Ara­gón y Ca­ta­lun­ya: ges­tio­nar bien la ve­cin­dad

La Es­pa­ña ra­dial ha que­da­do ob­so­le­ta y de­be trans­for­mar­se en un país en red don­de pre­va­lez­can los puen­tes en­tre los dis­tin­tos fo­cos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co fren­te a los in­tere­ses po­lí­ti­cos

La Vanguardia - Dinero - - FOROS - Ma­riano Guin­dal

La ve­cin­dad es ge­ne­ra­do­ra de con­flic­tos, pe­ro tam­bién de opor­tu­ni­da­des. Pre­ci­sa­men­te es lo que les ocu­rre a Ara­gón y a Ca­ta­lun­ya, es­tán muy cer­ca geo­grá­fi­ca­men­te y, sin em­bar­go, a ve­ces se mues­tran enor­me­men­te le­jos emo­cio­nal­men­te. Por eso hay que sa­ber ges­tio­nar el con­flic­to, por­que “son dos co­mu­ni­da­des en­tre las que hay más co­sas que les unen de las que les se­pa­ran. Nos ne­ce­si­ta­mos pa­ra ga­nar el fu­tu­ro”. Es­te es el men­sa­je que el pre­si­den­te de Ara­gón, Ja­vier Lam­bán, de­jó en Ca­ta­lun­ya du­ran­te el en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por La Van

guar­dia ba­jo el tí­tu­lo Ara­gón-Ca­ta­lun­ya, un puen­te em­pre­sa­rial de éxi­to con el pa­tro­ci­nio de Ibe­rca­ja. Co­mo el mis­mo Ja­vier Lam­bán re­co­no­ció, no fue un ac­to pro­to­co­la­rio don­de el pre­si­den­te de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma se des­pla­za a otra pa­ra “ven­der” las cua­li­da­des de su re­gión con el ob­je­ti­vo de cap­tar in­ver­so­res. Por el con­tra­rio, el en­cuen­tro sur­gió de la ne­ce­si­dad del Pre­si­den­te de Ara­gón de ex­pli­car en Ca­ta­lun­ya su pers­pec­ti­va so­bre las re­la­cio­nes en­tre am­bas co­mu­ni­da­des en un mo­men­to es­pe­cial­men­te de­li­ca­do y di­fí­cil a cau­sa de los des­en­cuen­tros, con­flic­tos ydi­fe­ren­tes vi­sio­nes que man­tie­nen ca­da una de ellas so­bre la uni­dad de Es­pa­ña. Por to­do ello re­sul­tó un ac­to car­ga­do de sim­bo­lis­mos. Se ce­le­bró en el Pa­lau Lloc­ti­nent, se­de del ar­chi­vo de la Co­ro­na de Ara­gón, en pre­sen­cia del con­se­ller de Te­rri­to­ri i Sos­te­ni­bi­li­tat, Jo­sep Rull, quien acu­dió en re­pre­sen­ta­ción del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

Y to­do ello ba­jo los aus­pi­cios de una en­ti­dad ara­go­ne­sa co­mo Ibe­rca­ja, que co­mo di­jo su di­rec­tor te­rri­to­rial del Ar­co Me­di­te­rrá­neo, Jau­me Re­bull, “so­mos un ejem­plo cla­ro de la com­ple­men­ta­rie­dad en­tre am­ba­se­co­no­mías. Te­ne­mo­su­na só­li­da im­plan­ta­ción en Ca­ta­lun­ya, don­de con­ta­mos en es­te mo­men­to con ca­si 100 ofi­ci­nas con las que ges­tio­na­mos un vo­lu­men de ac­ti­vi­dad co­mer­cial de 6.000 mi­llo­nes de eu­ros. Ibe­rca­ja no se­ría el oc­ta­vo gru­po ban­ca­rio es­pa­ñol sin su ac­ti­vi­dad y sus po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to fu­tu­ro en Ca­ta­lun­ya”. Y eso­mis­mo­les­su­ce­dea­la­sem­pre­sas de Ara­gón que ven a Ca­ta­lun­ya co­mo un mer­ca­do am­plio y pró­xi­mo don­de se pue­den ex­pan­dir con “na­tu­ra­li­dad” y ga­nar un ta­ma­ño que no pue­den al­can­zar por el li­mi­ta­do ta­ma­ño de la eco­no­mía ara­go­ne­sa, que so­lo re­pre­sen­ta el 3% del PIB es­pa­ñol.

La ne­ce­si­dad de ten­der puen­tes po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y em­pre­sa­ria­les es lo que ha lle­va­do a La Van

guar­dia a dar el pri­mer pa­so en un lar­go ca­mino que ha­brá que re­co­rrer de la mano y no dán­do­se la es­pal­da, co­mo sub­ra­yó el Di­rec­tor Ge­ne­ral co­mer­cial de Gru­po Go­dó, Pere Guar­dio­la: “Ca­ta­lun­ya com­pra pro­duc­tos y ser­vi­cios a Ara­gón por 4.000 mi­llo­nes de eu­ros y Ara­gón es el se­gun­do mer­ca­do es­pa­ñol pa­ra Ca­ta­lun­ya con una ven­tas que su­pe­ran los 6.000 mi­llo­nes. So­mos bue­nos clien­tes e im­por­tan­tes pro­vee­do­res”.

