pó­si­tos ban­ca­rios pa­ra to­da Eu­ro­pa y al­gu­na for­ma de en­deu­da­mien­to co­mún, co­mo los eu­ro­bo­nos. Y por su­pues­to in­ver­tir con el Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes. Y des­alen­tar los des­es­ta­bi­li­za­do­res su­pe­rá­vits ale­ma­nes. Pe­ro esoe­xi­geun­mí­ni­mo­de­so­li­da­ri­dad. Si no la hay, pi­de un eu­ro fle­xi­ble por el que ca­da país si­ga ha­cien­do transac­cio­nes en eu­ros pe­ro un eu­ro grie­go pue­da no es­tar a la par del ale­mán. Ysi no­se lle­ga ni a eso, di­ce, me­jor po­ner fin de ma­ne­ra pla­nea­da al eu­ro co­mo exis­te hoy, qui­zá con la sa­li­da de unos cuan­tos paí­ses –la for­ma más fá­cil y ba­ra­ta es que se va­ya Ale­ma­nia– o con la di­vi­sión de la eu­ro­zo­na en dos áreas o más con sus res­pec­ti­vas mo­ne­das. La rup­tu­ra se­rá cos­to­sa, pe­ro lo se­rá más se­guir jun­tos sin re­for­mas.

C. GOODNEY / BLOOMBERG

EL EU­RO Jo­seph E. Sti­glitz Tau­rus. Ma­drid, 2016 484 p. | Pa­pel 22,90 € |

e-book, 10,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.