El bus­ca­dor que to­do lo sa­be de in­ter­net

Goo­gle El mo­tor de bús­que­da mo­ne­ti­za co­mo na­die su li­de­raz­go en la pu­bli­ci­dad. Y es­to le per­mi­te arries­gar

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Con die­ci­ocho años re­cién cum­pli­dos (se fun­dó el 4 de sep­tiem­bre de 1998), Goo­gle es una to­do­po­de­ro­sa cor­po­ra­ción a la que al­gu­nos, mu­chos qui­zás, ven con gran­des re­ce­los. “Si Goo­gle se des­vía de su le­ma cor­po­ra­ti­vo don’t be evil (no seas ma­lo), pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en Spec­tra” ca­ri­ca­tu­ri­za el pro­fe­sor y ex­per­to en eco­no­mía di­gi­tal Jo­sep Ma­ria Gan­yet (en re­fe­ren­cia a la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal con­tra la que lu­cha Ja­mes Bond). Pe­ro, ¿pue­de real­men­te la com­pa­ñía de Moun­tain View, con to­do lo que sa­be de la po­bla­ción mun­dial y del pla­ne­ta, po­ner en ja­que a un país, a un Go­bierno...? Se­gu­ra­men­te sí, pe­ro tam­po­co se sa­be mu­cho si ya hay ad­mi­nis­tra­cio­nes que lo ha­cen, si le re­gu­lan, o si le pue­den o le quie­ren re­gu­lar, o ni si­quie­ra si in­ves­ti­gan su po­lí­ti­ca de in­ge­nie­ría fis­cal, que le per­mi­te pa­gar en Eu­ro­pa só­lo el 2% de los be­ne­fi­cios rea­li­za­dos.

En cual­quier ca­so, y pe­se a to­da su mag­ni­tud y su po­der, Goo­gle no de­ja de ser una com­pa­ñía que ob­tie­ne el 90% de sus in­gre­sos de la ven­ta de pu­bli­ci­dad al­re­de­dor de su bus­ca­dor. Eso son 60.000 mi­llo­nes de eu­ros, so­bre una fac­tu­ra­ción de 66.361 mi­llo­nes en 2015. Es­ta si­tua­ción de ex­tre­ma de­pen­den­cia de un ne­go­cio pue­de con­ver­tir­se en una ame­na­za el día que sur­ja una tec­no­lo­gía sus­ti­tu­ti­va que el mo­tor de bús­que­da no con­si­ga con­tro­lar.

Pe­ro, a la vez, es la fuen­te fi­nan­cie­ra que le per­mi­te desa­rro­llar sus otras dos di­men­sio­nes. Un buen ejem­plo de ello son to­das las ca­pas de ser­vi­cio que el mo­tor de bús­que­da va aña­dien­do a su eco­sis­te­ma: des­de el co­rreo de Gmail, el Goo­gle Maps, el sis­te­ma ope­ra­ti­vo mó­vil An­droid, el Ch­ro­me o You­Tu­be. To­dos son pro­duc­tos gra­tui­tos, pe­ro que tie­nen mu­cho va­lor por­que, cons­ti­tu­yen el nú­cleo de big da­ta que per­mi­te de­fi­nir el co­no­ci­mien­to de sus usua­rios, tam­bién pa­ra fi­na­li­da­des co­mer­cia­les.

Pe­ro no siem­pre la ju­ga­da sa­le bien. Ha­ce muy po­cos días aca­ba de lan­zar Goo­gle Allo, una app de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea que pre­ten­de com­pe­tir con Whats- App y Mes­sen­ger de Fa­ce­book, o el iMes­sa­ge-Fa­ceTi­me de Ap­ple, o el Sky­pe de Mi­cro­soft, y que no ha des­per­ta­do pre­ci­sa­men­te mu­cho en­tu­sias­mo en el mer­ca­do. Co­mo tam­po­co no ha con­se­gui­do ga­nar­se el re­co­no­ci­mien­to de red so­cial que pre­ten­día con Goo­gle+.

En reali­dad, lo que Goo­gle quie­re ser es una com­pa­ñía de in­no­va­ción, “pe­ro lo que en reali­dad tie­ne es una te­so­re­ría que le per­mi­te pa­gar la in­no­va­ción, así se pue­den equi­vo­car tan­to co­mo quie­ran”, apun­ta Ge­nís Ro­ca, ex­per­to en trans­for­ma­ción di­gi­tal. “Si Fa­ce­book se equi­vo­ca­ra tan­to co­mo Goo­gle, des­apa­re­ce­ría”, ase­gu­ra. De he­cho, ex­pli­ca es­te ex­per­to, por eso trans­for­ma­ron la em­pre­sa en el con­glo­me­ra­do Alp­ha­bet, pa­ra po­der de­jar es­pa­cio a sus pro­yec­tos de in­no­va­ción más dis­rup­ti­va, co­mo Goo­gle X, que rea­li­za “dis­pa­ros a la Lu­na” (en la Moo­nShot Fac­tory) los co­ches sin con­duc­tor, las co­no­ci­das Goo­gle Glas­ses, los pro­yec­tos de ener­gía o de ex­plo­ra­ción es­pa­cial... Y aquí sus com­pe­ti­do­res son los otros cua­tro gran­des, pe­ro tam­bién nue­vos, co­mo el Tes­la-Spa­ce X del nue­vo vi­sio­na­rio Elon Musk.

DA­VID PAUL MORRIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.