Gran­des for­tu­nas

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Án­gel Saez

¿Es bueno pa­ra la so­cie­dad que al­gu­nas per­so­nas con­cen­tren enor­mes for­tu­nas? En prin­ci­pio pa­re­ce que la res­pues­ta en ge­ne­ral de­be­ría ser ne­ga­ti­va, ya que uno de los ob­je­ti­vos del pro­gre­so so­cial es la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y to­dos es­ta­mos de acuer­do en que en un país desa­rro­lla­do de­be erra­di­car­se to­tal­men­te la po­bre­za.

La cues­tión plan­tea­da me­sur­ge cuan­do apa­re­ce la no­ti­cia de que el fun­da­dor de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg y su es­po­sa Pris­ci­lla Chan, anun­cian su in­ten­ción de do­nar el 99% de su for­tu­na, unos 45.000 mi­llo­nes de dó­la­res, a di­ver­sas cau­sas so­li­da­rias, sien­do su pri­me­ra ini­cia­ti­va la in­ver­sión de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res en 10 años pa­ra in­ves­ti­gar y cu­rar las gran­des en­fer­me­da­des que su­fre el pla­ne­ta. La pa­re­ja ma­ni­fies­ta que “to­dos jun­tos po­de­mos cu­rar las gran­des en­fer­me­da­des an­tes de fi­nal de si­glo”, “cree­mos que nues­tros ni­ños me­re­cen un fu­tu­ro me­jor”.

Yla pre­gun­ta que sur­ge es: ¿qué es me­jor, que una so­la per­so­na ten­ga 45.000 mi­llo­nes de dó­la­res, o que por ejem­plo 45.000 per­so­nas ten­gan un mi­llón de dó­la­res? Se po­drían in­di­car otros po­si­bles ejem­plos e in­clu­so ase­gu­rar que a ni­vel im­po­si­ti­vo 45.000 per­so­nas tri­bu­ta­rían más im­pues­tos al Es­ta­do que un so­lo mul­ti­mi­llo­na­rio y por tan­to la re­cau­da­ción, en es­te ca­so EE.UU., se­ría ma­yor con la dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y que di­chos im­pues­tos irían a su­fra­gar en par­te gas­tos so­cia­les de allí. Sin em­bar­go, la res­pues­ta en es­te ca­so es sin du­da que es me­jor la con­cen­tra­ción en la fi­gu­ra de Mark Zuc­ke­berg y su es­po­sa, pues el des­tino de ese di­ne­ro en su to­ta­li­dad va a fa­vo­re­cer el in­te­rés ge­ne­ral glo­bal.

Es cier­to que no to­das las gran­des for­tu­nas ac­túan co­mo es­ta ad­mi­ra­ble pa­re­ja, pe­ro su vo­lun­tad al­truis­ta se­gu­ra­men­te qui­ta­rá o ali­via­rá el su­fri­mien­to a mi­llo­nes de per­so­nas. Otro ejem­plo es el de Bill Ga­tes y su es­po­sa Me­lin­da, quie­nes ya han ma­ni­fes­ta­do que de­ja­rán su for­tu­na a la Fun­da­ción Bill & Me­lin­da Ga­tes crea­da pa­ra la ayu­da a la in­ves­ti­ga­ción de en­fer­me­da­des y com­ba­tir la po­bre­za, y so­lo una pe­que­ña par­te a sus tres hi­jos. Wa­rren Buf­fett tam­bién se ha com­pro­me­ti­do a do­nar el 80% de su for­tu­na a la Fun­da­ción Bill & Me­lin­da Ga­tes con los mis­mos ob­je­ti­vos. Los mul­ti­mi­llo­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos ca­da vez más tien­den a do­nar sus for­tu­nas a fun­da­cio­nes, por un sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial (“el com­pro­mi­so de dar” ).

Otros fa­mo­sos con me­no­res im­por­tes co­mo Geor­ge Lu­cas, Ted Tur­ner o el can­tan­te Sting tam­bién se han ma­ni­fes­ta­do en esa mis­ma di­rec­ción. En nues­tro país, Aman­cio Or­te­ga, ya vie­ne rea­li­zan­do do­na­cio­nes pa­ra el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des, así co­mo pa­ra la lu­cha con­tra la po­bre­za a tra­vés de Cá­ri­tas.

Po­si­ble­men­te, sí es bue­na pa­ra la hu­ma­ni­dad la con­cen­tra­ción de gran­des ri­que­zas en al­gu­nas per­so­nas, aqué­llas que tie­nen o han al­can­za­do una es­pe­cial sen­si­bi­li­dad por el in­te­rés glo­bal y obran en con­se­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.