El pro­pio pre­si­den­te de Ara­gón, Ja­vier Lam­bán, es un pa­ra­dig­ma de es­tas re­la­cio­nes de ve­cin­dad. Na­ció ha­ce 59 años en Ejea de los Ca­ba­lle­ros, un pue­blo ara­go­nés cu­ya eco­no­mía se ba­sa en bue­na me­di­da en dos em­pre­sas ca­ta­la­nas que con­si­de­ran que se tra­ta de una bue­na lo­ca­li­dad pa­ra lo­grar su ren­ta­bi­li­dad. Es­tu­dió Fi­lo­so­fía y Le­tras y se li­cen­ció en la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na pa­ra re­gre­sar a su lo­ca­li­dad na­tal co­mo­maes­tro de ins­ti­tu­to y dar cla­se de Geo­gra­fía e His­to­ria. Es un hom­bre que vi­vió la tran­si­ción po­lí­ti­ca a ca­ba­llo en­tre am­bas co­mu­ni­da­des y don­de abra­zó el so­cia­lis­mo mien­tras es­cu­cha­ba a Jo­sé An­to­nio La­bor­de­ta, a Joan Ma­nuel Se­rrat y a Lluís Llach.

Tal vez por to­do ello ape­ló a la “uni­dad” por­que Ca­ta­lun­ya “es im­pen­sa­ble” sin Es­pa­ña y Es­pa­ña es “ab­so­lu­ta­men­te im­pen­sa­ble” sin Ca­ta­lun­ya. Por eso no com­par­ti­mos la agen­da de la des­co­ne­xión del go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat. Que­re­mos tan­to a Ca­ta­lun­ya que no que­re­mos que se va­ya”. Y pa­ra lo­grar­lo de­fen­dió una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, por en­ten­der que tan­to Ca­ta­lun­ya co­moA­ra­gón, aun­que­con“vi­sio­nes di­fe­ren­tes”, tie­nen la per­cep­ción de que el sis­te­ma au­to­nó­mi­co es “im­per­fec­to”, por lo que de­be “re­vi­sar­se a fon­do”.

Lam­bán no rehu­yó los pro­ble­mas quee­xis­ten en­tre am­bas­co­mu­ni­da­des: “La ve­cin­dad ge­ne­ra con­flic­tos de vez en cuan­do, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra. Y en es­tos mo­men­tos hay dos que en­ve­ne­nan nues­tras re­la­cio­nes, y que de­be­ría­mos ais­lar, pa­ra po­ner el fo­co en lo que nos une, que es mu­cho más que lo que nos se­pa­ra”. Los pro­ble­mas se cen­tran en el cum­pli­men­to de la sen­ten­cia ju­di­cial se­gún la cual Ca­ta­lun­ya tie­ne que de­vol­ver los bie­nes del mo­nas­te­rio de Si­ge­na “y es­to lo exi­gi­mos­con­la­má­xi­ma­con­tun­den­cia”. El se­gun­do es el con­flic­to de­ri­va­do del plan hi­dro­ló­gi­co del del­ta del Ebro.

Pe­ro es­tas cues­tio­nes no pue­den ser óbi­ce pa­ra ol­vi­dar que tie­nen mu­chos in­tere­ses co­mu­nes que com­par­ten: “La ve­cin­dad pue­de ser un fac­tor coad­yu­van­te pa­ra el desa­rro­llo de am­bas co­mu­ni­da­des. Des­de lue­go pa­ra Ara­gón es de­ci­si­va pa­ra que pue­da apro­ve­char a fon­do la nue­va opor­tu­ni­dad que la his­to­ria nos ofre­ce des­pués de si­glos de de­ca­den­cia”.

El pro­fe­sor Lam­bán ex­pli­có que Ara­gón co­no­ció una au­tén­ti­ca edad deo­roe­nel­me­dioe­vo­que­du­róhas­ta Fer­nan­do II, el rey Ca­tó­li­co: “A par­tir de en­ton­ces en­tró en una tri­ple de­ca­den­cia: po­lí­ti­ca, cuan­do per­di­mos el au­to­go­bierno y que he­mos re­cu­pe­ra­do par­cial­men­te con la Cons­ti­tu­ción de 1978; de­mo­grá­fi­ca; ye­co­nó­mi­ca. Con­la­re­vo­lu­ción in­dus­trial, Ara­gón pa­só a ser su­mi­nis­tra­do­ra de­ma­te­rias pri­mas de Ca­ta­lun­ya y con­su­mi­do­ra de las ma­nu­fac­tu­ras que nos ven­día. Aque­llo si­tuó a Ara­gón en la pe­ri­fe­ria de las zo­nas in­dus­tria­les, pro­du­cién­do­se una olea­da mi­gra­to­ria fun­da­men­tal­men­te ha­cia Bar­ce­lo­na, una au­tén­ti­ca san­gría de­mo­grá­fi­ca”.

En su opi­nión, la si­tua­ción ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te y lo que an­tes eran de­bi­li­da­des se han con­ver­ti­do en for­ta­le­zas en el si­glo XXI. “La his­to­ria nos es­tá dan­do una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra al­can­zar un­pe­rio­do­de­pla­ta. El sol ylos vien­tos que pa­re­cían una mal­di­ción bí­bli­ca que em­po­bre­cían la tie­rra aho­ra se han con­ver­ti­do en fuen­tes de ener­gía re­no­va­bles. Mi go­bierno es­tá en dis­po­si­ción de in­ver­tir 2.000 mi­llo­nes de eu­ros en ae­ro­ge­ne­ra­do­res pa­ra crear 2.000 me­ga­va­tios”.

El otro pun­to­fuer­te es la lo­gís­ti­ca. La pe­ri­fi­ca­ción que su­frió Ara­gón de­los cen­tros in­dus­tria­les gra­cias al desa­rro­llo de las in­fraes­truc­tu­ras y de los me­dios de trans­por­tes de mer­can­cías le ha co­lo­ca­do en el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.