Una man­za­na con el bol­si­llo lleno

Ap­ple La fir­ma de la man­za­na tie­ne re­cur­sos de ca­ja y es de es­pe­rar al­gu­na com­pra, con la au­to­mo­ción en el pun­to de mi­ra

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Res­pec­to a las otras cin­co gran­des, Ap­ple pue­de con­tar con dos ac­ti­vos que los de­más no tie­nen. El pri­me­ro es el di­ne­ro que cus­to­dia su ca­ja. Tie­ne en sus ar­cas una ci­fra que os­ci­la, se­gún los cálculos en­tre 170.000 y 200.000 mi­llo­nes de eu­ros. Una can­ti­dad de di­ne­ro in­gen­te, que le per­mi­ti­ría com­prar, al con­ta­do, co­lo­sos co­mo Co­ca Co­la, Deuts­che Bank y to­dos los equi­pos de la NBA. Pe­ro tam­bién com­pa­ñías ri­va­les que le per­mi­ti­rían ex­ten­der sus ne­go­cios di­gi­ta­les: Twit­ter, Dis­ney, Airbnb, Spo­tify, Uber. Un­di­ne­ro que pron­to o tar­de de­be­rá in­ver­tir, tam­bién pa­ra evi­tar los pro­ble­mas fis­ca­les que le su­pon­dría re­pa­triar los be­ne­fi­cios de su fi­lial ir­lan­de­sa a Es­ta­dos Uni­dos, una si­tua­ción que le ha cau­sa­do va­rios pro­ble­mas con las au­to­ri­da­des eu­ro­peas (mul­ta de 13.000 mi­llo­nes in­clui­da).

Ap­ple tie­ne el bol­si­llo lleno por­que, prin­ci­pal­men­te, se lle­va el 90% de los be­ne­fi­cios que ge­ne­ran ca­da año las ven­tas de los apa­ra­tos de te­le­fo­nía mó­vil. Es cier­to que su de­pen­den­cia de un so­lo pro­duc­to (el iP­ho­ne) ge­ne­ra es­cep­ti­cis­mo en­tre los in­ver­so­res. Pe­ro la com­pa­ñía ya ha de­mos­tra­do sa­ber in­no­var en la tec­no­lo­gía. In­clu­so a cos­te de sus pro­pios pro­duc­tos, co­mo el iPad, cu­yas ven­tas se es­tán ra­len­ti­zan­do de­bi­do al éxi­to del smartp­ho­ne. Pe­ro, co­mo di­jo una vez el mí­ti­co Ste­ve Jobs: “Si no te ca­ni­ba­li­zas a ti mis­mo, otros lo ha­rán en tu lu­gar”. Yel mí­ti­co Wa­rren Buf­fet, con­tra de vien­to y ma­rea, ha desafia­do los crí­ti­cos al com­prar el pa­sa­do mes de ma­yo ac­cio­nes de la com­pa­ñía va­lo­ra­das en 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res, un res­pal­do de pe­so a la po­lí­ti­ca de ges­tión del ac­tual pre­si­den­te, Tim Cook. Se­gún Sa­lim Is­mail, el fun­da­dor de la Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, “hay al­go que Ap­ple ha­ce y que no ha­cen los de­más: for­ma un gru­po pe­que­ño y dis­rup­ti­vo de agen­tes de cam­bio, si­tua­do en la cum­bre de la or­ga­ni­za­ción, pa­ra re­vo­lu­cio­nar a otra in­dus­tria”.

El pa­so si­guien­te de Cu­per­tino es el pro­yec­to Ti­tán, cu­ya fe­cha es­tá pre­vis­ta pa­ra el 2018 o 2019. Los ru­mo­res de su en­tra­da en el sec­tor de la au­to­mo­ción son cons­tan­tes (el úl­ti­mo, el de la com­pra del fa­bri­can­te in­glés McLa­ren y el de la mo­to eléc­tri­ca Lit Mo­tors) y hay que es­pe­rar al­gu­na sor­pre­sa en breve. El otro va­lor de Ap­ple es su mar­ca. Es la más va­lio­sa del mun­do, se­gún el ran­king de re­fe­ren­cia que pu­bli­ca ca­da año la con­sul­to­ra In­ter­brand. Es­te as­pec­to no re­fle­ja só­lo el va­lor emo­cio­nal o es­té­ti­co, por­que si la man­za­na re­sul­ta atrac­ti­va y creí­ble pa­ra los con­su­mi­do­res, es­to le per­mi­te, en úl­ti­ma ins­tan­cia fi­de­li­zar a sus clien­tes.

Su pun­to fuer­te es el hard­wa­re, pe­ro, co­mo no­tan los ana­lis­tas de In­ter­brand, “Ap­ple man­tie­ne la am­bi­ción de se for­mar par­te de to­das las fa­ce­tas de la vi­da de las per­so­nas. Ha crea­do un eco­sis­te­ma enor­me y no se duer­me en los lau­re­les en el mo­men­to de in­no­var, co­mo de­mues­tran sus úl­ti­mos lan­za­mien­tos, des­de re­lo­jes, mú­si­ca en strea­ming o pa­go elec­tró­ni­co”. Su éxi­to de­pen­de­rá de la ca­pa­ci­dad de in­te­grar es­tos ne­go­cios. Si lo con­si­gue, no se­ría des­ca­be­lla­do ima­gi­nar que Ap­ple se con­vier­ta, en un fu­tu­ro pró­xi­mo en la pri­me­ra em­pre­sa que al­can­ce un va­lor bur­sá­til de un bi­llón de dó­la­res.

BLOOMBERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.